Loader
El estudio observó un aumento de alrededor del 90% de riesgo

Beber té caliente aumenta riesgo de cáncer de esófago

Es recomendable esperar que la temperatura de la bebida disminuya antes de consumirla

  • Por La Prensa Gráfica / GDA
  • 01 ABR. 2019 - 1:00 PM
Photo
Como no se conoce ningún beneficio para la salud por el consumo de bebidas muy calientes, será razonable recomendar que las bebidas calientes se enfríen antes de tomarlas. (Barrett Baker / Unsplash)
  • Compartir esta nota:

La publicación médica International Journal of Cancer (Revista Internacional de Cáncer) ha publicado los resultados de una investigación que ha encontrado relación entre tomar té caliente y una de las dos formas más comunes del cáncer de esófago, el carcinoma de células escamosas.

Debido a que fue realizado en una región de Irán donde se bebe agua y té, no se mencionan si estas consecuencias podrían relacionarse también al tomar otras bebidas muy calientes, como el café.

A diferencia de otras investigaciones previas, este se trata de un estudio prospectivo (es decir, a futuro) que halló que "beber 700 ml o más de té al día a una temperatura más alta de 140 °F fue sistemáticamente asociado con un aumento de alrededor del 90% en el riesgo de carcinoma de células escamosas".

El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos explica que el esófago es un tubo muscular por el que pasan los alimentos y los líquidos desde la garganta hasta el estómago.

"La pared del esófago se compone de varias capas de tejido, que incluyen la membrana mucosa, el músculo y el tejido conjuntivo. El cáncer de esófago comienza en el revestimiento interno del esófago y se disemina hacia afuera a través de las otras capas a medida que crece", se detalla en cancer.gov.

Las causas previamente conocidas de cáncer en el esófago eran el consumo de tabaco, el consumo alto de alcohol y el esófago de Barrett provocado por el reflujo gastroesofágico. 

El carcinoma de células escamosas es una de las dos formas más comunes de cáncer de esófago. Sucede cuando el cáncer se forma en las células delgadas y planas que revisten el interior del esófago y se ubica principalmente en la parte superior y media del esófago. La otra forma común de cáncer de esófago es el adenocarcinoma, cáncer que comienza en las células glandulares y suele ubicarse en la parte inferior del esófago, cerca del estómago.

Este estudio aclara que es el primero que se realiza a gran escala y midiendo la temperatura real del té por medio de un termómetro digital. Se realizó con 50,045 personas de 40 a 75 años desde 2004 en la provincia de Golestán, al norte de Irán. 

Hasta 2017 se habían identificado 317 nuevos casos de cáncer entre las personas bajo el estudio.

Cuando el té tenía una temperatura de 167 °F se pedía a los participantes que lo bebieran. La temperatura más baja en la que el té fue bebido fue a 140 °F, aunque hubo algunas personas que lo tomaron más frío.

"Como no se conoce ningún beneficio para la salud por el consumo de bebidas muy calientes, será razonable recomendar a las personas en Golestán y en otros lugares que esperen a que sus bebidas calientes se enfríen antes de tomarlas", aconseja el estudio que está disponible en este enlace.

El trabajo fue respaldado por el Instituto de Investigación de Enfermedades Digestivas de la Universidad de Ciencias Médicas de Teherán, el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos y la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba