Loader
Conoco cómo se detecta, las señáles de alerta y su tratamiento

El melanoma: un enemigo silencioso

Muchas veces, al momento de su diagnóstico inicial, ya está en etapas avanzadas o metástasis

Photo
(Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La Sociedad Americana Contra el Cáncer define el melanoma, también conocido como melanoma maligno y melanoma cutáneo, como un cáncer que se origina en cierto tipo de células en la piel, conocidas como melanocitos.

Debido a que la mayoría de las células del melanoma continúan produciendo melanina, los tumores tipo melanoma usualmente son de color café o negro. Sin embargo, algunos melanomas no producen melanina y pueden lucir color rosado, café o incluso blanco.

La ACS señala que los melanomas pueden ocurrir en cualquier parte de la piel, pero son más propensos a comenzar en el tronco (pecho y espalda) de los hombres y en las piernas de las mujeres. El cuello y el rostro son otras áreas comunes en las que se desarrolla.

“El melanoma es un cáncer silencioso solo detectable por un examen físico por un médico entrenado”, explica la doctora Anna Di Marco, oncóloga del Centro de Cáncer de la Mujer, en Ponce, quien añade que, muchas veces, este tipo de cáncer parece un lunar en la piel y pasa inadvertido por meses o años. “Le llaman el cáncer silencioso porque, muchas veces, al momento de su diagnóstico inicial, ya está en etapas avanzadas o metástasis”, abunda.

Aunque el melanoma no es el cáncer de piel más común, es el más peligroso, causando la mayoría de las muertes por cáncer de piel’, añade Di Marco, al mencionar que este es el sexto cáncer más común en hombres y mujeres en los Estados Unidos. 

En Puerto Rico, según datos del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico que comprende el período de 2010 al 2014, 1 de cada 280 personas que nazcan hoy podría desarrollar melanoma de piel durante su vida. La tasa de incidencia de este cáncer en la isla es 4.2 en los hombres y 2.6 en las mujeres por cada 100,000 personas, mientras que desde el año 1987 hasta el 2014 se observó un aumento de casos calificado como significativo tanto en hombres como en mujeres.

Aunque la mediana de edad al momento de diagnóstico son los 65 años, cualquier persona puede sufrir de cáncer de piel.

“Pero, es más común en aquellos con la piel más clara”, arguye la doctora Di Marco, al revelar cómo se genera el daño.

“Exponerse al sol puede dañar los melanocitos, que son las células que dan color a la piel. Los rayos ultravioletas, los cuales son parte de la luz solar, provocan alteraciones en estas células, causando su replicación incontrolada, y ocasionando cáncer. Otros factores de riesgo pueden ser el uso de salones de bronceado, radiación, el uso de solventes y el cloruro de vinyl.

“Haber tomado sol durante la juventud y, en ocasiones, recibir quemaduras que desarrollaron ampollas o bolsas de agua, predispone a desarrollar melanoma en la adultez”, aclara la oncóloga.

El melanoma se puede formar en cualquier parte de la piel, en las membranas mucosas, como la nariz y la boca; y en los ojos, pero, la doctora Di Marco expresa que es más común en lugares de exposición solar constante como: la cabeza, la cara, los brazos, las manos y las piernas.

¿Cómo estar alerta?

  • Observa tu piel para lunares nuevos o abultamientos.
  • Evalúa de inmediato una úlcera o llaga que no sana. 
  • Observa lunares que cambian de color, se agradan, o cambian de forma. 
  • Evalúa el interior de la boca y debajo de las unas si surgen manchas negras.
  • Evalúa un lunar que produce picor o sangra.

El RCM expone que, en la actualidad, no hay recomendaciones sobre pruebas de cernimiento para detectar el melanoma de la piel, pero que este se puede detectar de manera temprana a través de visitas regulares al médico y la autoevaluación regular de lunares o manchas en la piel.

¿Cómo se diagnostica?

Para diagnosticar el melanoma, tu medico debe hacer un examen de la piel. De encontrar un lunar sospechoso, se hace una biopsia la cual será evaluada por un patólogo. De ser diagnosticado con melanoma, tu medico debe evaluar si hay otras lesiones cerca y evaluará los nódulos linfáticos cerca del lunar para verificar si están contaminados con cáncer. También se deben hacer pruebas de imagen como el CT Scan para saber si el hígado o el pulmón han sido contaminados”, señala Di Marco. 

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

“El primer paso en el de tratamiento de melanoma es la cirugía”, indica Di Marco, quien establece que se debe remover el lunar y sacar el tejido normal que le rodea. También se debe detectar a través de técnicas especiales si el nódulo más cercano o centinela está afectado por células de melanoma. De estar contaminado, se deben remover más nódulos linfáticos a través de un proceso que se llama linfadenectomía”. 

Dependiendo del estadio o etapa del tumor, agrega la oncóloga, será la terapia adicional que recibirá el paciente con melanoma. También es importante determinar las mutaciones presentes en el melanoma, pues dirigirán la terapia, dice Di Marco. 

Di Marco añade que, para aquellos tumores que tienen la mutación BRAF V600, los medicamentos orales como los inhibidores de BRAF (dabrafenib, trametenib) pueden ser una terapia efectiva. Las inmunoterapias son el gran logro terapéutico de los últimos anos en cuanto al tratamiento del melanoma metastásico. Las infusiones de ipilimumab, pembrolizumab y nivolumab han logrado aumentar el tiempo libre de recaída y la sobrevida. 

Es importante notar que estos nuevos medicamentos, además de ser eficaces, son menos tóxicos que la quimioterapia convencional. No causan alopecia o caída del cabello, más bien, sus efectos secundarios están asociados a inflamaciones como colitis, neumonitis, y dermatitis”, finaliza diciendo.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba