Loader
Más evidencia científica

Aunque bebas poco alcohol, tu riesgo de cáncer aumenta

Así lo revela un estudio reciente realizado en Japón; un hallazgo ya conocido, pero que avala que el alcohol es un cancerígeno

Photo
Más evidencia científica relaciona el consumo de alcohol y el riesgo de cáncer entre los jóvenes.
  • Compartir esta nota:

Si eres de los que piensa que, por consumir poco alcohol no estás a riesgo de desarrollar cáncer, un nuevo estudio te baja a la realidad. 

La investigación publicada en línea en CANCERuna revista revisada por la Sociedad Americana del Cáncer reveló que el consumo de alcohol de leve a moderado está asociado con un riesgo elevado de cáncer. Concluye, además, que no consumir alcohol es la única alternativa que reduce el riesgo.

El sitio web Science Daily, un espacio dedicado a presentar las investigaciones más recientes, expone que el estudio sugiere que un nivel bajo de consumo de alcohol en un periodo de 10 años (por ejemplo, una bebida por día durante 10 años o dos bebidas por día durante cinco años), aumenta el riesgo general de cáncer en un 5 %. Aquellos que bebieron dos o menos bebidas por día tenían un riesgo elevado de cáncer, independientemente de cuánto tiempo habían consumido alcohol.

El alcohol como factor de riesgo de cáncer cuenta con evidencia científica extensa y la ciencia continuará estudiándolo. Según las investigaciones del Instituto Nacional del Cáncer, adscrito a los Institutos Nacionales de Salud han sido contundentes al revelar patrones claros entre el consumo de alcohol y el padecimiento de los siguientes tipos de cánceres como de cabeza y cuello, esógafo, hígado, seno y colorrectal.

Mientras el cáncer amenace y el consumo de alcohol sea un factor de riesgo, la cantidad y frecuencia de su consumo en diferentes países, poblaciones, edades y géneros son y seguirán siendo temas de indagación continua. Hallazgos como los del estudio Light to moderate amount of lifetime alcohol consumption and risk of cancer in Japan, realizado por el doctor Masayoshi Zaitsu de la Universidad de Tokyo y de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard y sus colegas, son necesarios y respaldan los muchos otros que se han realizado y que han mostrado revelaciones similares. Sin embargo, el cáncer es una de las causas principales de muerte alrededor del mundo, por lo que la lucha no descansará. Datos del Instituto Nacional del Cáncer muestran que en 2012, hubo 14,1 millones de casos nuevos y 8,2 muertes relacionadas con el cáncer.  En Estados Unidos, en 2018, se estima que fueron diagnosticados 1, 735,350 casos nuevos y que más de 600,000 murieron por la enfermedad. En Puerto Rico, una investigación del Centro Comprensivo de Cáncer y el Registro Central de Cáncer alertó, según reportó este diario, de un aumento en la incidencia de cáncer, especialmente, en los jóvenes puertorriqueños. Solo entre el 2011 y 2015, en Puerto Rico hubo 4,327 diagnósticos nuevos de cáncer entre las personas de 15 a 39 años, y en ese segmento poblacional, las mujeres representan el grupo más afectado.

Entre esos diagnósticos nuevos a principios de esta década, el 32.4 % eran hombres y el 67.6 %, mujeres. Los tipos de cáncer más frecuentes entre los varones eran el de testículos, tiroides y linfoma no-Hodgkin y, entre las féminas, de tiroides, mama, útero y cuello uterino.

Continuar educando sobre el impacto del alcohol en la salud es vital y estudios como este llegan en el momento perfecto. Mientras muchos en el mundo se preparan para disfrutar a plenitud de las fiestas de Navidad, hay otros que no pueden resistir la tentación ante la abundancia de bebidas alcohólicas que cobran un papel casi de culto en las celebraciones, especialmente en Puerto Rico, país que, de acuerdo con un artículo publicado por la sección de Negocios de El Nuevo Día, en el 2018 los comercios que venden bebidas alcohólicas registraron un alza de doble dígito en prácticamente todas las categorías. El total de ventas alcanzó los $1,012 millones en el periodo de 12 meses que finalizó en febrero de 2019.

Hay que proteger a los jóvenes

La concienciación sobre el consumo de alcohol y el riesgo de cáncer no es exclusivo para un grupo poblacional. Sin embargo, en esta época tan especial es meritorio hacer un énfasis en los más jóvenes. ¿Las razones? En la Consulta Juvenil IX 2015-2017, efectuada por Administración de Servicios de Salud y Contra la Adicción (ASSMCA), los resultados obtenidos para los grados 4-6 fueron que la substancia más utilizada por los niños y niñas alguna vez en su vida fue el alcohol
(7.8 %),  igualmente, para los grados 7-12, la substancia más utilizada por los adolescentes alguna vez en su vida continúa siendo el alcohol (44.5 %).

Si el consumo de alcohol aunque sea poco entre los adultos aumenta el riesgo de cáncer, ¿te imaginas la amenaza que representa si ese consumo comienza cuando el ser humano está en pleno desarrollo?

En el artículo Alcohol y marihuana, las sustancias más consumidas por los jóvenes de Puerto Rico, publicado por Efe Salud, la directora ejecutiva de la Alianza para un Puerto Rico sin Drogas, Katiana Pérez. explica que "El desarrollo del cerebro se extiende hasta los 25 años de edad. Está científicamente comprobado que la exposición al alcohol desde temprana edad provoca daños serios al cerebro, afecta los procesos cognitivos y aumenta la probabilidad de desarrollar dependencia a sustancias más adelante en la vida. La última parte del cerebro que se desarrolla y que más se afecta por el uso de alcohol es el lóbulo frontal, que se encarga del control de los impulsos y emociones, de la toma de decisiones, de la motivación y de los procesos de planificación y socialización".

Según MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Institudos Nacionales de la Salud, cuando un niño empieza a beber antes de los 15 años, es mucho más propenso a convertirse en un bebedor crónico o en bebedor problemático. Aproximadamente 1 de cada 5 adolescentes se consideran bebedores problemáticos. Esto significa que ellos:

1. Se emborrachan.
2. Tienen accidentes relacionados con el consumo de alcohol.
3. Se meten en problemas con la ley, sus familias, los amigos, el colegio o las parejas con las que salen.

El mejor momento para comenzar a hablar con tu hijo adolescente sobre las drogas y el alcohol es ahora. Los niños ya a los 9 años de edad pueden sentir curiosidad respecto al consumo de alcohol y pueden incluso probarlo.

Sus temibles consecuencias

Beber alcohol, indica MedlinePlus, puede llevar a tomar decisiones que causen daño. El consumo de alcohol significa que cualquiera de estas situaciones tiene mayor probabilidad de ocurrir:

1. Accidentes automovilísticos
2. Caídas, ahogamiento y otros accidentes
3. Suicidio
4. Violencia y homicidio
5. Ser víctima de delitos violentos

    La relación entre el alcohol y el cáncer

    El Instituto Nacional del Cáncer es claro en que hay un fuerte consenso científico de que el consumo de alcohol puede causar varios tipos de cáncer. En su Informe sobre Carcinógenos, el Programa Nacional de Toxicología del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos incluye en la lista el consumo de bebidas alcohólicas como un conocido carcinógeno (cualquier sustancia que causa cáncer) humano.

    Destaca, además, que la comprobación de la investigación indica que en cuanto más alcohol bebe una persona, en especial, en cuanto más alcohol bebe una persona regularmente con el tiempo, mayor será su riesgo de presentar un cáncer asociado con el alcohol.

    Aun los bebedores ligeros (aquellos que no toman más de una bebida al día) y bebedores excesivos tienen un riesgo ligeramente mayor de algunos cánceres. Con base en los datos de 2009, se calcula que 3,5 % de todas las muertes por cáncer en los Estados Unidos (cerca de 19,500 muertes) estuvieron relacionadas con el alcohol.

     

     

     

    • Compartir esta nota:

    Comentarios

      Dejar comentario
      Volver Arriba