Loader
Conciencia medica

Alarmante la incidencia de trastornos tiroideos

Hay unas 300,000 personas afectadas en la isla, pero la mitad desconoce que lo padece

Photo
(Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, en inglés) señalan que los problemas de tiroides son más frecuentes en las mujeres y en las personas mayores de 60 años, y que tener antecedentes familiares de trastornos de tiroides también aumenta el riesgo. De acuerdo con los NIH, 11 de cada 20 estadounidenses mayores de 12 años tienen una baja función de la glándula tiroides, o hipotiroidismo, que ocurre cuando la glándula tiroides no produce suficientes hormonas.

“La tiroides es una glándula endocrina localizada en la parte anterior del cuello”, describe el doctor Harry Jiménez, endocrinólogo y director médico del Hospital HIMA San Pablo Bayamón. Su función es segregar las hormonas tiroideas T3 y T4, además de incidir en la función de todos los sistemas del cuerpo y mantener un metabolismo adecuado para las personas.

De acuerdo con datos de la Asociación Americana del Tiroides (ATA, en inglés), se estima que 20 millones de americanos tienen algún tipo de enfermedad relacionada al tiroides y que hasta un 60 % de estas personas no saben que la padecen. Del mismo modo, añade que las mujeres tienen de cinco a ocho veces mayor riesgo de desarrollar problemas del tiroides que los hombres y que 1 de cada 8 mujeres desarrollarán un desorden tiroideo durante el transcurso de su vida. 

En Puerto Rico, la Sociedad Puertorriqueña de Endocrinología y Diabetología (SPED) alertó recientemente sobre un aumento en la incidencia de condiciones del tiroides y estimó que hay unas 300,000 personas que sufren de algún trastorno tiroideo en la isla, pero que la mitad de estas desconocen que lo padecen. Los NIH establecen que los problemas tiroideos pueden causar múltiples problemas en apariencia no relacionados, entre ellos, cambios drásticos en el peso, la energía, la digestión o el estado de ánimo. 

El doctor Jiménez señala que las enfermedades más frecuentes asociadas al tiroides son, en orden de incidencia: hipotiroidismo primario, nódulo de tiroides, bocio de tiroides, cáncer de tiroides e hipertiroidismo.

“La incidencia de estas enfermedades ha aumentado por el uso de mejores métodos de diagnóstico, el aumento en el número de personas mayores de 65 años y el uso de pruebas diagnósticas para otras condiciones del cuello, como el CT de cuello, MRI de cuello, sonograma de cuello y sonograma de las arterias de las carótidas”, abunda.

¿Qué ocurre con el hipotiroidismo?
Según la ATA, el hipotiroidismo refleja una glándula tiroides hipoactiva. Esto significa que la glándula tiroides no es capaz de producir suficiente hormona tiroidea para mantener el cuerpo funcionando de manera normal, por lo que las personas hipotiroideas tienen muy poca hormona tiroidea en la sangre. 
“La condición más frecuente es el hipotiroidismo primario y se debe a la enfermedad de Hashimoto en un 90% de los casos”, explica el doctor Jiménez, al añadir que esta enfermedad es más frecuente en las mujeres con una proporción de 9 mujeres a 1 en comparación al hombre y que, cuando se diagnostica esta enfermedad, hay que evaluar a los familiares. 

Otras causas de hipotiroidismo primario,  incluyen: cirugía de tiroides, radiación al cuello y defectos congénitos en la función de la tiroides. 
Si bien el hipotiroidismo no posee un síntoma característico y tampoco existe ningún síntoma que esté presente en todas las personas con hipotiroidismo, la ATA señala que todos los síntomas que pueden tener las personas con hipotiroidismo también pueden presentarse en personas con otras enfermedades, por lo que, de sospechar esta condición, debes visitar a tu médico para tener un diagnóstico preciso.

Entre los síntomas más frecuentes están: debilidad, cansancio, soñolencia, intolerancia al frío, estreñimiento, pérdida de memoria, desórdenes menstruales, aumento de peso, depresión y otros.

La ATA indica que debido a que los síntomas son tan variados, la única manera de saber con seguridad si tienes hipotiroidismo es haciéndote las pruebas de sangre. “El diagnóstico de las condiciones de tiroides está basado, principalmente, en los niveles en sangre de la hormona T4 libre y el valor del examen de la hormona estimulante de la tiroides (TSH, en inglés) y de los anticuerpos de tiroides, además de los resultados de sonogramas y biopsias del tiroides”, destaca el director médico del Hospital HIMA San Pablo Bayamón. 

Además de la evaluación de los síntomas y las pruebas de sangre pertinentes, el médico valorará el historial médico y familiar del paciente, y hará un examen físico.

Tratamiento
“A estos pacientes, si no son tratados adecuadamente, les aumentan los niveles de colesterol LDL asociados a enfermedad coronaria, alta presión y depresión. Los pacientes mayores de 60 años expresan niveles de colesterol altos, cansancio y demencia más frecuentemente que los jóvenes”, advierte el galeno, a la vez que menciona que el tratamiento de esta condición consiste en el reemplazo de hormonas tiroideas.  

“Esto se hace ajustando la dosis de acuerdo al nivel de TSH para obtener un nivel normal cada 6 a 8 semanas. Al alcanzar un nivel TSH normal, (la prueba) se debe repetir una vez al año”, aclara.   El médico es enfático al señalar que los pacientes mayores de 60 años deben seguir el tratamiento del tiroides, además de los tratamientos de las otras enfermedades que puedan tener, como: diabetes, alta presión, dislipidemia o enfermedades coronarias.  

“Para evitar complicaciones, los pacientes deben cumplir con el tratamiento de tomar una pastilla por la mañana y esperar una hora para ingerir sus alimentos.  No se debe mezclar las pastillas de la tiroides con otras que esté tomando. Es importante visitar al médico y realizarse las pruebas de laboratorio cuando se le indique”, advierte el doctor Jiménez.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba