Loader
¿Cómo pueden restablecerse las bacterias buenas?

El estilo de vida actual es el peor enemigo de las bacterias buenas

Si bien la ciencia ha descubierto los beneficios que tiene la microbiota intestinal, o las bacterias buenas del cuerpo, aún no hay consenso sobre cómo cuidarla efectivamente

  • Por El Mercurio / GDA
  • 31 OCT. 2019 - 10:23 AM
Photo
La vida urbana, el uso sin restricciones de antibióticos, una dieta basada en alimentos procesados y el exceso de higiene ha cambiado la microbiota intestinal. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Si bien la ciencia ha descubierto los beneficios que tiene la microbiota intestinal, o las bacterias buenas del cuerpo, aún no hay consenso sobre cómo cuidarla efectivamente. Entender cómo esta reacciona al entorno es vital para mantener la salud física y mental.

La vida moderna sería uno de los principales enemigos que tiene la microbiota, aseguran en la última edición de la revista Science Justin y Erica Sonnenburg, académicos de Microbiología e Inmunología de la Universidad de Stanford, Estados Unidos. La vida urbana, el uso sin restricciones de antibióticos, una dieta basada en alimentos procesados y el exceso de higiene, que ha vuelto muchos lugares asépticos, son la ecuación perfecta para que la microbiota humana se haya empobrecido y no cumpla adecuadamente su rol para mantener a punto los sistemas inmune y nervioso central, y al metabolismo.

Comparaciones entre la microbiota "occidental" y la de grupos nepaleses, que viven en forma tradicional, demostraron que la vida moderna cambia ostensiblemente no solo la composición de estos microorganismos buenos, sino también su variedad. Los mismos resultados se vieron en un grupo de refugiados tailandeses en Estados Unidos; su microbiota demoró solo unos pocos meses en occidentalizarse.

La microbiota es como un jardín, que cuando tiene una peste se desinfecta y muere todo, y luego solo brota maleza, dice Verónica Irribarra, académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica y especialista en nutrición y diabetes de la Red de Salud UC Christus. "Eso mismo pasa en el intestino cuando se toman antibióticos o se tiene una infección", agrega. Se deben tomar acciones para que vuelva a su estado normal.

Los alimentos fermentados son una fuente natural de estas bacterias. "El problema es que hoy casi no tenemos acceso a ellos", dice la especialista. El único sería el llamado yogur de "pajaritos" (y no el que se encuentra usualmente en el comercio). Por ello los suplementos son una buena medida, junto con el consumo de prebióticos. "Estos son como el abono de la microbiota", dice. Frutas, verduras, legumbres y la linaza los tienen.

"Al igual que los microbios de la tierra se adaptan a su ambiente cambiante, podemos esperar que el ecosistema de nuestro cuerpo sea modificado por su entorno (la sociedad industrializada) de maneras que son difíciles de anticipar", se lee en el trabajo. Por eso es necesario cuidarlo constantemente.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba