Loader
Salud cardiovascular

Hipertensión: un asunto serio

Esta te pone a riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares

Photo
Hipertensión es el término que se usa para describir la presión arterial alta. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Según la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos, Medline Plus, la presión arterial es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre al cuerpo. Hipertensión es el término que se usa para describir la presión arterial alta. Esta te pone a riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.

Cifras en Puerto Rico

Esta condición, que muchas veces pasa inadvertida, pues no presenta síntomas, es una de las más prevalentes en la isla. De hecho, el Informe de la Salud en Puerto Rico 2014, publicado por el Departamento de Salud, señala que, a pesar de que la hipertensión figura como uno de los principales factores de riesgo modificables para muchas de las enfermedades crónicas en la isla, se coloca como una de las primeras 12 causas de muerte. Con este panorama, su prevención y tratamiento son una prioridad de salud pública.

¿De qué se está hablando?

Según explica la doctora María L. Ríos, cardióloga y miembro de la Asociación de Cardiólogas de Puerto Rico, en estos momentos  se discuten los siguientes temas relacionados a la hipertensión y su tratamiento.

Cuándo se debe tratar al paciente y a qué edad

De acuerdo con la doctora Ríos, las guías más recientes para la prevención y el tratamiento de la hipertensión, publicadas por el Comité Nacional Unido (JNC 8), recomiendan unas cifras para iniciar el tratamiento en adultos. Por ejemplo, una de las recomendaciones establece que si el paciente tiene más de 60 años y no tiene otra comorbilidad (coexistencia de dos o más enfermedades en un mismo individuo, generalmente relacionadas), el tratamiento debe comenzar cuando la presión llega a los 150 mm Hg sobre 90 mm Hg; en los pacientes menores de 60 años sin comorbilidad, el tratamiento se debe comenzar en 140 mm Hg sobre 90 mm Hg; y en los pacientes con diabetes o enfermedad crónica del riñón de cualquier edad el tratamiento debe iniciar en 140 mm Hg sobre 90 mm Hg.

La cardióloga también señala que las últimas guías del Colegio Americano de Médicos coinciden con estas recomendaciones y, a su vez, aconsejan que los pacientes hipertensos que hayan tenido eventos neurológicos o cardíacos, inicie tratamiento con una presión arterial de 140 mm Hg sobre 90 mm Hg.
Según la cardióloga, estas guías fueron muy criticadas y, aunque analizadas por paneles de expertos, suponen un reto en el tratamiento de los pacientes  y en el control de su hipertensión, ya que puede haber un grupo de pacientes mayores de 60 años que no se van a tratar si tienen una presión sistólica de 140, pero que no llega a 150.

“Estamos en esa encrucijada de lo que dicen las guías y lo que dicen muchos estudios, como el SPRINT (Ensayo de Intervención de Presión Arterial Sistólica), el cual señala que mientras más bajo se empiece a tratar la hipertensión, hay un beneficio sustancial para el paciente”, sostiene Ríos. 

Sobre los medicamentos

La adherencia al tratamiento por parte del paciente es  importante. Por ello, hay muchas combinaciones de medicamentos que hacen que esta sea mejor, aunque algunos no son cubiertos por las aseguradoras. Al momento, casi todos los grupos principales de medicamentos tienen sus contrapartes genéricas.

En el embarazo

Otro asunto importante es que ya se sabe que la mujer que tiene preeclampsia está en alto riesgo cardiovascular y tiene que seguirse a largo plazo porque tiene una mayor probabilidad de desarrollar hipertensión y aterosclerosis. Además, cada vez más se diagnostican mujeres jóvenes con enfermedad isquémica del corazón y mayores factores de riesgo, alerta la doctora Ríos.

Pérdida cognitiva 

La hipertensión afecta las arteriolas de mediano calibre y los vasos pequeños, y estudios de imágenes del cerebro (MRI) han mostrado que muchos de estos pacientes tienen microinfartos. “Estos pacientes pueden estar controlados y, sin embargo, tener evidencia de microinfartos que, eventualmente, pueden llevar al desarrollo de deterioro mental. Aunque el paciente no tenga derrames como tal, con hipertensión por muchos años, puede desarrollar enfermedad de los vasos pequeños cerebrales y comenzar a manifestar pérdida de memoria y déficit cognitivo”, resalta la especialista.

Estudios clínicos

Hay varios estudios clínicos que se llevan a cabo, pero, al momento, esencialmente no hay  ninguno relacionado al desarrollo de medicamentos nuevos para tratar la hipertensión arterial, explica Ríos, quien añade que algunos estudios determinan cuál es la presión arterial ideal. Por ejemplo, “el estudio SPRINT es importante porque reafirma la necesidad de tener unos targets de presión más bajos”, destaca la doctora.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba