Loader
Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Reconoce la violencia en contra de la mujer

Datos revelan que en Puerto Rico fallece una mujer por violencia machista cada siete días. Por ello, la Organización de las Naciones Unidas levanta voz de alerta para erradicar este mal social

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 25 NOV. 2019 - 12:53 PM
Photo
La ONU señala que la violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo actual. (Pixabay)
  • Compartir esta nota:

En Puerto Rico fallece una mujer por violencia machista cada siete días. Este dato lo reveló el informe "La persistencia de indolencia: feminicidios en Puerto Rico 2014/2018" de las organizaciones Proyecto Matria y Kilómetro 0, precisamente hoy, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

El estudio estima que en el periodo 2014-2018 se registraron en Puerto Rico 266 femicidos, mientras que para la Policía fueron 218. O sea, 48 asesinatos "perdidos" o un 18.5 % menos, lo que deja en evidencia a la Policía de Puerto Rico en el manejo de casos como estos.

Hemos sido testigos de cómo la violencia machista ha incrementado durante los últimos años, en Puerto Rico. En lo que va de año se han registrado en la isla 10 asesinatos de mujeres. Siendo hoy el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se expresó sobre este tema:

La organización señala que la violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo actual sobre las que apenas se informa debido a la impunidad de la cual disfrutan los perpetradores, y el silencio, la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas.

La violencia, manifestada de forma física, sexual y psicológica, incluye:

  • violencia por un compañero sentimental (violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal, femicidio);
  • violencia sexual y acoso (violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético);
  • trata de seres humanos (esclavitud, explotación sexual);
  • mutilación genital, y
  • matrimonio infantil

La violencia de pareja se refiere al comportamiento de la pareja o expareja que causa daño físico, sexual o psicológico, incluidas la agresión física, la coacción sexual, el maltrato psicológico y las conductas de control.

La violencia sexual es cualquier acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual u otro acto dirigido contra la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de su relación con la víctima, en cualquier ámbito. Comprende la violación, que se define como la penetración, mediante coerción física o de otra índole, de la vagina o el ano con el pene, otra parte del cuerpo o un objeto.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los factores de riesgo de violencia de pareja y violencia sexual son de carácter individual, familiar, comunitario y social. Algunos se asocian a la comisión de actos de violencia, otros a su padecimiento, y otros a ambos. Entre los factores de riesgo de ambas, violencia de pareja y violencia sexual, se encuentran los siguientes:

  • un bajo nivel de instrucción (autores de violencia sexual y víctimas de violencia sexual);
  • un historial de exposición al maltrato infantil (autores y víctimas);
  • la experiencia de violencia familiar (autores y víctimas);
  • el trastorno de personalidad antisocial (autores);
  • el uso nocivo del alcohol (autores y víctimas);
  • el hecho de tener muchas parejas o de inspirar sospechas de infidelidad en la pareja (autores);
  • las actitudes que toleran la violencia (autores);
  • la existencia de normas sociales que privilegian a los hombres o les atribuyen un estatus superior y otorgan un estatus inferior a las mujeres; y
  • un acceso reducido de la mujer a empleo remunerado.

Entre los factores asociados específicamente a la violencia de pareja cabe citar:

  • los antecedentes de violencia;
  • la discordia e insatisfacción marital;
  • las dificultades de comunicación entre los miembros de la pareja;
  • la conducta dominadora masculina hacia su pareja.

Consecuencias para la salud
La violencia de pareja (física, sexual y emocional) y la violencia sexual ocasionan graves problemas de salud física, mental, sexual y reproductiva a corto y largo plazo a las mujeres. También afecta a sus hijos y tiene un elevado costo social y económico para la mujer, su familia y la sociedad. Este tipo de violencia puede:

  • Tener consecuencias mortales, como el homicidio o el suicidio.
  • Producir lesiones, y el 42% de las mujeres víctimas de violencia de pareja refieren alguna lesión a consecuencia de dicha violencia.
  • Ocasionar embarazos no deseados, abortos provocados, problemas ginecológicos, e infecciones de transmisión sexual, entre ellas la infección por VIH. El análisis de 2013 reveló que las mujeres que han sufrido maltratos físicos o abusos sexuales a manos de su pareja tienen una probabilidad 1,5 veces mayor de padecer infecciones de transmisión sexual, incluida la infección por VIH en algunas regiones, en comparación con las mujeres que no habían sufrido violencia de pareja. Por otra parte, también tienen el doble de probabilidades de sufrir abortos.
  • La violencia en la pareja durante el embarazo también aumenta la probabilidad de aborto involuntario, muerte fetal, parto prematuro y bebés con bajo peso al nacer. El mismo estudio realizado en 2013 puso de manifiesto que la probabilidad de sufrir un aborto espontáneo entre las mujeres objeto de violencia de pareja es un 16% mayor y la de tener un parto prematuro un 41% mayor.
  • Estas formas de violencia también pueden ser causa de depresión, trastorno de estrés postraumático y otros trastornos de ansiedad, insomnio, trastornos alimentarios e intento de suicidio. El análisis de 2013 concluyó que las mujeres que han sufrido violencia de pareja tienen casi el doble de probabilidades de padecer depresión y problemas con la bebida.
  • Entre los efectos en la salud física se encuentran las cefaleas, lumbalgias, dolores abdominales, trastornos gastrointestinales, limitaciones de la movilidad y mala salud general.
  • La violencia sexual, sobre todo en la infancia, también puede incrementar el consumo de tabaco, alcohol y drogas, así como las prácticas sexuales de riesgo en fases posteriores de la vida. Asimismo se asocia a la comisión (en el hombre) y el padecimiento (en la mujer) de actos de violencia.

¡No estás sola!
Mujer, si eres víctima de violencia doméstica, agresión sexual o acecho, llama a la Línea de Orientación Confidencial (24/7) al 787-722-2977 o accede a mujer.pr.gov.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba