Loader
La vacunción es una de las estrategias preventivas

Cánceres ginecológicos y su relación con el VPH

La Semana de los Cánceres Asociados al VPH se celebra hasta el 4 mayo, por lo que es importante informarse sobre cómo prevenirlos

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 01 MAY. 2019 - 10:39 AM
Photo
La vacuna previene nueve tipos de virus de papiloma humano asociados a cáncer y verrugas genitales.
  • Compartir esta nota:

De acuerdo con Omayra Salgado Cruz, coordinadora del Programa de Prevención y Detección Temprana de Cáncer de Mama y Cuello Uterino de Puerto Rico del Centro Comprensivo de Cáncer de la Universidad de Puerto Rico, el virus de papiloma humano (VPH), es un virus de trasmisión sexual muy común. En Estados Unidos, 8 de cada 10 personas sexualmente activas serán infectadas con este virus en algún momento de sus vidas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, precisa que, cada año, se presentan alrededor de 42,671 cánceres asociados al VPH; 24,391 casos ocurren en mujeres y 18,280 en hombres. 

En cuanto a los cánceres ginecológicos y el VPH, Salgado Cruz indicó que el 91% de los cánceres diagnosticados como cáncer de cuello uterino, el 75% de los cánceres de vagina y el 69% de los cánceres de vulva están asociados al VPH. Por tal razón, es importante que las mujeres conozcan sobre estos cánceres ginecológicos y las alternativas de prevención primaria para evitar el VPH.

“El cáncer de cuello uterino representa el cáncer ginecológico más frecuente de todos los tipos de cánceres ginecológicos. En Estados Unidos, de acuerdo a los CDC, se diagnosticaron 12,845 mujeres y 4,175 mujeres murieron por esta condición para el 2015, mientras que, en Puerto Rico, el cáncer de cuello uterino es el séptimo más comúnmente diagnosticado en las mujeres”, argumentó Salgado Cruz.

Según el Registro Central de Cáncer de Puerto Rico, para el 2015, se diagnosticaron 254 mujeres y 50 mujeres murieron por esta enfermedad. El principal factor de riesgo del cáncer de cuello uterino es el VPH (91% de los casos). 

Otros factores de riesgo para el desarrollo del cáncer de cuello uterino incluyen no realizarse las pruebas de cernimiento (rutinarias) para este cáncer periódicamente, un sistema inmunológico comprometido con otras condiciones de salud, fumar y una dieta baja en frutas y vegetales.

“En sus primeras etapas, el cáncer de cuello uterino no presenta síntomas, sin embargo, cuando la condición está en etapas avanzadas podemos notar: sangrado vaginal irregular que no esté asociado a menstruación, sangrado vaginal en las relaciones sexuales, sangrado vaginal después de la menopausia, sangrado vaginal al momento de realizar un examen pélvico y dolor durante las relaciones sexuales”, alertó la coordinadora del Centro Comprensivo de Cáncer. 

Las pruebas de cernimiento (rutinarias) recomendadas para la detección temprana de lesiones precancerosas y/o el cáncer del cuello uterino incluyen la prueba de Papanicolaou (Pap), la prueba del VPH o una combinación de estas dos pruebas. Consulta con tu médico para obtener informacion sobre estas pruebas.

Salgado Cruz mencionó que otro de los cánceres ginecológicos del cual las mujeres deben informarse es el cáncer de vagina. “Este tipo de cáncer ocurre con menos frecuencia, sin embargo, toda mujer está a riesgo de padecerlo”. 

En Estados Unidos, de acuerdo con los CDC, para el 2015, se diagnosticaron 1,244 casos y 438 mujeres murieron por esta condición. En Puerto Rico, de acuerdo al Registro Central de Cáncer, para ese mismo año, se diagnosticaron 19 casos de cáncer de vagina y menos de 6 mujeres murieron de esta enfermedad. El 75% de los casos de cáncer de vagina están asociados al VPH. Otros factores de riesgo incluyen: la edad, la historia de precáncer o cáncer de cuello uterino, sistema inmunológico comprometido o débil para combatir enfermedades y fumar.  

“En sus primeras etapas, el cáncer de vagina tampoco presenta síntomas, sin embargo, en etapas avanzadas podemos encontrar: secreción o sangrado vaginal irregular que no esté relacionado a la menstruación, incluso tener sangrado en las heces fecales o la orina, orinar con mayor frecuencia y estreñimiento”, advirtió Salgado Cruz, quien agregó que no se recomienda hacer prueba de cernimiento (rutinaria) para detectar temprano el cáncer de vagina. “por tanto, se recomienda realizarse exámenes clínicos rutinarios y estar alerta en la aparición de signos y síntomas de manera que puedas consultar con el médico”, dijo. 

El cáncer de vulva es otro tipo de cáncer ginecológico que ocurre con poca frecuencia, sin embargo, al igual que con el cáncer de vagina, toda mujer está a riesgo de padecerlo. Según los CDC, en Estados Unidos, para el 2015, 5,061 mujeres se diagnosticaron con este tipo de cáncer y 1,127 murieron por esta condición. En Puerto Rico, para el mismo año, según el Registro Central de Cáncer, 59 mujeres fueron diagnosticadas con esta enfermedad y siete murieron por esta condición.

“Similar a lo que ocurre con al cáncer de cuello uterino y de vagina, el VPH es el principal factor de riesgo para esta enfermedad. El 69% de los casos están asociados a la infección por este virus. Otros factores de riesgo el incluyen: la edad, historial de precáncer o cáncer de cuello uterino, sistema inmunológico comprometido o débil para combatir enfermedades y fumar”, sostuvo Salgado Cruz. El cáncer de vulva, al igual que el cáncer de cuello uterino y vagina en sus primeras etapas no presenta síntomas.

“Cuando el cáncer de vulva está en etapa avanzada, podemos encontrar: comezón, ardor, dolor o sensibilidad y cambios en la piel de la vulva (color, sarpullido, verrugas, ampollas, bultos o úlceras). De observar estos signos y síntomas por más de dos semanas es importante que visites al médico”, recalcó. 

El cáncer de vulva, al igual que el cáncer de vagina, no cuenta con una prueba de cernimiento (rutinaria) que pueda detectarlo tempranamente. Es importante que visites al médico para realizarte los exámenes rutinarios, sobre todo al momento de presentar algunos de estos signos y síntomas, para ser tratada lo antes posible, en caso de que sea cáncer.  

Aunque el VPH es un factor común para el desarrollo de estos cánceres ginecológicos. La buena noticia es que existe una vacuna que puede prevenir el VPH. Esta vacuna previene nueve tipos de virus de papiloma humano asociados a cáncer y verrugas genitales. Además, es muy segura y efectiva para la prevención de estos cánceres”, relató la coordinadora, para agregar que esta vacuna está aprobada para niñas, niños, jóvenes y adultos entre las edades de 9 a 45 años.

De acuerdo con la Academia Americana de Pediatría, se recomienda vacunar a las niñas y niños entre las edades de 11 a 12 años, ya que aún no han estado expuestos al VPH y el sistema inmunológico es más fuerte a esas edades. 

En Puerto Rico, los planes médicos, incluyendo el Plan de Salud del Gobierno de Puerto Rico (Vital), incluyen en su cubierta médica la vacuna de VPH entre las edades de 11 a 18 años. En cuanto a la población sin seguro médico, el programa federal Vaccine for Children del Departamento de Salud provee la vacuna sin costo, excepto por algún cobro por administración a niñas/niños y adolescentes entre las edades de 11 a 18 años.

“Es importante informarse sobre estos cánceres ginecológicos relacionados al VPH y tomar acción en cuanto a las alternativas de prevención y detección temprana de estas condiciones que favorecen la salud ginecológica en las mujeres”, dijo, finalmente Salgado Cruz. 

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba