Loader
Virus de hepatitis C

Fuerte llamado a hacerse la prueba de hepatitis C

En conferencia de prensa, tres médicos puertorriqueños alertaron que el virus de la Hepatitis C pone en riesgo la salud de las personas que padecen esta enfermedad, tanto si desconocen que están contagiados, como si están diagnosticados, pero no están bajo tratamiento

Photo
De izq. a der.: Dr. Rafael Pastrana, Dr. Federico Rodríguez-Pérez, Dr. Fernando Aponte y Doris Torres.
  • Compartir esta nota:

Por lo menos una vez en la vida, las personas deben hacerse la prueba del virus de la hepatitis C, sobre todo si nacieron entre 1945 a 1965, se hicieron un tatuaje en un local no certificado por el Departamento de Salud o si compartieron alguna aguja al menos una vez en su vida, entre otros condicionantes. Este fue el mensaje que llevaron tres médicos puertorriqueños en una conferencia de prensa llevada a cabo hoy en un restaurante de la capital como parte de una campaña para concienciar a la ciudadanía sobre este peligroso virus.

La hepatitis C es una infección viral que provoca una inflamación del hígado y, en ciertas ocasiones, tiene como consecuencia un daño hepático grave. El virus de la hepatitis C se propaga a través de sangre contaminada. La hepatitis C crónica generalmente es una infección silenciosa durante varios años, hasta que el virus daña el hígado lo suficiente como para provocar los signos y síntomas de la enfermedad hepática. Esto podría incluir: sangrado con facilidad, hematomas con facilidad, fatiga, poco apetito, coloración amarillenta en la piel y los ojos, orina de color oscuro y acumulación de líquido en el abdomen, entre muchos otros.

“Los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CDC) ha estimado que aproximadamente 3.2 millones de personas vive con el virus de la hepatitis C en Estados Unidos, de los cuales 2.4 millones no están diagnosticados. Es decir, tres de cada cuatro personas que tienen el virus no lo saben”, indicó el doctor Fernando Aponte, director médico de AbbVie. “Entendemos que en Puerto Rico existe una proporción similar de personas infectadas que hoy desconocen que padecen de la condición”.

Es por eso que la Asociación Americana para el Estudio de Enfermedades del Hígado y los CDC recomiendan pruebas de cernimiento a la población en riesgo de infección del virus. Además de los casos mencionados anteriormente, también se pueden añadir a aquellas personas que se han expuesto a algún contacto de sangre en su vida, ya sea al tener relaciones sexuales que incluyan algún trauma físico o aquellos que tengan ciertas condiciones médicas donde necesiten diálisis a largo plazo.

“La hepatitis C es una enfermedad asintomática, puede que no produzca ningún síntoma hasta 30 años de estar en el sistema de las personas. En uno de cada tres personas, los resultados de las enzimas del hígado pueden aparecer como normales”, comentó el doctor Federico Rodríguez-Pérez, gastroenterólogo con subespecialidad en hepatología y miembro de la Junta de Directores de la Asociación Puertorriqueña de Gastroenterología. “La mayoría de los pacientes que nos llegan son diagnosticados por médicos primarios y referidos para tratamiento con el subespecialista”.

Por suerte, los medicamentos para tratar el virus de la hepatitis C han evolucionado muchísimos en las pasadas tres décadas, al punto de que hoy día es posible que una persona pueda curarse completamente. “La evolución de los tratamientos para la hepatitis C ha sido dramática. Las terapias nuevas son ahora de corta duración, que duran entre 8 a 12 semanas con una cura de alrededor del 99%”, añadió Rodríguez-Pérez.

Este aumento en la eficacia del tratamiento ha abierto un espectro nuevo cuando se habla de los trasplantes de hígado. “Antes, no podíamos hacer un trasplante de hígado de una persona que estuviera infectado con el virus de hepatitis C. Ahora, gracias a los nuevos tratamientos, no se descartan estos hígados, ya que le podemos dar tratamiento a la persona que lo recibió luego de la operación”, indicó el doctor Rafael Pastrana, gastroenterólogo con especialidad en trasplantes y director del Centro de Trasplantes de Hígado del Hospital Auxilio Mutuo.

Para finalizar la conferencia, los tres médicos recalcaron en la importancia de que las personas de la generación de los “baby boomers” y todo aquel que pueda haber estado expuesto a factores de riesgo, se hagan una prueba de sangre para detectar el virus de la hepatitis C, de manera que se pueda descubrir a tiempo. Mientras más temprano se encuentra el virus más rápido se puede atender y menos daño le hará a la persona.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba