Loader
Alzhéimer

Aumenta la prevalencia de Alzhéimer entre latinos

La situación se agrava debido a la gran cantidad de personas que no están diagnosticadas.

Photo
En Puerto Rico, los casos de personas con alzhéimer son bastante elevados, tanto así que es la cuarta causa de muerte en la isla. (Shutterstock.com)
  • Compartir esta nota:

Recientemente se celebró en Puerto Rico el Simposio Latinos y la Enfermedad de Alzheimer, que tuvo como exponentes a un sinnúmero de reconocidos científicos, investigadores y doctores, quienes manifestaron la situación actual de esta enfermedad en la población latina, especialmente aquellos que viven en Estados Unidos.

En Puerto Rico, los casos de personas con alzhéimer son bastante elevados, tanto así que es la cuarta causa de muerte en la isla. De hecho, se estima que localmente hay alrededor de unos 60,000 pacientes afectados en la isla con Alzheimer y que del 10 al 12 % de las personas mayores de 65 años tienen Alzheimer.

Según la doctora Vanessa Sepúlveda, catedrática asociada de la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas, la situación se agrava debido a la gran cantidad de personas que no están diagnosticados. “El 50% de esas 60,000 personas que podrían tener Alzheimer en Puerto Rico no está diagnosticada. En el caso de Estados Unidos se estima que hay unos 5.6 millones de habitantes que tienen Alzheimer y que solamente 2.5 millones están diagnosticados”, comentó la doctora Sepúlveda.

Latinos

En el caso de los latinos que viven es Estados Unidos, incluyendo a los puertorriqueños, se ha demostrado con varios estudios que tienen una prevalencia mayor de desarrollar la enfermedad al compararse con la población de blancos y negros. “Esto se debe, en gran medida, a que hay una serie de diferentes riesgos y enfermedades de salud que aumentan las probabilidades de que una persona termine con Alzheimer”, indicó el doctor José Carrión Baralt, psicólogo clínico, epidemiólogo y profesor del programa de gerontología del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico. “Esto incluye condiciones cardíacas, hipertensión, diabetes, lípidos altos, sobrepeso y estilos de vida sedentarios, entre otros”.

El Alzheimer, que es un desorden neurodegenerativo donde ocurren una serie de disturbios en el cerebro de las personas que lleva a que tengan pérdida de memoria, no tiene cura. Sin embargo, se pueden tomar medidas preventivas que podrían evitar o retrasar la condición. Esto incluye tener una dieta balanceada, hacer ejercicio y mantener la mente ocupada, entre otros. “Hay unos factores de riesgos muy importantes, los cuales podrían ser atendidos si se hacen cambios a la política pública de salud del Gobierno de Puerto Rico”, mencionó Carrión Baralt. “Lo primero sería mejorar la alimentación, evitar comer tanta comida rápida y hay que incrementar la actividad física de las personas”.

Biomarcadores

Una de las tendencias que quedó clara durante el pasado simposio es que los biomarcadores van a ser parte vital en el proceso del diagnóstico de la condición. Un biomarcador es una molécula biológica que se encuentra en la sangre, otros líquidos o tejidos del cuerpo y es un signo de un proceso normal o anormal, o de una afección o enfermedad. Por ejemplo, en la diabetes un biomarcador es la azúcar en ayuna y en las enfermedades del corazón es el colesterol. “En el caso del Alzheimer se han descrito varios biomarcadores que pueden ser las proteínas beta amiloide, y las proteínas tau que tienen biomarcadores que se ven en las resonaciones magnéticas del cerebro. Se han encontrado asociaciones con esos biomarcadores y hacia eso es que tenemos que ir aquí en la isla”, comentó la doctora Sepúlveda, quien es médico internista y geriatra.

Recolección de datos

Un detalle que es de suma importancia para poder continuar con la batalla contra el Alzheimer es la recolección de datos para saber cuántas personas sufren de la condición en Puerto Rico. Desde 1999 se creó una ley en la isla para el registro de los casos de Alzheimer. Actualmente el registro está activo, pero tiene sus deficiencias, las cuales se podrían corregir, tal y como comentó la doctora Sepúlveda.

Esto es algo que la Asociaicón de Alzheimer tiene muy en cuenta. “En Puerto Rico tenemos una gran oportunidad para llevar a cabo la recolección de datos de manera más efectiva, debido a que es una isla pequeña de unos 3.5 millones de habitantes, algo que permitiría desarrollar un programa de monitoreo y recolección de datos mucho más efectivo entre los ciudadanos de edad avanzada”, argumentó la doctora María Carrillo, principal oficial de Ciencias de la Asociación de Alzheimer a nivel global. “Debemos rastrear esos números, porque de otra manera no podremos saber cómo ha evolucionado el Alzheimer en la isla y cuáles son las necesidades de las personas”.

Estudios a favor

El tener datos es tan importante que recientemente la Asociación de Alzheimer invirtió una gran cantidad de dinero en estudios relacionados a la enfermedad. “Antes se decía que al que le iba a dar Alzheimer, no tenía remedio. Pero, se ha visto que esto no es así”, argumentó la doctora Sepúlveda, cofundadora de la iniciativa Un Café Por el Alzheimer. “Al punto que la Asociación de Alzheimer destinó  en 2018 cerca de $400 millones para un estudio que se llama US Pointer, que se basa en una intervención en estilos de vida, para ver cómo esto se asocia en la disminución de riesgo en el Alzheimer. Esto está basado en otro estudio que se llevó a cabo en en 2014 en Europa, llamado Finger”.

Ese estudio demostró que las intervenciones en estilos de vida como hacer 45 minutos de ejercicios, dejar de fumar, disminuir el consumo de alcohol, mantener la presión, el azúcar y el colesterol controlado, tuvieron un efecto de disminución en el proceso neurocognitivo.

Para finalizar, la doctora Carrillo comentó que hay esperanza de que algún día haya una cura para el Alzheimer, pero que en lo que eso ocurre, son muchas las cosas que se pueden hacer para evitar o detener la enfermedad. “Hasta el momento no existe una cura para el Alzheimer, pero sí podemos ser capaces de tratar ciertas condiciones, como la presión alta, por poner un ejemplo, que, al tenerla estable, podría evitar o detener el que la persona sufra de Alzheimer en un futuro. Este cambio de estilos de vida, unido a los medicamentos, podrían ayudar a retrasar o evitar la demencia”, concluyó la doctora Carrillo.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba