Loader
Diferencias notables

Las hormonas explican las diferencias entre las capacidades de ellas vs ellos

¿Sabías que el cerebro es unisex hasta las ocho semanas de gestación?

Photo
Si bien se sabe que existe una gran diferencia a nivel estructural y fisiológico entre los cerebros del hombre y la mujer, y todavía se necesita investigación. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Los estudios sobre el cerebro continúan siendo campo virgen para los investigadores de diversas disciplinas, quienes intentan explicar y dar luz sobre el funcionamiento de este órgano. 

Uno de los temas que ha generado controversia ha sido si existen diferencias notables en los cerebros femeninos y masculinos, y si estas afectan cómo unos y otras responden a eventos y estímulos, resuelven problemas o enfrentan situaciones. 

“Si bien el cerebro original del feto comienza a ser unisex hasta aproximadamente las ocho semanas de gestación, cuando ese bebé que se está desarrollando, si es varón, comienzan a aparecerle los testículos, se inicia un bombardeo de testosterona, que produce que los circuitos cerebrales se mantengan más atentos”, explica Karla Narváez, catedrática asociada de la Universidad Carlos Albizu.

Se dice que este proceso mata algunas de las células de los centros de comunicación y causa crecimiento de otras en los centros sexuales, mientras que, en el caso de las hembras, el cerebro no está tan perturbado porque atraviesa esta serie de cambios producidos por la testosterona.

De acuerdo con la también neuropsicóloga, estos cambios fisiológicos propios del desarrollo de cada sexo, también se ven influenciados por las convenciones sociales y culturales que predisponen a actuaciones basadas en identidad de género, y se ven afectadas, a su vez, por otro sinnúmero de factores entre los que menciona las llamadas neuronas espejo.

“Cuando el bebé nace, vienen otras variables, como las neuronas espejo (también conocidas como neuronas especulares. Son células nerviosas del cerebro que se activan cuando se observa a alguien realizando algún tipo de acción que, inconscientemente, llama la atención y se tiende a imitar), y otros factores. Las neuronas espejo conllevan la adopción de modelajes y la creación de estereotipos”, detalla Narváez, quien, a la vez, indica que la conducta imitativa producida por este fenómeno se tiende a dar más a menudo en las hembras. 

Las hormonas
Si bien se sabe que existe una gran diferencia a nivel estructural y fisiológico entre los cerebros del hombre y la mujer, y todavía se necesita  investigación, “ya es claro que una de las cosas que comienza todo este proceso son esos cambios hormonales, donde los testículos del hombre comienzan a producir tanta testosterona que es lo que permite moldear la estructura de ese cerebro. En cambio, el estrógeno en la niña no es destinado a potenciar las regiones cerebrales a cargo de esas expresiones emocionales. Por eso, las mujeres  resuelven más los problemas, buscan soluciones, pasa algo y  lloran, en general, son resilientes”, expresa Nárvaez.

En términos de los sentimientos y el abordaje de situaciones o problemas, el hombre tiende a levantar un muro, donde no sabe utilizar las palabras muy bien cuando tiende a empatizar con quienes están a su alrededor, mientras que, por lo usual, la mujer tiende a gestionar mejor el plano emocional. “Esto ocurre porque la mujer puede ponerse en el lugar de otra persona para entenderla y llegar a acuerdos cuando hay un problema, pues utilizan mejor el lenguaje para expresar”, sostiene.

Añade que las mujeres tienen un 11 % más de neuronas en las áreas relacionadas con el lenguaje y la audición en comparación con los hombres, además de que ellas son más hábiles para lo que es información, deducir lógicamente, empatizando con las personas y utilizar más ese sexto sentido.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba