Loader
Sus aplicaciones médicas y terapéuticas son incontrovertibles

Hongos mágicos siguen pasos del cannabis en su despenalización

La investigación sobre las aplicaciones médicas de la psilocibina está limitada por el hecho de que la droga sigue siendo ilegal prácticamente en todas partes

  • Por Bloomberg
  • 22 JUN. 2019 - 07:00 AM
Photo
Los defensores dicen que los hongos tienen un potencial médico sin explotar que sería tan poderoso como el cannabis, especialmente para tratar la depresión y la adicción. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

A medida que la legalización del cannabis se extiende por todo el mundo, otra droga que altera la mente está tratando de seguir sus pasos: los hongos mágicos.

Denver votó en mayo para despenalizar el hongo que contiene psilocibina, una sustancia psicoactiva popularizada por la contracultura de los años 60. Oakland, California, siguió el liderazgo de Denver unas semanas más tarde y Oregon está tratando de obtener una medida similar en la boleta electoral para 2020.

Los defensores dicen que los hongos tienen un potencial médico sin explotar que sería tan poderoso como el cannabis, especialmente para tratar la depresión y la adicción. La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos concedió el estatus de "terapia de avanzada" en octubre a Compass Pathways Ltd. para que pudiera probar el fármaco en depresiones resistentes a tratamientos, acelerando así el proceso de desarrollo. La compañía con sede en Londres dice que ahora está procediendo con un ensayo clínico a gran escala en Europa y América del Norte.

En los últimos años, investigadores de la Universidad de Nueva York hallaron que la psilocibina causa una reducción "rápida y sostenida" de la ansiedad y la depresión en pacientes con cáncer de alto riesgo. Además, psiquiatras de la Universidad Johns Hopkins descubrieron que los hongos pueden ayudar a las personas a dejar de fumar. Otro estudio reveló que la sustancia psicodélica también ayuda con la dependencia del alcohol.

"Las aplicaciones médicas y terapéuticas son cada vez más incontrovertibles en un mundo donde la depresión es una de las afecciones más comúnmente diagnosticadas", dijo Ronan Levy, exejecutivo de Aurora Cannabis Inc. y cofundador de Field Trip Ventures en Toronto, una startup centrada en psicodélicos terapéuticos, entre ellos los hongos.

Levy cree que solo es cuestión de tiempo antes de que otros, incluidos muchos exejecutivos del sector del cannabis, se den cuenta del potencial de los psicodélicos y comiencen a buscar inversionistas. El interés ya está empezando a crecer en algunos campos. Sanjay Singhal, fundador de Audiobooks.com, financia investigaciones sobre la psilocibina y otros psicodélicos, entre ellas un estudio planificado sobre la microdosis en el Centro de Estudios Psicodélicos de la Universidad de Toronto.

Nada que perder

Sin embargo, a diferencia del cannabis, la investigación sobre las aplicaciones médicas de la psilocibina está limitada por el hecho de que la droga sigue siendo ilegal prácticamente en todas partes. En Denver, por ejemplo, el uso personal y la posesión de hongos es "la prioridad legal menos importante de la ciudad", pero la venta y distribución de la droga sigue siendo ilegal.

Esto ha sido un reto para psicoterapeutas como Bruce Tobin, un consejero clínico registrado en Victoria, Columbia Británica, que se especializa en el tratamiento de la ansiedad, la depresión y el trauma emocional.

Tobin solicitó al gobierno canadiense lo que se conoce como una exención de la Sección 56 (1), que otorga a los investigadores y médicos acceso a componentes que están prohibidas por la ley de sustancias y medicamentos controlados del país. Él considera que hay cerca de 3,000 personas en Canadá que sufren de angustia al final de su vida y que no responden a otros tratamientos para la depresión. "Este es un grupo para el que es literalmente cierto que no les queda nada que perder, y nuestro argumento es que, para estas personas en particular, la psilocibina es un tratamiento médico razonable", incluso sin haber terminado los ensayos clínicos avanzados, dijo.

’Algo inquieto’

Tobin no espera ganar, pero está preparado para acudir a los tribunales y luchar contra la decisión, de la misma manera que lo hicieron los defensores de la marihuana en los casos históricos que llevaron a la legalización de la marihuana médica en 2001.

Si bien considera que las normas sobre el cannabis establecen "una precedencia legal extremadamente fuerte" para la psilocibina, no quiere que los hongos sigan el mismo camino hacia la legalización que la marihuana. El efecto del punto alto de los hongos dura más tiempo y puede ser mucho más intenso que el cannabis y, a veces, acompañado de alucinaciones, náuseas y el riesgo de un "mal viaje".

"Me siento un poco incómodo porque hay muchos empresarios en Canadá que ven la psilocibina como la próxima gran cosa, y quiero desalentar eso", dijo Tobin. Él ve la droga como parte de un proceso de psicoterapia en curso que solo debe realizarse bajo la supervisión de un especialista, y cree que algunas personas nunca deben tomar psicodélicos en absoluto.

"No quiero que esto suene demasiado literal, pero entre el cannabis y los psicodélicos, la diferencia es similar a la que existe entre las armas convencionales y las nucleares", dijo. "No veo a la psilocibina como algo que será legal en Canadá o que necesariamente deba serlo".

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba