Loader
Afecta más a la mujer que al hombre

Depresión, un mal en crecimiento

La depresión es distinta a las variaciones habituales del estado de ánimo y de las respuestas emocionales breves a las situaciones de la vida cotidiana

  • Por La Prensa Gráfica / GDA
  • 11 ABR. 2019 - 1:00 PM
Photo
Los casos de depresión aumentaron casi un 20% en la última década. (Thư Anh / Unsplash)
  • Compartir esta nota:

La depresión es distinta a las variaciones habituales del estado de ánimo y de las respuestas emocionales breves a las situaciones de la vida cotidiana. Puede convertirse en un problema de salud serio, especialmente cuando es de larga duración e intensidad moderada a grave, y puede causar gran sufrimiento y alterar las actividades laborales, escolares y familiares. En el peor de los casos puede llevar al suicidio, que es la causa de aproximadamente un millón de muertes anuales.

Según el National Institute of Mental Health (NIH), no todas las personas presentan los mismos síntomas ni la gravedad, frecuencia y duración. Estos pueden variar según la persona y su enfermedad en particular.

La depresión puede incluir síntomas como sentimientos persistentes de tristeza, ansiedad o vacío; sentimientos de desesperanza y pesimismo; irritabilidad, inquietud, ansiedad; sentimientos de culpa, inutilidad o impotencia; pérdida de interés en las actividades o los pasatiempos que antes resultaban placenteros, incluso las relaciones sexuales; fatiga y falta de energía; dificultad para concentrarse, recordar detalles y tomar decisiones; insomnio, despertar durante la noche o dormir demasiado; comer mucho o perder el apetito; pensamientos suicidas o intentos de suicidio; dolores o malestares persistentes, dolores de cabeza o problemas digestivos que no se alivian ni siquiera con tratamiento.

Los casos de depresión aumentaron casi un 20% en la última década, según la Organización Mundial de la Salud. Se considera la principal causa mundial de discapacidad y contribuye de forma muy importante a la carga mundial de morbilidad. La depresión afecta más a la mujer que al hombre.

Estudios científicos han examinado muchas causas que podrían explicar el aumento en el riesgo de padecer depresión que tienen las mujeres. Señalan que factores genéticos, biológicos, químicos, hormonales, ambientales, psicológicos y sociales se pueden unir o cruzar para contribuir a la depresión.

Algunas mujeres pueden ser propensas a un tipo de síndrome premenstrual grave llamado trastorno disfórico premenstrual o TDPM. Durante la semana antes de la menstruación, las mujeres afectadas generalmente padecen depresión, ansiedad, irritabilidad y cambios de estado de ánimo, de tal manera que interfieren con su desempeño normal. Las mujeres con TDPM debilitante no necesariamente tienen cambios hormonales inusuales, pero sí responden diferente a estos cambios.

Otra etapa en la que las mujeres son vulnerables a la depresión es después de dar a luz. Gran número de madres primerizas padecen un breve episodio de cambios leves en el estado de ánimo que se conoce como "tristeza posparto", pero algunas sufren depresión posparto, una enfermedad más grave que requiere de tratamiento activo y apoyo emocional para la madre primeriza. Algunos estudios sugieren que las mujeres que padecen depresión posparto a menudo han padecido episodios depresivos anteriormente.

Una vez diagnosticada la depresión, el paciente debe iniciar el tratamiento, siendo en casi todos los casos una acción combinada de terapia farmacológica con apoyo psicológico. Es muy importante que antes de que el paciente comience cualquier terapia sea informado por su médico de la duración del tratamiento de la depresión, los beneficios que se van a intentar alcanzar y los efectos secundarios que se pueden desarrollar a lo largo del tratamiento.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba