Loader
Para salvar más vidas

7 mitos sobre el suicidio juvenil que son necesarios derribar

Familia, amigos y profesores son quienes pueden detectar más pronto señales que se asocian a la depresión

  • Por El Mercurio / GDA
  • 10 SEP. 2018 - 2:30 PM
Photo
Si el adolescente tiene una ideación suicida, hay que buscar ayuda médica inmediata. (Travis Bozeman / Unsplash)
  • Compartir esta nota:

1. Ante señales suicidas, solo puede intervenir un especialista

Este año, el lema del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, impulsado por la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio y la Organización Mundial de la Salud http://www.who.int/es (OMS), es "Trabajando Juntos para Prevenir el Suicidio".

"Este es un llamado a niños, niñas y adolescentes, padres, madres y familiares, escuelas, investigadores, y a todos los sectores, a involucrarse activamente en la prevención", subraya la doctora Paula Daza, pediatra y subsecretaria de Salud Pública del Ministerio de Salud, quien hace varias recomendaciones.

El círculo cercano de un adolescente -su familia, amigos y profesores- son quienes pueden detectar más pronto señales que se asocian a la depresión. Entre ellas, aislarse de la familia y amigos, volverse irritable, iniciar un consumo riesgoso de alcohol y drogas, presentar trastornos de sueño, bajar las notas, abandonar actividades que causaban placer, hacerse cortes en los brazos.

2. El suicidio adolescente es un fenómeno aislado

"El riesgo de suicidio muchas veces pasa inadvertido, pero es muy frecuente, especialmente entre adolescentes", advierte el doctor Francisco Bustamante, psiquiatra de la Clínica Universidad de los Andes y director del Programa RADAR para la prevención del suicidio en adolescentes. Uno de los problemas es que las depresiones en este grupo no están siendo diagnosticadas ni tratadas, señala.

3. Los intentos de suicidio solo son manipulación

De acuerdo a la OMS, más de 800,000 personas se suicidan cada año, lo que representa una muerte cada 40 segundos, y el suicidio es la segunda causa principal de defunción en el grupo etario de 15 a 29 años. La entidad señala que, por cada adulto que se suicidó, posiblemente más de otros 20 intentaron suicidarse. Cada día fallecen más de 3,000 adolescentes (es decir, 1.2 millones de muertes anuales) por causas que, en su mayor parte, podrían evitarse. 

4. Un suicida no anuncia que lo hará

La gran mayoría sí da señales directas o indirectas de sus planes. "Ellos buscan comunicar su angustia y dolor. Muchas veces analizando retrospectivamente se ve que habían posteado mensajes, canciones, poemas o imágenes relacionados con la muerte o un intenso dolor emocional", señala Daza.

Otras señales de alerta son la búsqueda de información o películas sobre suicidio o acciones más directas, como comunicar sus planes, hacer actos de despedida, hablar sobre sus ganas de morir o autoinferirse cortes. "Toda señal debe ser tomada en cuenta", dice Baader

5. Si un amigo(a) te confía que ha pensado suicidarse, hay que mantener el secreto

"Por ningún motivo se deben mantener en secreto los pensamientos y sentimientos suicidas de alguien, incluso si pide que lo haga", señala Daza. Baader coincide en que "esto es una lealtad mal entendida. Hay que conversarlo con el compañero, acogerlo y avisar a los papás, un inspector de confianza o la psicóloga del colegio, en busca de ayuda. Y eso probablemente le salve la vida", señala.

6. Si no tiene depresión, no hay riesgo

"Entre los adolescentes, cerca de la mitad de los actos suicidas (intentos y muertes) son atribuibles a trastornos anímicos, pero la otra mitad está en la esfera de la impulsividad asociada a esta etapa de su desarrollo neurobiológico", indica Baader. De ahí que la menor tolerancia a una frustración importante, al quiebre de una relación de pareja, una ruptura en el núcleo familiar directo u otro evento, sumado a una vulnerabilidad previa -como antecedentes de abuso de alcohol o drogas, abuso sexual, violencia intrafamiliar, acoso escolar u otro- pueden llevar a un acto suicida impulsivo, explica.

7. Abordar el tema con un hijo puede darle la idea del suicidio

No hay que temer preguntarle a un hijo si ha pensado en el suicidio, dice Baader. Al abrir el tema y hablar de sus sentimientos e intenciones, "la presión emocional interna del adolescente disminuye", señala. Si, efectivamente, hay una ideación suicida, "hay que buscar ayuda médica inmediata, porque el riesgo de suicidio es una emergencia psiquiátrica y las personas se mueren de esto", advierte Bustamante.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba