Loader
Alcohol

Cómo hablar con tus hijos sobre el consumo de alcohol

Los padres deben tener una conversación clara y honesta con sus hijos sobre las consecuencias de ingerir bebidas alcohólicas

Photo
La mayoría de los jóvenes comienzan a experimentar con el alcohol o a sentirse presionados para beber durante los primeros años de la adolescencia. (Shutterstock.com)
  • Compartir esta nota:

El alcohol es terrible para la salud. Este es un dato que quedó confirmado con la reciente publicación de un estudio, realizado en Japón, que reveló que aunque el consumo de alcohol sea poco podría aumentar el riesgo de cáncer. Es por eso que es de suma importancia que las personas reduzcan considerablemente o eliminen del todo el consumo de las bebidas alcohólicas.

Sin embargo, esto último es sumamente difícil de hacer debido a las costumbres sociales a las que estamos acostumbrados. Es por eso que es importante que los padres hablen con tiempo con sus hijos menores de edad y adolescentes sobre este tema tan serio.

"Los padres deben abordar el tema del uso de alcohol con sus hijos de una manera donde ellos no se sientan juzgados o que vean la posiblidad de ser castigados. De lo contrario se  cerraran a la conversacion o incluso mentiran para evitar tener problemas con sus padres", indicó el doctor Carlo Blanco, psicólogo clínico. “Los padres siempre sirven de modelaje para sus hijos. Es imposible exigir a sus hijos un manejo sano del alcohol si usted como padre tiene un problema con el alcohol. Debe ser ejemplo para sus hijos de como manejar el alcohol y que su conducta simule lo que usted espera de sus hijos”.

¿Qué hacer?

Con toda probabilidad, la mayoría de los padres no saben cómo abordar o hablarle a sus hijos sobre el alcoholismo y todo lo que conlleva. Para tener una conversación productiva, la Clínica Mayo recomienda que los padres lleven a cabo lo siguiente:

  • Para iniciar la conversación, elige un momento del día en que ambos estén relajados.
  • Las charlas frecuentes pueden tener una mayor repercusión en tu hijo adolescente que una única conversación sobre el tema.
  • Pregúntale a tu hijo adolescente sobre su punto de vista. Averigua cuál es su opinión sobre el alcohol.
  • Los adolescentes suelen pensar que tomar alcohol los hace populares o alegres. Explícale que el alcohol te puede hacer sentir “alegre”, pero que es un agente depresor y también puede provocar tristeza e ira.
  • Explícale los riesgos del alcohol y apela a su amor propio. Si tienes antecedentes familiares de alcoholismo o de problemas con la bebida, sé honesto.
  • Planifica distintas maneras de manejar la presión de grupo. Piensa con tu hijo sobre cómo responder a los ofrecimientos de alcohol.
  • Prepárate para responder a sus preguntas. Tu hijo podría preguntarte si tomabas alcohol cuando eras menor de edad. Si lo hiciste, cuéntale una consecuencia negativa a modo de ejemplo.

Por otro lado, es importante que los padres lleven a cabo otras acciones, para que puedan apoyar y darle seguimiento al asunto, tal y como aconseja la Administración de Servicios de Abuso de Sustancia y Salud Mental del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. Esto incluye:

  • Apóyarlo. Ayuda a tu hijo a forjar la autoestima que necesita para mantenerse firme ante la presión de grupo y comportarse como esperas.
  • Conoce sus actividades. Presta atención a los planes de tu hijo y a los lugares que frecuenta.
  • Establece reglas y consecuencias. Algunas reglas pueden ser irse de las fiestas en las que se sirva alcohol y no subirse a un auto cuyo conductor haya consumido alcohol. Establece las consecuencias de romper las reglas por adelantado y aplícalas de manera coherente.
  • Da un buen ejemplo. Si bebes, hazlo con moderación y explícale a tu hijo adolescente por qué los adultos pueden beber de forma responsable. Describe las reglas que sigues, por ejemplo, no beber si vas a conducir.
  • Alienta las amistades sanas. Si los amigos de tu hijo adolescente beben, hay más posibilidades de que tu hijo lo haga tambié. Conoce a los amigos de tu hijo adolescente y a sus padres.

 

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba