Loader
Sigue el paso a paso

Cinco cosas que debe saber del autoexamen de seno

Bien sea que formes parte del numeroso grupo de mujeres que se practican regularmente el autoexamen de seno o que, por el contrario, jamás te hayas sentido aludida por este asunto, debes tener en cuenta estas recomendaciones

  • Por El Tiempo / GDA
  • 31 OCT. 2017 - 01:00 AM
Photo
Tus manos son una poderosa herramienta que te pueden ayudar a detectar cualquier anomalía en tus senos. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Bien sea que formes parte del numeroso grupo de mujeres que se practican regularmente el autoexamen de seno o que, por el contrario, jamás te hayas sentido aludida por este asunto, debes tener en cuenta estas recomendaciones sobre un tema que cobra relevancia cada año, en octubre, cuando se celebra la lucha contra el cáncer de seno.

Se trata de una lucha permanente contra una enfermedad que cada vez se hace más visible y más pública, y también más riesgosa para mujeres de diversas edades que un día en la intimidad de su ducha o durante su examen ginecológico descubren algo en sus senos que puede cambiar sus vidas.

  1. Tus manos son una poderosa herramienta que te pueden ayudar a detectar cualquier anomalía en tus senos. Dicho eso, no debes olvidar que el autoexamen no reemplaza de ninguna forma la visita que anualmente debe realizar con un médico capacitado para hacer una palpación más detallada de tus senos, lo que determinará si es necesario o no realizar otro tipo de exámenes o medidas posteriores.
  2. El autoexamen mensual de los senos forma parte de las tres recomendaciones principales que se le hace a todas las mujeres. Las otras son mamografía cada dos años para las mujeres entre los 50 y los 69 años, y examen clínico anual de los senos a partir de los 40 años.
  3. También debes recordar que hacerse el autoexamen tiene su ciencia y un grado de responsabilidad de tu parte. Es decir, no basta con palparte tus senos con afán y solo con el ánimo de aliviar tu conciencia. Lo primero que debes hacer es aprender la manera correcta de hacerlo.
  4. Aprende, por ejemplo, que el autoexamen debe hacerse por lo menos una vez al mes y siempre ocho días después de la llegada de la menstruación, contando el primer día desde su llegada. Así mismo, que las yemas de tus dedos (especialmente las de los tres dedos centrales) serán tu principal herramienta para practicarlo. Deben moverse de arriba hacia abajo por todo el seno en busca de cualquier masa, bulto o protuberancia.
  5. El autoexamen completo no te tomará más de 10 minutos.

Sigue los pasos al hacerte el autoexamen: 

Primer paso: Con los brazos al lado de la cadera, observa cambios en la piel, la forma y tamaño de los senos.

Segundo paso: Con las manos detrás de tu cabeza y los codos hacia delante, observa si hay hoyuelos, pliegues en la piel o algún cambio en la superficie de sus senos.

Tercer paso: Con las manos sobre la cadera y presionando, observa si hay retracción en el pezón o algún cambio en la forma de tus senos.

Cuarto paso: Palpa tus senos haciendo pequeños círculos en la dirección de las manecillas del reloj para detectar alguna masa o secreción en el pezón. Repite el paso en el otro seno.

Quinto paso: Examina, también con tus dedos, cada axila en la búsqueda de una posible masa.

Sexto paso: Repite acostada los pasos 4 y 5 para buscar posibles masas. Obviamente, ante la presencia de cualquier signo de alerta se debe acudir de inmediato al médico especialista. 

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba