Loader
Según investigación

Dos cepas del virus del papiloma humano han disminuido su propagación gracias a la vacuna

La vacunación a gran escala y la detección temprana del virus podrían prevenir 13.4 millones de casos de cáncer de cuello de útero en los próximos 50 años, en todo el planeta

  • Por El Mercurio / GDA
  • 22 FEB. 2019 - 07:00 AM
Photo
La mayoría de las mujeres vacunadas en este estudio recibieron la inmunización a los 20 años. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

A través del análisis de tejidos precancerosos, investigadores estadounidenses descubrieron una disminución de dos cepas del virus del papiloma humano (VPH), asociadas al desarrollo de tumores, sobre todo el cervicouterino. Según los autores, esto sería resultado de la aplicación de la vacuna, disponible a nivel mundial desde 2006.

Se trata de los virus 16 y 18, responsables de alrededor del 70% de los cánceres de cuello uterino en todo el planeta. Estos dos tipos han sido atacados por la vacuna tetravalente -que protege contra cuatro cepas del VPH-, y también por la vacuna 9-valente.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 71 países ya han incorporado alguna de las vacunas a sus programas nacionales de inmunización, en niñas a partir de los 9 años. 

El objetivo es prevenir la infección por el virus a largo plazo. "Casi todas las personas al iniciar su vida sexual contraerán el VPH en algún momento; pero la mayoría de las infecciones desaparecen por sí solas", explica la doctora Nancy McClung, autora del estudio e investigadora de los Centros para el Estudio del Control y Prevención de Enfermedades (CDC, su sigla en inglés), de EE.UU.

Sin embargo, "si una infección por VPH no desaparece, puede causar cambios celulares que con el tiempo se convierten en una lesión en el cuello uterino llamada precáncer cervical. Los precánceres cervicales nos permiten observar el impacto de la vacunación contra el VPH antes que el cáncer cervical, el que puede tardar décadas en desarrollarse".

Para la investigación, McClung y sus colegas analizaron más de 10,000 muestras de tejido precanceroso, tomadas entre 2008 y 2014, de mujeres de 18 a 39 años. En ellas analizaron la proporción y número estimado de casos para 37 tipos del virus.

Así descubrieron que, entre las mujeres vacunadas, la proporción de casos atribuidos a las cepas 16 y 18 pasó de 55% a 33%. Entre las no vacunadas, se observó una disminución mucho menor: pasó de 51% a 47%.

McClung precisa que la mayoría de las mujeres vacunadas en este estudio recibieron la inmunización a los 20 años. Es decir, después de que la mayoría ya había iniciado su actividad sexual.

Respecto de la disminución en las mujeres no vacunadas, "esto puede deberse al efecto de 'protección de rebaño', que se produce cuando una proporción significativa de una población ha desarrollado inmunidad a una enfermedad infecciosa, lo que hace que su propagación sea menos probable", explicó.

"Esta es una clara evidencia de que la vacuna contra el VPH está funcionando para prevenir la enfermedad cervical en mujeres -dijo McClung-. En los próximos años deberíamos ver un impacto aún mayor".

Al respecto, un estudio también publicado ayer en The Lancet plantea que la vacunación a gran escala contra el VPH y la detección temprana del virus podrían prevenir 13.4 millones de casos de cáncer de cuello de útero en los próximos 50 años.

Según el informe, la tasa media de casos anuales en todos los países podría disminuir a menos de 4 casos por cada 100,000 mujeres para fines de siglo, lo cual significaría que este tipo de cáncer dejaría de ser un problema de salud pública.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba