Loader
Salud cardiovascular

5 hallazgos que revolucionan el tratamiento cardiovascular

Miembros del Colegio Americano de Cardiología (ACC en inglés) dieron sus predicciones en su Revista de Cardiología

Photo
Tener un compañero romántico puede disminuir tu presión arterial. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Sobre los nuevos avances y tecnologías que ayudarán a mejorar la salud cardiovascular en el 2019, miembros del Colegio Americano de Cardiología (ACC en inglés) dieron sus predicciones en  su Revista de Cardiología, las cuales fueron publicadas en la página web de la organización profesional. 

¿Comes pollo frito y eres mujer? Toma nota

El consumo frecuente de comidas fritas, especialmente el pollo, aumenta el riesgo de muerte en mujeres entre los 50 y los 65 años, advirtió un estudio presentado recientemente.

Un informe, publicado en la revista científica British Medical Journal (BMJ), señala que el consumo diario de pollo frito aumenta en un 13 % el riesgo de muerte por cualquier causa (clínica) y en un 12% el riesgo de morir por enfermedades cardíacas en el grupo de mujeres estudiadas. De igual manera, el consumo al menos una vez al día de pescado o marisco frito eleva el riesgo de muerte por cualquier causa en un 7% y en un 13% por enfermedades relacionadas con el corazón en el mismo grupo.

“Reducir el consumo de alimentos fritos, especialmente el pollo, el pescado y los mariscos, puede tener un impacto clínico significativo a todo lo largo del espectro de la salud pública”, concluyó el reporte elaborado por un grupo de investigadores de la Universidad de Iowa.

No todas las grasas saturadas son iguales cuando se trata de la salud
El tipo de grasa saturada que ingerimos puede afectar nuestro riesgo de sufrir un ataque al corazón, de acuerdo con un estudio publicado por el International Journal of Cardiology. 

El estudio, realizado en los países bajos, investigó si las grasas saturadas cuyas cadenas de átomos varían en longitud de 4 a 18 átomos de carbono se asociaban a un mayor riesgo de desarrollar infartos al miocardio.

Aunque los investigadores aceptan que la alimentación varía en cada país, establecieron que el ácido palmítico, con 16 átomos de carbono, es el que se consume con mayor frecuencia, seguido del esteárico, con 18 átomos de carbono. Ambos se encuentran comúnmente en las carnes. 

La conclusión fue que aquellos que ingerían dietas con relativamente poco de estos ácidos y mayor cantidad de proteína vegetal reducía su riesgo de infarto al miocardio. Incluso, aquellos individuos que ingerían grasas saturadas con cadenas de 14 átomos de carbono o menos, típicamente encontradas en productos lácteos, también tenían un riesgo menor.

Se debe limitar el consumo de grasa, alineándolo con la dieta saludable recomendada, que enfatiza un consumo menor de carnes rojas y procesadas, así como de azúcares añadidos, un menor consumo de sal y aumentar el consumo de granos integrales, frutas y vegetales.

Tener un compañero romántico puede disminuir tu presión arterial
Un estudio de la Universidad de Arizona destaca que, pensar en tu compañero romántico al enfrentarse a una situación estresante puede ayudar a mantener tu presión arterial bajo control, tan efectivamente como si la persona estuviera acompañándote físicamente. 
El estudio, publicado en la revista Psychophysiology, puede ayudar a explicar por qué, en parte, las relaciones románticas estables se asocian a un mejor estado de salud.

La enfermedad cardiovascular comienza en el útero
Una investigación publicada por la revista PLoS Biology y realizado en ovejas da cuenta de cómo la prole de las ovejas que tuvieron un embarazo complicado puede tener un mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiaca en el futuro. Los hallazgos sugieren que nuestras cartas genéticas pueden estar marcadas antes del nacimiento, evidenciando el énfasis que debe dárseles a las estrategias preventivas. 

Dormir menos de 6 horas aumenta el riesgo cardiovascular
Un estudio de Colegio Americano de Cardiología encontró que quienes duermen menos de 6 horas en la noche pueden tener un mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular que aquellas que duermen de 7 a 8 horas. De acuerdo con el estudio, la pobre calidad del sueño puede aumentar el riesgo de desarrollar ateroesclerosis. 

El estudio se diferencia de otros  en que es uno a gran escala y usó tecnología de ultrasonido tridimensional, entre otros adelantos tecnológicos.

 Algunos datos

El costo de una válvula convencional es de $2,500 a $4,00. La percutánea cuesta $25,000. Mientras que la que se implanta actualmente en CCPRC, está en unos $5,000. La mayoría de los planes médicos la cubren.

Los riesgos de estas cirugías son los mismos de una cirugía cardiaca. Entre ellos, infección, hemorragias, necesidad de transfusiones de sangre; infección de las válvulas o endocarditis (inflamación del revestimiento interior de las válvulas y cámaras cardiacas); derrame cerebral y hasta la muerte. Sin embargo, hasta el 98% de los pacientes no tiene problemas.

Ciertas condiciones de las válvulas se pueden prevenir. Por ejemplo, la endocarditis, según el doctor Iván González Cancel, se previene con buena higiene oral. Pero también destaca que es una enfermedad que es común en usuarios de drogas intravenosas.  

Las válvulas se hacen del pericardio bovino (vacas) de la membrana que rodea el corazón. Su durabilidad es de 15 a 20 años.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba