Loader
Háblales de los excesos

Cómo tener una conversación franca con tus hijos sobre el alcohol

Si tu hijo o hija menor de edad desea acudir a las Fiestas de la Calle San Sebastián 2020, este es un buen momento para conversar sobre los riesgos del consumo de alcohol

Photo
Se pueden negociar acuerdos para que ambas partes estén satisfechas y disfruten de la actividad. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Los datos del estudio conocido como Encuesta Juvenil revelan que la sustancia de mayor consumo entre los adolescentes entre séptimo a duodécimo grado es el alcohol.

Este análisis, realizado por la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA),  mide la prevalencia del uso de sustancias de los adolescentes en escuelas públicas y privadas de la isla.

Sin embargo, como explica Juan Rivera, administrador Auxiliar de Prevención de ASSMCA, a pesar de que, según la encuesta, el uso del alcohol disminuyó a menos del 50% (45.3%), la realidad es que eso implica que fueron alrededor de 89,000 estudiantes.

Otros datos significativos mencionados por Rivera son que 6 de cada 10 adolescentes toman bebidas alcohólicas en racha (binge drinking o tomar 5 tragos o más de corrido) y el 40% de estos jóvenes que hacen binge drinking de alguna forma tienen comportamientos violentos. Igualmente alarmante es el hecho de que a pesar de que el por ciento de jóvenes que consumen alcohol disminuyó, la modalidad del binge drinking sigue en aumento y es cada vez más común que los menores se inicien cada vez más temprano en el alcohol, entre los 14 y 15 años, y que mezclen el consumo de este con pastillas sin receta.

Ante este panorama, y con motivo de las tradicionales Fiestas de la Calle San Sebastián, Rivera explica que “es importante que los padres tengan una conversación abierta con sus hijos que vaya dirigida a las consecuencias que puede tener el consumo de bebidas alcohólicas”. Pero, ¿cómo se puede llevar a cabo esa conversación de manera efectiva? ¿Qué se puede hacer cuando hay eventos y actividades en los que los padres no estarán con sus hijos en todo momento?

La doctora Kevia Calderón, psicóloga clínica, ofrece 12 consejos prácticos:

1. Hay niños que desde los 13 años van a eventos como las Fiestas de la Calle San Sebastián, pero hay padres muy sabios que deciden llevarlos y ser ellos quienes vayan con el grupo de amigos. Les dan un punto de encuentro, para darles libertad, pero, a la vez, halar un poco la soga, y esa es una estrategia positiva. "Todos estamos en el mismo lugar, pero te estoy dando un espacio para que compartas con tus amistades y ‘a tal hora, te quiero en tal sitio’".

2. Hay otros recursos más tecnológicos y sofisticados, que les permiten a los padres rastrear a sus niños a través del celular y saber dónde están exactamente. Esta es una herramienta positiva porque en actividades multitudinarias, donde hay tanta gente, tenemos que saber dónde están. “Ese es el mensaje que los padres tienen que llevarles a los jóvenes; que hay una responsabilidad de ellos como adultos sobre los menores; que no solamente es si el chico quiere, o no quiere, si le gusta o no le gusta, si se porta bien o se porta mal, es una cuestión de una responsabilidad legal, incluso, de que si algo le pasa a ese menor, papá y mamá son responsables y van a tener que dar la cara”.

3. Es esencial que desde que los niños son pequeños se trabaje el asunto de medir las consecuencias, evaluar situaciones y aprender a comprender que cada acción tiene su consecuencia y que puedan evaluar qué ocurre cuando hace algo. “Eso sí, evita hacerlo a tono de cantaleta o como un discurso moralista”, dice la psicóloga.

4. Cuando estén viendo una película, aprovechen y hablen sobre lo que está ocurriendo y cuáles serían las acciones prudentes o las consecuencias de las acciones que están observando. A veces, los ejemplos reales son más poderosos que las palabras, porque ellos pueden ver imágenes de las consecuencias y de cómo actuar correctamente.

5. Antes de ir a la actividad, sería ideal hacer un plan familiar en el que hablen sobre ir al evneto, pero con un adulto responsable, y a qué hora y en qué lugar se van a encontrar. Este tipo de plan es importante porque no les estamos inhibiendo la posibilidad de ir, pero tampoco estamos dejando que sean ellos los que determinen qué van a hacer y cómo lo van a hacer.

6. Los jóvenes no piensan sobre qué cosas o acciones les van a hacer daño, pero los adultos deben orientarles sin juzgarles, penalizarles ni perseguirles, para que vean los efectos del alcohol en sus cerebros. Se les puede decir: “Tú estás en una etapa donde estás aprendiendo y te estás desarrollando y el uso del alcohol tiene un efecto en ti, que no lo vas a ver ahora ni inmediatamente, pero que está ahí”.

7. “Los padres tienen que ser ejemplo y eso es poderoso: ‘yo te pido que hagas unas cosas, pero yo también las hago’. Eso es fundamental”.

8. Buscar algunos documentales o vídeos educativos acerca de las sustancias y sus efectos ayudaría muchísimo. Por ejemplo, los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, en inglés) y otras instituciones que trabajan a nivel mundial en términos de la prevención y la orientación son un buen recurso porque a veces utilizan a adolescentes hablándoles a adolescentes y  ellos puedan verse identificados con sus historias.

9. Cuando los padres son muy honestos y les dicen a sus hijos: ‘yo pasé por esto y  tuve esta experiencia’ y no se ponen en la posición del que lo sabe todo o del que es perfecto, son más efectivos porque les hablan desde sus experiencias y de que fueron jóvenes y pueden entender por lo que están pasando.

10. Háblales con información veraz. No exageres.

11. Los padres tienen que educarse sobre estos temas antes de hablar con los muchachos y hay diferentes recursos. Pueden buscar las páginas oficiales de entidades como los NIH. También tienen disponible la Línea PAS de ASSMCA, en el 1-800-981-0023, y la página en Facebook Yo Soy Control, también de ASSMCA, en la que pueden encontrar consejos sobre cómo abordar el tema de la prevención en el uso del alcohol con sus hijos.

12. Si aún no te sientes seguro sobre cómo abordar el tema, busca orientación. Asistir a un psicólogo o consejero es una herramienta útil y no significa que se va a iniciar un proceso psicoterapéutico, es simplemente una consultoría y los especialistas en salud mental te ayudarán a tomar decisiones informadas.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba