Loader
Alerta preventiva con las mascotas

Exhortan a los dueños de animales protegerles contra los parásitos

Los parásitos internos de los canes son un riesgo para la salud para las personas, por lo que hay que tomar medidas preventivas

  • Por Agencia EFE
  • 22 JUL. 2018 - 06:00 AM
Photo
Los dueños de animales a velar por la salud de sus mascotas y asegurarse de que estén protegidos contra parásitos intestinales para evitar la propagación a humanos. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico (CMVPR), a través de su presidente, Walter Colón, exhorta a los dueños de animales a velar por la salud de sus mascotas y asegurarse de que estén protegidos contra parásitos intestinales para evitar la propagación de la larva migrans cutánea, una condición que puede afectar a los seres humanos con lesiones en la piel.

“En las últimas semanas se han reportado casos de personas con unas lesiones en los pies que han sido identificadas como producto de la larva migrans cutánea, un parásito que se encuentra principalmente en las heces fecales de perros y gatos”, indica Colón en un comunicado que publicó Efe.

El médico veterinario explica que “esta es una enfermedad zoonótica, lo que quiere decir que puede transmitirse de animales a humanos. Por lo que, en este caso, es fundamental la prevención para evitar la propagación de estos parásitos”.

La infección se adquiere por el contacto de la piel con suelos contaminados con material fecal de perros o gatos infectados.

De acuerdo con Medline Plus, la biblioteca médica de los Institutos Nacionales de Salud, la larva migratoria visceral es una infección en humanos con ciertos parásitos que se encuentran en los intestinos de perros y gatos. Los huevos producidos por estos gusanos se encuentran en las heces de los animales infectados. Las heces se mezclan con la tierra. Los humanos pueden enfermarse si accidentalmente comen tierra que contenga los huevos. Esto puede suceder al comer frutas o verduras que estuvieron en contacto con el suelo infectado y que no fueron bien lavadas antes de consumirlas. Las personas también pueden resultar infectadas por comer hígado crudo de pollo, cordero o vaca.

Después de ingerir los huevos de los gusanos, estos eclosionan dentro del intestino. Los gusanos viajan por todo el cuerpo a diversos órganos, como los pulmones, el hígado y los ojos. También pueden viajar al cerebro y al corazón.

Síntomas

Las infecciones leves tal vez no causen síntomas, sin embargo, las más graves pueden causar: dolor abdominal, tos, sibilancias, fiebre, irritabilidad, prurito cutáneo (urticaria) y dificultad para respirar. En caso de producirse una infección en los ojos, puede presentarse estrabismo y pérdida de la visión.

Tratamiento

Esta infección, por lo general, desaparece de manera espontánea y es posible que no requiera tratamiento. Algunas personas necesitan tomar medicamentos antiparasitarios.

Complicaciones

Las infecciones graves que involucren el cerebro o el corazón pueden ocasionar la muerte, aunque esto es poco común.

Las siguientes complicaciones pueden presentarse a causa de la infección: ceguera, empeoramiento de la vista, encefalitis (infección del cerebro), problemas con el ritmo cardiaco y dificultad para respirar.

Por qué recoger las necesidades de tu perro

La entrenadora de perros, Mariel Calderón Álvarez, explica las razones:

1. Por consideración. Si vives en el campo, es probable que no sea necesario que recojas la excreta de los animales, pero, si vives en la ciudad y no la recoge los vecinos se molestarán y hasta tú mismo la puedes pisar.

2. Por salud. La excreta de los animales puede trasmitir enfermedades que pueden contagiar a otras personas o animales.

3. Para evitar malos olores. Si todos los vecinos que tienen perros deciden dejar de limpiar sus patios o de recoger las necesidades de sus perros cuando los sacan a caminar, el mal olor se apoderará del ambiente.

Recoger las necesidades de tu mascota es bien fácil. Si es en el patio de tu casa, simplemente lo recoges con una pala, lo tiras en una bolsa, la cierras bien y tiras la bolsa al zafacón. Si lo vas a sacar a pasear, lleva una bolsa contigo. Cuando tu perro haga las necesidades metes la mano en la bolsa, recoges las necesidades con la mano que está metida en la bolsa, viras la bolsa cubriendo el excremento, cierras bien la bolsa y luego tiras la bolsa en el zafacón. Es importante cerrar bien la bolsita para evitar los malos olores”, explica Calderón Álvarez.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba