Loader
Ejercítate sin darte cuenta

Estas son las actividades diarias que te ayudan a ejercitarte

Algunas acciones pueden ser parte de tu entrenamiento, siempre que las realices de forma constante y consciente

  • Por El Comercio / GDA
  • 22 ENE. 2019 - 01:00 AM
Photo
Aprovecha las salidas con tu peroo. (César Cardoso / Unsplash)
  • Compartir esta nota:

Media hora de ejercicios al día. Es la sugerencia general de cualquier médico. Tan solo 30 minutos. Pero, aun así, no encuentras tiempo para practicar alguna actividad física y eso te preocupa. Para tu tranquilidad, debes saber que hay acciones que ejecutas a diario y que cuentan como entrenamiento.

Erika Dammert, wellness coach y mamá de una pequeña, enumera algunas actividades diarias que nos ayudarán a ejercitarnos:

1. Subir las escaleras. ¡Olvídate del ascensor! Una recomendación muy común, pero que se olvida fácil cuando el tiempo apremia. Para ello, aconseja llevar zapatillas o zapatos de tacón bajo en la cartera, en el caso de que trabajes en una oficina o tu profesión te obligue a usar un tipo de calzado específico.

2. Caminar más. No cuesta nada dejar a un lado el auto cuando se trata de distancias cortas. Sobre todo, cuando es fin de semana y no hay prisa. Ello nos obliga a caminar y, sin darnos cuenta, a ejercitarnos. “Esta recomendación no solo ayudará a tu bolsillo, sino a tu musculatura inferior. Trabajarás abdomen, glúteos, cuádriceps y bíceps femoral”.

3. Pasear a tu mascota. La coach además propone aprovechar las salidas con tu perro. Solo procura que sea al menos media hora al día y que el paseo sea a paso constante. Lo que implica dejar el celular de lado y disfrutar del paisaje.

4. Bailar en casa. La danza es un excelente ejercicio cardiovascular. Separa 30 o 40 minutos de tu día, enciende esa lista olvidada de Spotify y sube el volumen a tu canción favorita para trabajar todos los grupos musculares. Sí todos, incluyendo el principal: tu corazón.

Más opciones

En el auto también puedes hacer ejercicios sin darte cuenta. Específicamente abdominales. ¿Cómo? Erika te explica: siéntate correctamente con la espalda erguida y pegada al asiento, luego, contrae el abdomen, respirando de forma pausada y continua. Los resultados te sorprenderán. Practícalo cuando te encuentres en luz roja o atrapada en el tráfico.

Los domingos de limpieza los puedes aprovechar para tonificar tu cuerpo.  Vístete con ropa de deporte, como si fueras a ir al gimnasio, y concéntrate en cada movimiento para entrenar diferentes zonas musculares.

“Si estás barriendo, por ejemplo, trabajas el tronco o parte media. Hazlo por ambos lados. Cuando estés ordenando los cajones, aprovecha para hacer unas sentadillas. Al limpiar las lunas, hazlo de modo circular con un brazo y luego con el otro”, explica Erika.

Ponle corazón

Edith Chávez, cardióloga, indica que los ejercicios aeróbicos (correr, nadar, bailar, tenis, entre otros) permiten tener una mejor respiración, lo que ayuda al consumo de oxígeno, tan vital en los procesos de producción de energía realizada por el músculo. Por ello, se recomienda a cualquier persona practicarlos, sin importar su edad o condición.

El ejercicio aeróbico también ayuda a mejorar nuestra calidad de vida. Estimula a bajar de peso, ya que se queman las grasas y se gasta un poco el azúcar y las calorías que hemos consumido. Aparte, evita la osteoporosis”, señala.

Sin embargo, evita hacer ejercicios de alta intensidad de manera esporádica o una vez a la semana, porque tu cuerpo lo puede resentir al no estar acostumbrado.  “Hacerlo sin un chequeo previo es el error más recurrente. Recomendamos visitar al cardiólogo, quien indicará una evaluación clínica que incluye un electrocardiograma y al menos una prueba de esfuerzo y análisis de laboratorio”, precisa Chávez.

Realidad

¿Es posible que una persona de 40 años con hábitos saludables sufra de un infarto cardíaco o cerebral? La cardióloga indica que puede ocurrir, pero hay personas que tienen mayor riesgo: tabaquismo, hipertensión arterial, diabetes, obesidad, dislipidemia (trastornos del colesterol), aumento del ácido úrico, estrés.  

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba