Loader
Males con los que se debe aprender a lidiar

¿Es un catarro común o un virus respiratorio?

Aprende a diferenciar los síntomas de estos males, que pueden parecerse, pero tienen implicaciones distintas

  • Por El Tiempo / GDA
  • 09 ENE. 2020 - 06:30 AM
Photo
Los principales síntomas de los catarros comunes generalmente son congestión o secreción nasal y estornudos. (Pixabay)
  • Compartir esta nota:

Tanto los catarros comunes como las infecciones respiratorias virales severas son males con los que se debe aprender a lidiar, pues nadie está exento de ellos. Lo primero a saber es que se propagan por partículas esparcidas cuando una persona infectada tose, estornuda o habla.

Esta transmisión también se puede dar al apoyar las manos sobre una superficie u objeto con el virus, como la manija de una puerta, y luego tocarse los ojos, la nariz o la boca. Pero, más allá de eso, es bueno aprender a conocer las características de cada una, según explica la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés).

Los principales síntomas de los catarros comunes generalmente son congestión o secreción nasal y estornudos. Y, en ocasiones, se acompañan de tos, garganta irritada y ojos llorosos. Vale decir que no hay vacuna que los prevenga y estos se presentan de manera gradual.

Los síntomas de los virus respiratorios, en cambio, aparecen de manera repentina y pueden incluir fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, tos seca, dolor de garganta, dolores musculares o corporales, cansancio y una sensación de malestar general.

"Claro está que, al igual que los que causan el catarro, los virus respiratorios pueden causar congestión o secreción nasal, estornudos y ojos llorosos. Los niños pequeños también pueden experimentar náuseas y vómito", anota la FDA. Es clave diferenciar la magnitud y la forma en que se producen los síntomas para evitar las complicaciones que suelen causar los virus respiratorios severos, sobre todo en personas con un riesgo alto, como menores de 5 años, mujeres embarazadas, quienes padecen ciertas enfermedades crónicas (tales como asma, diabetes o afecciones cardiacas y pulmonares) y los mayores de 65 años.

Los catarros comunes siguen su curso, y la mayoría de quienes los padecen no corren riesgo y no necesitan atención médica ni medicamentos antivirales. Sin embargo, sus síntomas pueden durar hasta dos semanas.

Para ellos, se recomienda reducir el contacto con otros, lavarse las manos permanentemente, cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar, hidratarse y descansar.

Para quienes tengan los síntomas por virus respiratorios se aconseja ir al médico a fin de evitar infecciones bacterianas que pueden desencadenar bronquitis, sinusitis, infecciones del oído y neumonía, que podrían requerir tratamientos específicos, incluidos los antibióticos.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba