Loader
Mantener una buena comunicación es vital

Habla con tu médico para lograr tus metas de salud

¿Te cuesta hacer conexión con el médico y no encuentras cómo hacer ciertas preguntas y aclarar tus dudas? Te explicamos cómo hacerlo

Photo
Tener una relación de confianza con el médico requiere que el paciente se abra y brinde información importante al médico. (valelopardo / Pixabay)
  • Compartir esta nota:

El inicio del nuevo año siempre es un buen momento para hacer un acto de reflexión para mejorar. Esto incluye nuestra salud física y emocional. 

Sin embargo, una de las situaciones que enfrentan muchos es que les cuesta visitar a un médico o, cuando lo hacen, no logran hacer una conexión o empatía con dicho profesional de la salud, al punto de que no se atreven a hacer ciertas preguntas y aclarar sus dudas. Esto puede ser perjudicial para ambas partes, ya que podría resultar en que el paciente no lleve a cabo las recomendaciones correctamente.

“La relación médico-paciente implica vulnerabilidad y confianza. Es una de las experiencias más conmovedoras y significativas que comparten los seres humanos. Sin embargo, esta relación y los encuentros que fluyen de ella no siempre son perfectos”, indicó el doctor Theodore A. Stern, del Departamento de Psicología del Hospital General de Massachusetts, en el estudio “Impacto de la relación doctor-paciente” publicado en la revista Physicians Postgraduate Press. “La relación médico-paciente representa una relación fiduciaria en la cual, al entrar en la relación, el médico acepta respetar la autonomía del paciente, mantener la confidencialidad, explicar las opciones de tratamiento, obtener el consentimiento informado, proporcionar el más alto nivel de atención y comprometerse a no abandonar al paciente sin darle el tiempo adecuado para encontrar un nuevo médico”.

Según el estudio, en muchas ocasiones, los pacientes revelan secretos, preocupaciones y temores a los médicos que aún no han mencionado a sus amigos o familiares. De hecho, confiar en un médico les ayuda a mantener o recuperar su salud y bienestar.

Por otro lado, esta relación única abarca cuatro elementos clave: conocimiento mutuo, confianza, lealtad y consideración. Según el estudio “La relación paciente-doctor: una síntesis de la literatura cualitativa en la perspectiva de los pacientes”, publicado en el British Journal of General Practice y escrito por los doctores Matthew Ridd y Alison Shaw, el conocimiento se refiere a lo que sabe el médico del paciente, así como lo que sabe el paciente del médico. La confianza implica la fe del paciente en el cuidado del médico, así como la confianza del médico en el paciente y lo que le dice sobre sus síntomas. La lealtad se refiere a la voluntad del paciente de perdonar a un médico por cualquier inconveniente o error y al compromiso del médico de no abandonar a un paciente. La consideración implica que los pacientes sienten que el médico es empático con ellos como individuo y que están “de su lado”.

Las preguntas que debes hacerle al médico

Ahora bien, tener una relación de confianza con el médico requiere que el paciente se abra y brinde información importante al médico, sin embargo, también requiere que no haya dudas entre las dos partes. Esto quiere decir que el paciente está en todo su derecho a hacer cualquier tipo de pregunta que entienda que es importante. Dependiendo de la condición, será necesario hacer algún tipo de preguntas más específicas y, en caso de que tenga que ver con temas sexuales, no sientas vergüenza, ya que a la larga será para tu beneficio. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos recomienda hacer las siguientes preguntas al médico:

  • ¿Por qué me están haciendo estas pruebas?
  • ¿Cómo me voy a enterar de los resultados y cuánto se tardarán?
  • ¿Qué vamos a saber luego de las pruebas?
  • ¿Cuál es mi diagnóstico?
  • ¿Qué pudo haber causado la condición? ¿Será permanente?
  • ¿Qué tratamiento me recomienda?
  • ¿Hay otros tratamientos?
  • ¿Cuáles son los beneficios?
  • ¿Cuáles son los riesgos?
  • ¿Por cuánto tiempo necesitaré el tratamiento?
  • ¿Qué medicinas me está dando? ¿Para qué son?
  • ¿Cómo afectará el tratamiento las cosas importantes de mi vida?
  • ¿La enfermedad o el tratamiento me impedirá trabajar o hacerme cargo de mi familia?
  • ¿Dónde puedo conocer más sobre la condición?
  • ¿Cómo puedo lidiar con la enfermedad si vivo solo?
  • ¿Podré tener hijos luego del tratamiento?
  • ¿Tendré alguna limitación física?
  • ¿A qué hora puedo llamarle en caso de tener alguna duda?
  • l  ¿Dónde llamo si tengo alguna emergencia?
  • ¿Debe algún otro médico mantenerse informado de mi caso?

Responsabilidad individual

Visitar un médico, ya sea por rutina, porque tienes alguna enfermedad o porque simplemente tienes unos síntomas, es el paso más importante y sensato que puedes dar. Es una responsabilidad que tiene cada persona consigo mismo. Para hacerte la vida más fácil, durante el año, distintas organizaciones sin fines de lucro, la empresa privada, así como el gobierno estatal y federal, llevan a cabo eventos y campañas educativas con el propósito de concienciar sobre distintas condiciones de salud. De hecho, en el mes de enero se lleva a cabo una serie de programas de prevención dirigida a enfermedades o condiciones en particular, como son el ácido fólico, la influenza, el cáncer cervical y el cuidado de los ojos, entre otros.

A esto hay que añadir que, desde principios de enero de este año, la salud mental de la mayoría de los puertorriqueños se ha visto comprometida con los terremotos que han tenido como epicentro la costa sur de Puerto Rico. Es por eso que recomienda a todo el que se sienta ansioso, que tenga miedo o problemas para dormir, entre otros síntomas, que saque de su tiempo y visite a un profesional de la salud mental.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba