Loader
Llegan a un consenso de los peligros

Expertos definen los peligros reales de la grasa abdominal

La grasa visceral puede producir enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y aterosclerosis

  • Por El Mercurio / GDA
  • 19 JUL. 2019 - 10:02 AM
Photo
El aumento en la grasa visceral podría explicar por qué las personas con obesidad tienen tantas enfermedades asociadas. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Desde que, en 1983, científicos de la Universidad de Osaka descubrieran que había diferencias en la forma en que los seres humanos almacenaban su grasa corporal, una serie de estudios posteriores han sugerido lo mismo: la grasa visceral, aquella que se acumula en el abdomen y pasa a los órganos, es un peligro para la salud.

Esto, independientemente del peso, lo que quiere decir que ser flaco no es sinónimo de estar sano.

Ahora, un grupo internacional de especialistas ha reunido más de tres décadas de investigación sobre el tema para llegar a un consenso de los peligros sobre los cuales hay más evidencia.

Y el resultado acaba de publicarse en la revista The Lancet Diabetes & Endocrinology.

"Llegamos a la conclusión de que efectivamente hay que considerar la grasa visceral como una condición de riesgo para la salud", dice la doctora Ada Cuevas, miembro de la Federación Mundial de Obesidad y nutricionista, quien participó en el trabajo.

En él, los especialistas reafirman que la grasa visceral puede producir enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y aterosclerosis (depósito de grasa en las arterias).

Sobre los posibles mecanismos que explican este efecto, Cuevas explica que "la aparición de la resistencia a la insulina producto de la grasa visceral predispone al desarrollo de estas enfermedades".

Hoy también se conoce que este tipo de grasa se va al páncreas, los riñones, los músculos, el corazón, el hígado y las vísceras, añade la especialista. "Eso, quizás, podría explicar que actualmente las personas con obesidad tengan tantas enfermedades asociadas, incluso patologías como enfermedad renal, cáncer y alzhéimer", comenta.

Sobre este punto, aclara, una de las hipótesis es que la grasa visceral produce un estado de inflamación crónico a nivel celular, con lo cual las células se dañan, incluidas la del sistema nervioso, y esto puede dar origen a tumores malignos o incluso demencia.

Más allá del IMC

En la publicación, el grupo postula que el índice de masa corporal (IMC) no sería el único indicador de obesidad. Así, los expertos proponen agregar la grasa visceral como un marcador extra.

Esta se puede medir al rodear el abdomen a la altura del ombligo con una cinta métrica.

El documento indica que este factor recibe poca atención en la práctica clínica y sus autores esperan que la indicación sea tomada por los profesionales de la salud.

"Puede haber una persona delgada, con un índice de masa corporal de 26 y con mucha grasa visceral, y allí hay un riesgo", comenta Cuevas.

El nuevo trabajo valida una idea que ya circulaba entre especialistas, asegura Eliana Reyes, directora de la Asociación Chilena de Nutrición Clínica, Obesidad y Metabolismo, y nutrióloga de la Clínica Universidad de los Andes.

"Ya se venía comentando entre las sociedades científicas que se está dejando de lado a un porcentaje de pacientes en riesgo cardiometabólico al no medir su grasa visceral", asegura Reyes.

La especialista destaca que se trata de una forma de diagnóstico rápida y de bajo costo.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba