Loader
Provee entre el 92 y el 99% de efectividad

Evitar el contagio con VIH es posible

El uso de la terapia conocida como profilaxis preexposición es una opción real para prevenir el contagio con VIH en personas seronegativas si son expuestas al virus

Photo
La profilaxis preexposición, conocida como PrEP, es un tratamiento diario con un medicamento contra el VIH. (Shuteterstock)
  • Compartir esta nota:

Reducir las posibilidades de un contagio con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) a través del sexo en un 90% o más es posible con la profilaxis preexposición, conocida como PrEP, por sus siglas en inglés. Este es un tratamiento diario con un medicamento contra el VIH, que se usa en personas seronegativas, pero expuestas a un alto riesgo de contraer la infección.

“Desde que se comenzó a hablar del VIH, en los 80, siempre se ha tratado de buscar la forma de prevenirlo y tal vez el concepto que primero trae a la PrEP es reconocer que una persona que está sexualmente activa o quiere estar sexualmente activa puede estar a riesgo de adquirir el VIH”, explica el doctor Iván Meléndez Rivera, primer oficial ejecutivo del Centro Ararat, una organización sin fines de lucro, fundada en el 2001 que ofrece servicios primarios de salud en seis clínicas, ubicadas en Ponce, Juana Díaz, San Juan y Arecibo. 

“La gente piensa: ‘eso no me va a pasar a mí’, ‘yo no voy a estar con una persona que tiene VIH’, pero, no existe una cara específica de lo que es un paciente VIH positivo”, explica el doctor Meléndez Rivera, al enfatizar el hecho de que cualquiera puede infectarse, por lo que la prevención es vital.

Si bien el condón es el tipo de prevención mecánica más conocido para evitar, no solo el VIH, sino también otras infecciones de transmisión sexual y el embarazo, el especialista advierte que, en los últimos años, ha habido un incremento en la mentalidad de que usarlo no es necesario, por lo que la PrEP trae a la mesa una forma biomédica comprobada para controlar el VIH.

De acuerdo con el médico, la PrEP, que es la combinación de dos drogas, el tenofovir y la emtricitabina (su nombre comercial es Truvada), es un medicamento que también se utiliza para manejar el VIH, y, hasta el momento, es el único aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) como tratamiento preventivo de esta condición.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) explican que esta terapia de uso diario ayuda a prevenir que las personas VIH negativas contraigan el VIH de sus parejas sexuales o de las personas VIH positivas con las cuales comparten drogas inyectables. Añaden que los estudios han mostrado que la PrEP es altamente eficaz para prevenir el VIH si se usa tal como se receta.

 ¿Cómo funciona?

El doctor Meléndez Rivera señala que la PrEP funciona inactivando una de las partes del proceso de replicación del VIH.

“El virus se replica súper rápido, pero dura básicamente 72 horas, después de las cuales se va a morir, así que, si yo logro parar ese proceso de replicación, voy a poder detener el proceso de infección y eso es lo que estamos haciendo biomédicamente, utilizando la profilaxis preexposición”, agrega el especialista, que lleva unos 25 años trabajando con pacientes seropositivos.

Añade que el origen de esta terapia se remonta a los estudios sobre cómo se le da tratamiento a la mamá VIH positivo para que su bebé no sea positivo, a finales de la década del 2000. Para finales de esta década se inician los estudios relacionados a PrEP y ya para el año 2012 se aprueba el mismo medicamento que se usaba en las madres con una nueva indicación en el empaque para la prevención del VIH.

Irónicamente, comenta el médico, “cuando empezó todo el boom del PrEP en estudios (antes de que fuera aprobado), el doctor Iván Melendez Rivera fue el primero que se opuso y la razón era la siguiente: el VIH tiene un elemento de conducta envuelto y si nosotros no modificamos la conducta, no vamos a modificar esto (la posibilidad de contagio). (Eso fue) hasta que uno de nuestros pacientes fue a participar en uno de los estudios. Era una persona maltratada y su pareja, que era (VIH) positivo no usaba condón. Esta fue la primera vez que la persona podía tener algo que podía controlar para evitar infectarse. Te soy bien honesto, mi perspectiva cambió totalmente porque esa realidad existe en muchos sitios”, comenta el especialista.

 La PrEP en Puerto Rico

Si bien la PrEP es una opción estudiada y comprobada para prevenir el contagio del VIH, la realidad es que, en la isla, existen varios retos para su prescripción.

El primero de ellos es que, a pesar de aparecer en la lista de medicamentos aprobados en el plan de salud del Gobierno de Puerto Rico, el uso del medicamento solo es indicado como tratamiento y no como prevención, por lo que no puede recetarse para estos fines. Debido a esto, los programas de subvención de la farmacéutica que lo manifactura y otras aliadas no están disponibles en la isla. En términos de los planes privados, ahora existen más que cuentan con el medicamento en sus formularios.

Explica que otro factor de peso en la falta de acceso al medicamento es que las clínicas de inmunología del Departamento de Salud (DS) no lo proveen.

“Tú esperarías que fuera uno de los lugares donde se pudiera conseguir la PrEP, porque estamos hablando de las clínicas de inmunología del DS que atienden todo lo que tiene que ver con las infecciones de transmisión sexual, pero no, no lo proveen”, lamenta el médico, al indicar que, a su juicio, en la isla no se han tomado las previsiones necesarias para establecer iniciativas para la prevención de las infecciones de transmisión sexual. En la actualidad, en la isla solo existen tres clínicas reconocidas que ofrecen esta opción preventiva: Centro Ararat, que es la más grande de la isla; Migrantes de Mayagüez y PR CONCRA.

De otra parte, aunque existe un estudio de necesidad de la PrEP en los Estados Unidos, Puerto Rico no fue incluido en dicho estudio. Sin embargo, a pesar de esto, “en el caso de los Estados Unidos, se usa una fórmula de los CDC y aunque se supone que aproximadamente más de 1.2 millones de personas estén en PrEP, realmente hay un poco más de 100,000 mil personas en la terapia preventiva”, precisa el médico, al comentar la complejidad del proceso en ese país.

“La PrEP no es solamente yo recetar un medicamento. Yo necesito que ese paciente se haga unas pruebas de base, como de hepatitis C, por ejemplo; lo tengo que chequear cada tres meses y ver qué pasa; si el paciente es del plan de salud del Gobierno de Puerto Rico y yo no soy su médico primario, las pruebas que yo ordene no se las cubre el plan médico, y en Puerto Rico, las pruebas de sífilis, gonorrea y clamidia, no son pruebas abiertas que cualquier médico pueda ordenar y se supone que hay que diagnosticarlas lo antes posible para tratarlas y evitar su contagio”, expone el especialista, al agregar que la isla es el tercer territorio en la nación americana con mayor casos de sífilis y de eso no se habla.

Admite que acceder al medicamento en la isla tiene muchas limitaciones que pueden poner en riesgo la salud de las personas y ofrece de ejemplo un caso que tuvo hace dos años y que entre el tiempo cuando fue a buscar información sobre el medicamento y este fue aprobado por su plan de salud, se contagió con el VIH.

“Aunque hay muchos elementos involucrados, (este caso) se pudo haber prevenido”, razona el especialista, al reconocer que, aunque la PrEP es un medicamento costoso, resulta más barato pagarlo que pagar un tratamiento de VIH de por vida, toda vez que se usa solamente por un tiempo limitado, que usualmente fluctúa entre uno y dos años. Añade que la mayoría de las personas que lo usan tienen plan médico privado.

 Una oportunidad preciosa

No obstante, “lo más bello de todo esto es que se sabe que si yo tengo un paciente VIH positivo y este paciente sigue su tratamiento y está 'no detectable' esta persona no va a transmitir el virus a otra persona. Pero, a la vez, si la persona que es negativa está en PrEP tiene menos probabilidad de contagiarse con el VIH”, resalta, al relatar que existen estudios inequívocos al respecto, como PARTNERS, realizado entre parejas heterosexuales en las que un miembro de la pareja era seropositivo y el otro no; y PARTNERS 2, en el participaron parejas de gais que tenían sexo anal y que también eran serodiscordantes. En ambos estudios hubo cero contagios.

Sin embargo, se debe enfatizar la eliminación de la noción de infectividad en el concepto de ”indetectable es igual a intransmisible”, pues alega que muchas personas piensan que todavía pueden contagiar a alguien y también son tratadas como tal.

Eso sí, el médico indica que, aunque para las autoridades médicas es preciso estar indetectable por 6 meses, “si le preguntas a Iván Melendez y sus más de 20 años en el campo de VIH te va a decir que debes llevar dos años o más no detectable”.

 Esencial la educación

Sin embargo, hace falta más educación, establece el médico, porque si bien la PrEP puede prevenir el contagio del VIH, no evita el contagio de otras enfermedades de transmisión sexual, como la sífilis, la clamidia y la gonorrea.

Estamos hablando de mantener el estatus y la razón de eso es que, en la cascada de tratamiento y manejo del VIH, se nos olvida aquel que está a riesgo y queremos evitar que se infecte. Hacemos muchos esfuerzos para aquel que es positivo, empieza tratamiento y llega a ser no detectable, pero tenemos que hacer muchos esfuerzos para aquel que está a riesgo disminuya su riesgo y utilice algo que evite que se pueda infectar”, acota el especialista, quien comenta que, en la actualidad, se están estudiando otros medicamentos por boca que puedan ser utilizados con el mismo fin.

De acuerdo con el doctor Meléndez Rivera, todo lo que tiene que ver con la PrEP ha evolucionado, pues hay otros medicamentos por boca que están siendo estudiados. También se está estudiando un medicamento para inyectar cada tres meses, unos anillos vaginales con el medicamento en el anillo e, incluso, hay un estudio que combina el anillo con el tratamiento preventivo con anticonceptivos para evitar el embarazo.

 Grandes promesas

Las investigaciones en curso prometen muchos adelantos en el campo del VIH. Según explica el galeno, primero, sigue habiendo terapias de primera línea más sencillas de tomar y con efectos secundarios extremadamente mínimos para pacientes naive (aquellos que no han tenido tratamiento antirretroviral previo).

“Tal vez para finales de 2019, esperamos el primer tratamiento completamente inyectable para VIH”, agrega, al indicar que se está determinando si se inyectaría una vez al mes o cada dos meses.

También se está estudiando otro tipo de medicamento para pacientes que tengan múltiples resistencias (que han utilizado diferentes tipos de medicamentos y han fallado a ellos). En ese caso, estamos teniendo clases nuevas de medicamentos que nos están ayudando para trabajar con esta población”, explica Meléndez Rivera.

Otro de los temas que está cobrando auge es el regreso a las terapias dobles que, en la actualidad, atacan dos áreas diferentes de replicación, tratando de buscar la forma de disminuir la posibilidad de toxicidad que tengan los medicamentos a largo plazo.

“Esto nos está dando la misma ventaja con un medicamento nuevo que trae el concepto de menos toxicidad y también puede disminuir el costo de la terapia”, argumenta, el especialista, al mencionar que una terapia antirretroviral típicamente cuesta unos $2,600 mensuales de por vida.

“Mi mensaje mayor es primero hacerse la prueba del VIH, conocer tu estatus; no tengas miedo. Si erespositivo hay alternativas y si eres negativo, hay alternativas también. No dejes de hacerte la prueba de VIH y aprende a disfrutar de una sexualidad plena”, recomendó finalmente Meléndez Rivera.

 Guías para hacerse la prueba de VIH

¿Cada cuánto se recomienda hacerse la prueba? Existen tres guías:

Departamento de Salud Federal: Recomienda la prueba entre los 13 y los 65 años al menos una vez en la vida

International AIDS Society: Recomienda que se haga la prueba a partir de los 13 años, como mínimo, una vez en la vida. Pero, debes hacértela más frecuentemente en ciertas circunstancias, como cada vez que termines una relación, cuando vas a comenzar con una nueva pareja y cuando haya una infección de transmisión sexual, que no sea VIH. Esto también lo recomienda el Departamento de Salud Federal.

Carta normativa del Departamento de Salud de Puerto Rico: Toda la población que entienda que podría estar a riesgo de contagiarse se debe realizar la prueba del VIH cada 5 años.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba