Loader
El estrés es uno de los detonantes

Abuso del alcohol durante la pandemia

El alcohol va a tener esa perspectiva de gratificación o placer en el cuerpo ante situaciones que provocan estrés y ansiedad

Photo
Cuando se comienza a utilizar el alcohol -o alguna otra sustancia- como una forma para manejar el estrés diario ahí es que se convierte en un problema. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Durante la pandemia por COVID-19 muchas personas se han refugiado en el alcohol o en el uso de alguna otra sustancia para manejar el estrés y la ansiedad provocada por esta emergencia a la que nunca habíamos estado expuestos.  

Si bien hemos tenido otro tipo de situaciones como país, con estas ha habido un principio y final. No obstante, en esta ocasión se ha experimentado ansiedad y estrés repetidamente por mucho tiempo con una situación que ha ido escalando, como lo ha sido el aumento del número de personas infectadas, las muertes causadas por el nuevo coronavirus, el fácil contagio, la recesión económica y el desempleo, entre otros. Estos factores estresantes provocan que las personas tengan este tipo de respuesta con el alcohol como una forma de poder manejar la situación, así lo explica el doctor Héctor J. Rojas González, quien es psicólogo clínico.

“Algo que hay que poner en perspectiva y dejar muy claro es que el uso problemático de sustancias, entiéndase alcohol, drogas, pastillas o cualquier tipo de sustancia no vienen por sí solo, sino con una base que va a fomentar ese uso de sustancia. En palabras más simples, el uso problemático de sustancias es el frosting del bizcocho. En este caso el frosting, pues precisamente son estos detonantes de salud mental, social y biológico que provocan que las personas de cierta manera no tengan las herramientas para poder manejar la situación que a su vez le está causando mucha ansiedad tanto para ellos como para su familia”, detalla el doctor Rojas González.

El especialista de la conducta humana resalta que la ansiedad ocupa el primer lugar de la gran mayoría de los diagnósticos de salud mental en Puerto Rico, y que si antes se tenían problemas de ansiedad por diferentes razones, añadir el factor de la pandemia lo exacerbó.

Trabaja con los mecanismos del placer

De acuerdo con el psicólogo clínico, si una persona estresada anteriormente identificó que en el pasado cuando estaba muy estresado consumió un poco de alcohol y eso le ayudó para relajarse, eso va a estar en su inconsciente y cuando se encuentre en una situación de estrés, va a consumir alcohol como una forma para manejarlo.

“Ese principio del uso problemático de sustancia, ya sea alcohol, marihuana, heroína, cocaína o cualquiera otra, va a funcionar de esa forma porque trabaja con los mecanismos del placer. No estoy diciendo que consumir alcohol sea bueno o malo, simplemente que cuando lo comienzas a utilizar como una forma para manejar el estrés diario ahí es que se convierte en un problema. Eso es lo que se le conoce como el uso problemático de sustancias”, expone.

Una de las características del alcohol es que es de fácil acceso. Incluso, Rojas González informó que el último estudio de necesidades que realizó la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA) en el 2016 reportó que la sustancia de mayor uso en la mayoría de las personas en Puerto Rico era el alcohol.

“Si estoy triste, tomo alcohol. Si estoy feliz o estoy chilling, tomo alcohol. Existe esta perspectiva de que el alcohol es chévere, incluso lo glorificamos en las barras con el juego de botellas y en la publicidad. Es muy fácil entender y tener en perspectiva de que una persona estresada pueda mirar el alcohol para manejar esta situación”, describe.

Efectos en el organismo

Al tomar alcohol en situaciones de estrés y ansiedad, esta sustancia funciona como un inhibidor; es un depresor del sistema nervioso central, por lo que la persona va a relajarse y a comenzar a encontrarle esa funcionalidad ante el estrés. Así es como el alcohol va teniendo esa perspectiva de gratificación o placer en el cuerpo.

“Cuando una persona padece de mucho estrés y ansiedad van a haber unos cambios fisiológicos, tales como: el ritmo cardiaco aumenta así como la respiración, se tensan los músculos y puede experimentar dolor de cabeza o en distintas áreas de las coyunturas, entre otras cosas. Al consumir el alcohol, este opera como un depresor del sistema nervioso central. Por eso cuando las personas están intoxicadas de alcohol son más lentas”, enfatiza.

El psicólogo clínico puntualiza que el uso problemático del alcohol para manejar la ansiedad no viene solo, siempre viene acompañado por algún tipo de situación biopsicosocial y eso es lo que va a provocar que el alcohol o sustancia tenga algún tipo de relevancia en poder manejar los estresores que están sucediendo en estos días.

“El uso problemático del alcohol o de cualquier sustancia no es descabellado pensar que aumente en esta pandemia porque funciona como un catalítico de todos los estresores que están sucediendo y no se encuentra la manera de manejarlos. Hay personas que manejan el estrés de formas distintas, unos corren, caminan y otros hacen tareas o se mantienen ocupados para evitar el estar tanto tiempo sin hacer nada y que eso provoque ansiedad. Pero no toda persona tiene esas mismas herramientas y ve el consumo de sustancias como una forma de escape”, acepta.

Recomendaciones para canalizar las energías:

- Si estás experimentando problemas de sueño, alimentación, concentración, no encuentras alegría en actividades que anteriormente hacías y te muestras más retraído, entre otras cosas, consulta con tu proveedor de salud mental alguna cita o servicio que te pueda ayudar a canalizar este tipo de emociones o circunstancias. Si experimentas todo eso, puedes tener como resultado el uso problemático de sustancias, tener pensamientos homicidas, experimentar algún tipo de conducta violenta hacia sí mismo u otras personas. Es bien importante buscar ayuda y más en esta situación.  

- Hacer algún tipo de rutinas durante el día y de antemano sepas qué vas a hacer. Programar una rutina basada en tus intereses, ayudará mucho a hacer frente a estar situación atípica que estamos experimentado.

- Evitar la sobreinformación. Hay quienes desde que se levantan por las mañanas están conectados a diferentes medios y redes sociales, por lo que la percepción de estrés va a aumentar a medida que sigas teniendo ese contacto constante a lo largo del día. Limita a un momento del día para informarte.

- Utilizar la tecnología a tu favor para aprender y hacer cosas que anteriormente no hacías. Aprovecha para tomar clases o tutoriales. Es el momento adecuado de elevar la creatividad de la familia.

- Crear memorias positivas en una situación tan difícil. Estas ayudarán a sobrellevar la situación como unos factores protectivos.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba