Loader
Puerto Rico Saludable

Estas son 7 de las condiciones más comunes de la piel

Según envejecemos, la piel va enfrentando cambios que son propios de cada etapa de vida, pero, establecer una rutina de cuidado y aplicar la prevención es clave para mostrar tu mejor cara

Photo
Debido a los cambios hormonales que se dan tanto en el hombre como en la mujer a partir de los 50 años, muchas de las condiciones que afectan la piel van a tener una base tanto hormonal como genética. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La pérdida de colágeno, elasticidad y humectación en la quinta década de vida produce el afinamiento, la aparición de arrugas y la inevitable caída y flacidez de nuestro órgano más extenso: la piel. Y, a este proceso natural, se añade el desarrollo de ciertas condiciones que, si bien pueden aparecer en cualquier etapa de desarrollo, son más preminentes después de los 50 años. Prevenir, diagnosticar y tratar es la clave que no se compliquen.

“Debido a los cambios hormonales que se dan tanto en el hombre como en la mujer a partir de los 50 años, muchas de las condiciones que afectan la piel van a tener una base tanto hormonal como genética”, explica el doctor Luis Ortiz Espinosa, dermatólogo de NovaDerm y presidente de la Fundación Puertorriqueña para el Desarrollo de la Dermatología, al recalcar que, no obstante, todas las condiciones que afectan la piel pueden verse en cualquier momento de la vida, como pueden ser las dermatitis, la rosácea y hasta el acné.

Otras situaciones comunes, como la aparición de manchas, ya sea por la exposición al medio ambiente o a cambios hormonales ocurridos en la década de vida anterior, pueden ser inevitables y se ven influenciados no solo por la genética, sino también por el proceso de fotoenvejecimiento (el daño que provoca años de exposición de tu piel al sol) que corre un curso distinto al envejecimiento por la edad, aduce el médico. “Así que puedes tener dos personas de la misma edad, una con los cambios relacionados a la exposición al sol y al medio ambiente y otra que no”, aclara Ortiz Espinosa.

El afinamiento, y la pérdida de volumen y firmeza de la piel también es evidente. Llegado ese momento el daño ya está hecho, entonces se debe remediar, afirma el médico, quien recomienda que toda persona, a partir de la cuarta década de vida, use cremas y productos antioxidantes.

“Tenemos que utilizar antioxidantes que reduzcan y neutralicen a esos radicales libres, entre ellos, la vitamina C, la coenzima Q y otros que se encuentran en la naturaleza y en algunos productos. Otro aspecto importante es la utilización de emolientes y humectantes desde temprano en la vida, pero si nos los usa a menudo, en este momento debe introducirlos a su régimen de cuidado de la piel”, avierte el dermatólogo, mientras agrega que el uso de tratamientos como la microdermabrasión, los peelings, el ultrasonido, la radiofrecuencia, los láseres y otras tecnologías ayudan a estimular la producción de colágeno y a corregir un poco el daño producido.

“Es importante tratar las condiciones médicas y tratar las condiciones estéticas para alcanzar el bienestar total. Sin embargo, a esa edad van ocurriendo unos cambios que no necesariamente desfavorecen”, señala el galeno, quien cree firmemente que cada edad tiene su propio atractivo.

Recomienda que, al igual que se visita al médico de cabecera cada año, se visite al dermatólogo para que chequee su piel. Tener hábitos saludables, alimentarse bien y hacer ejercicios, es esencial, como lo es tener una buena actitud emocional y mental. A continuación, las recomendaciones por áreas

Ojos

Es una a la que se le presta gran atención, debido a la pérdida de volumen y de hueso que provoca afinamiento y pérdida colágeno que ocasiona pérdida de elasticidad y firmeza. También, explica el doctor Ortiz Espinosa, ocurre que los huecos óseos van aumentando en tamaño, por lo que empiezan a aparecer más las ojeras y las bolsas debajo de los ojos.

Aunque algunas personas recurren a procedimientos quirúrgicos, se pueden usar tecnologías a nivel de oficina para ayudar a devolver la firmeza del área. En estos casos, el ultrasonido y el láser Fraxel mejoran la textura de la piel. Estas se usan en conjunto con otras estrategias ya mencionadas, como el Botox y los rellenos faciales. También se pueden usar productos que contengan retinoides y antioxidantes formulados específicamente para el área alrededor de los ojos.

Boca

Pasa los mismo alrededor de la boca. “Aquí se producen líneas que se llaman smokers lines, pero no se tiene que fumar para que aparezcan. Las líneas periorales (alrededor de la boca) surgen por el movimiento continuo y la pérdida de colágeno y de firmeza”. Señala que aparecen más en la mujer que en el hombre porque la piel de la mujer es más fina y no tiene la protección del bigote.

“Se ayuda un poco, poniendo fillers y dando tratamientos con láseres. Lo mismo que usamos alrededor de los ojos lo podemos usar alrededor de la boca también: tratamientos de radiofrecuencia, ultrasonido, y otros para devolver firmeza”, destaca.

Cuello

Los cambios llegan a su clímax a los 50 años. Sin embargo, el dermatólogo señala que, aunque se puede tratar para devolver la firmeza y mejorar la superficie de la piel, existe un componente genético que no se debe obviar. En ciertos casos se requiere cirugía, pero, esta tiene sus limitaciones.

Manos

A cualquier edad les puede dar dermatitis y otras condiciones por muchas razones, entre ellas, la exposición al medioambiente, los trabajos y otros factores que vienen arrastrando toda su vida y también de otras condiciones. Las manos también pierden volumen y firmeza. Las manchas también tienden aparecer a partir de esta década de edad.

“Las manos se tratan también con las mismas cosas con las que tratamos la cara. Actualmente, también estamos usando fillers en el área de las manos y se usan láseres y otros tratamientos para rejuvenecerlas.

Uñas

Estas cambian a través del tiempo. A partir de los 50 años se van a notar muchos cambios por el uso y abuso de estas, aparte de que también les pueden dar hongos. Pueden empezar a aparecer líneas en las uñas y se ponen más frágiles, pero eso no implica que exista una deficiencia. El dermatólogo recomienda hidratar las uñas y, aunque la experiencia es más anecdótica, el uso de la biotina podría ayudar.

Verrugas

Por supuesto, con el tiempo aumenta la aparición de verrugas de tipo familiar, las cuales se heredan por el tipo de piel y son oscuras Estas no son malignas y, aunque se pueden sacar, el procedimiento puede dejar marcas en algunos casos, advierte, el dermatólogo.

Cabello

El afinamiento y la pérdida del cabello es otra de las situaciones que enfrentan tanto el hombre como la mujer después de los 50 años. Incluye desde alopecias por inflamación, pérdida de pelo por factores inmunes, pérdida de pelo por tratamientos médicos, por el estrés o por asuntos hormonales, como de la tiroides.

En la mujer se utiliza el minoxidil, suplementos con biotina y otros ingredientes, champús con ingredientes para dar volumen y estimular el crecimiento del cabello y se trabaja con el aspecto hormonal. También se usa el suero rico en plaquetas o PRP, que está compuesto de factores de crecimiento que actúan como si fueran células madres para estimular los procesos en el cuero cabelludo.

En el caso de los varones, pueden tomar finasteride, una pastilla que trabaja a nivel hormonal, reduciendo la formación de la dihidrotestosterona que afina el pelo. Este es un tratamiento que tiene sus efectos secundarios y que debe usarse continuamente para que mantenga su efectividad. Además, el hombre también puede usar el minoxidil, así como productos y champús que ayuden a darle volumen al cabello.

El hombre también puede realizarse un trasplante de cabello de manera manual, con algún tipo de máquina y, más recientemente, utilizando tecnología robótica. Aunque un buen trasplante de pelo, hecho tanto a mano como con cualquier tecnología, puede tener buenos resultados, el trasplante de pelo usando un robot, permite una mayor preservación de folículos mayor y logra una apariencia más natural.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba