Loader
Para controlar la obesidad y la diabetes

En algunas personas, la cirugía de bypass gástrico es mejor que la dieta

Un estudio internacional realizado por seis centros de investigación arrojó que el bypass gástrico es más efectivo para controlar la obesidad y sus enfermedades asociadas

  • Por El Mercurio / GDA
  • 31 AGO. 2018 - 11:43 AM
Photo
Según los científicos, la respuesta a los efectos duraderos del bypass gástrico está en estos órganos. (rawpixel / Unsplash)
  • Compartir esta nota:

Las personas con obesidad mórbida (índice de masa corporal sobre 40) y control deficiente de su diabetes tipo 2 se enfrentan a dos opciones para mejorar su salud: las cirugías bariátricas o cambios en el estilo de vida, lo que incluye dieta y ejercicio físico.

Ahora, un estudio internacional realizado por seis centros de investigación, entre ellos las universidades de Harvard y Católica de Chile (UC), arrojó que el bypass gástrico -un tipo de cirugía que reduce el tamaño del estómago- es más efectivo para controlar la obesidad y sus enfermedades asociadas, como la diabetes y la hipertensión, en comparación con la baja de peso por dieta.

Al estudiar a dos grupos de ratones, uno sometido a bypass y otro a reducción calórica, los investigadores descubrieron que los sometidos a cirugía experimentaron una serie de cambios moleculares en varios órganos que ayudaron a regular procesos metabólicos importantes como el peso, la glicemia (azúcar en la sangre) y los lípidos (colesterol bueno y malo).

Si bien los animales sometidos a reducción calórica también presentaron cambios, estos no entregaron el mismo nivel de beneficios.

Los investigadores también realizaron pruebas en tejidos humanos de pacientes con bypass gástrico, que arrojaron los mismos resultados.

Hasta hace poco se pensaba que las mejoras que experimentaban los pacientes sometidos a esta cirugía se explicaban por la baja de peso, sin embargo, este estudio muestra que no necesariamente es así y sugiere que es la transformación anatómica lo que induce a cambios más potentes.

"Estudiamos múltiples órganos y encontramos que el hígado y el intestino responden de manera muy diferente a la cirugía y a la dieta. Por lo tanto, creemos que la respuesta a los efectos duraderos del bypass gástrico está en estos órganos", dice Nicholas Stylopoulos, investigador principal de endocrinología de la Universidad de Harvard y quien lideró el trabajo.

"Vimos que el bypass hace que el intestino trabaje más duro, en comparación con la dieta", explica Stylopoulos. Esto quiere decir que el tren intestinal quema más grasa para realizar sus funciones, lo que impacta positivamente en la pérdida de peso más duradera, así como en el control del colesterol y, por lo tanto, de la hipertensión.

Por otro lado, el hígado de los ratones sometidos a bypass disminuyó su producción de glucosa (azúcar), al mismo tiempo que aumentaba su uso. Y eso no ocurrió al mismo nivel en los que hicieron dieta, cuenta Rodrigo Muñoz, académico de la UC, cirujano de la Red de Salud UC Christus y coautor del estudio.

"Este efecto permite un mejor control de la diabetes", aclara Muñoz. "Esto lo comprobamos también en los tejidos de pacientes y ya lo veíamos en la práctica clínica. A quienes eran operados les iba mucho mejor. Este estudio permite comprobarlo y tratar de entender, desde lo más básico del cuerpo, a nivel celular, cuáles son los cambios que explican estas diferencias", comenta.

Otro hallazgo relevante es que el hígado aumenta la utilización de lípidos con el bypass, por lo que acumula menos grasa. "Y eso es muy importante porque el hígado graso es algo que comparten los que tienen obesidad y resistencia a la insulina", añade el médico.

De acuerdo con Juan Eduardo Contreras, cirujano gástrico y académico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, el hallazgo reafirma la importancia del acceso a este procedimiento. "Estamos frente a un estudio serio, que fue revisado por pares y que es de gran valor científico", afirma Contreras.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba