Loader
Bajo ningún concepto

Alimentos que no debes darle a tu mascota en estas festividades

En esta época, cuando las familias se reúnen para compartir los platos típicos de la temporada, nuestros perros y gatos ensayan sus caras más conmovedoras para probar un poco de estos alimentos y están a la caza de los trozos que caen al suelo

  • Por El Tiempo / GDA
  • 23 DIC. 2019 - 10:16 AM
Photo
Alterar su dieta normal con la comida de fin de año puede generarles problemas digestivos a nuestras mascotas. (Unsplash)
  • Compartir esta nota:

En esta época, cuando las familias se reúnen para compartir los platos típicos de la temporada, nuestros perros y gatos ensayan sus caras más conmovedoras para probar un poco de estos alimentos y están a la caza de los trozos que caen al suelo. Por eso es clave estar atentos, pues muchos de estos alimentos son nocivos para ellos.

Además de alterar su dieta normal, la comida de fin de año puede generarles problemas digestivos. Lo más recomendable es compartir con nuestras mascotas los instantes felices y regalos, pero no nuestros alimentos, para que tanto ellos como nosotros tengamos una noche buena.

A continuación, alimentos comunes en estas fechas que bajo ningún concepto debemos dar a nuestros amigos peludos.

  • Pavo: A pesar de ser considerada una de las carnes más saludables, no lo es tanto para los perros, ya que la piel es difícil de digerir y metabolizar. Además, en muchas ocasiones viene bañado con salsas dulces que acarrean problemas dentales o metabólicos cuando se consumen en exceso. Es importante tener mucho cuidado con los huesos, ya que generan perforaciones gastrointestinales u otros problemas fatales.
  • Carnes frías: El jamón, la mortadela, el pernil de cerdo, entre otros, contienen grandes cantidades de sodio y grasa que generan problemas metabólicos, en la piel y el pelo, e incluso problemas nerviosos.
  • Embutidos y carnes rellenas: Al igual que las carnes frías, estos contienen grandes cantidades de sodio y grasa, así como condimentos, conservantes, estabilizantes y cebolla, que le hacen daño a nuestros animales de compañía.
  • Huesos: Muchas personas creen que los huesos de pollo, res, cerdo y pescado son buenos para perros y gatos, pero la realidad es otra: nuestros amigos peludos al masticar los huesos generan astillas que se pueden clavar entre los dientes o en las encías, e incluso hacer perforaciones en el tracto gastrointestinal.
  • Pescados: Si bien es un bocadillo sano tanto para perros como para gatos, su inconveniencia en la dieta proviene principalmente de los huesos y de la forma en la que esté preparado. Puede contener grasas que en exceso deterioran la calidad del pelo y generan problemas cardiovasculares.
  • Cebolla: Presente en casi todas nuestras preparaciones por ser nuestro sazonador predilecto, este vegetal causa anemia en perros.
  • Aguacate: Perfecto para ensaladas o salsas, pero contiene persina, una sustancia tóxica para perros y gatos que puede generarles problemas gastrointestinales y respiratorios.
  • Frutas: Uno de los agüeros más comunes en el fin de año es el de comer doce uvas. No es para perros, pues puede provocar problemas renales.
  • Frutos secos: Perros y gatos también experimentan alergias a los frutos secos, al igual que sucede con algunos humanos. Además, por su tamaño, producen obstrucciones gastrointestinales y diarrea cuando son consumidos en exceso.
  • Salsas: Mayonesa, salsa de ciruela, salsa de piña, entre otras, son excelentes combinaciones para nuestras cenas, pero contienen ingredientes como azúcar, cebolla, ajo o conservantes.
  • Dulces, postres, chocolates: Aparte de producir obesidad cuando son consumidos en exceso, están hechos con azúcar procesada que nuestras mascotas no metabolizan de manera rápida y que tiende a acumularse en el cuerpo. Chocolates, dulces con café o té son extremadamente tóxicos por contener teobromina, que es un potente estimulante del sistema nervioso y circulatorio.
  • Pasteles: Contienen una cantidad excesiva de carbohidratos y en muchas ocasiones están altamente condimentados y por ello generan problemas digestivos.
  • Alcohol: Puede parecer obvio, pero sobre mencionar que las bebidas alcohólicas afectan mucho más a nuestras mascotas que a nosotros, por su tamaño y también porque ellas no están acostumbradas a consumirlas. En exceso, el alcohol es tóxico, altera el comportamiento y puede producir un coma en perros y gatos.
  • Compartir esta nota:
Volver Arriba