Loader
Tendencias para conservar la vida

Investigaciones científicas que sacudirán la salud y el bienestar

Un informe de WGSN destaca varias investigaciones científicas que cambiarán el rumbo de la industria del antienvejecimiento

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 13 ENE. 2019 - 03:00 AM
Photo
Nos hallamos ante la necesidad de encontrar medicaciones alternativas para tratar el creciente número de infecciones resistentes. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Si bien es cierto que debemos vivir el tiempo presente: el aquí y ahora, conocer qué hace la ciencia para promover la salud y el bienestar es alentador. La esperanza también es vida.

El informe “La belleza del futuro 2023” de WGSN (World Global Style Network), compañía dedicada al análisis de tendencias, destaca varias investigaciones científicas que cambiarán el rumbo de la industria del antienvejecimiento.

Uno de los puntos de acción es trabajar con el cuerpo, no contra él. En vez de tratar las dolencias con elementos externos, se buscan las respuestas en el propio cuerpo para implementar los elementos que este usa naturalmente para sanarse y regenerarse, explica el informe.

La tecnología será reina en el alcance del bienestar. Según WGSN, la próxima fase del bienestar contemplará cómo la función cerebral se vuelve una prioridad, pues la tecnología se centra en las secuencias neuronales e impulsa físicamente al cuerpo hacia un estado de calma.

A continuación, cuatro proyectos investigativos que te sorprenderán:

1. Ingeniería del conocimiento

En el futuro, como indica Wellness 2030, el informe del Global Wellness Institute, miraremos a la biotecnología como una forma de “hackear” el sistema. También llamada “ingeniería del conocimiento”, la próxima generación de tecnologías de la felicidad usará la ciencia para manipular nuestros genes y células cerebrales, lo que permitirá experimentar el nivel deseado de bienestar instantáneamente.

Ya se pueden ver ejemplos de este movimiento. El proyecto Flow Genome (flowgenomeproject.com) se centra en explorar nuestro estado de flow. El proyecto está comprometido en mapear el genoma de Flow para 2020 y publicarlo en código abierto para todo el mundo.

2. Inhalar bienestar

Un reciente estudio de la Universidad de Parma, en Italia, ha probado un aerosol inhalable que transporta nanopartículas de un fármaco directamente al corazón para tratar enfermedades. El producto ha sido probado en ratones con resultados positivos. Las nanopartículas son lo bastante pequeñas como para ser absorbidas por los alvéolos pulmonares y pasar al flujo sanguíneo, donde viajan hasta el corazón, en donde se libera el medicamento.

Inhale Health de California ya está explorando este mercado con su línea de nutrientes inhalables. 

3. Salvadores posantibióticos

Nos encaminamos hacia una época posantibióticos y nos hallamos ante la necesidad de encontrar medicaciones alternativas para tratar el creciente número de infecciones causadas por nuevas bacterias resistentes. Algunos científicos afirman que la respuesta está en la etnobotánica, una práctica dedicada al modo en que los pueblos indígenas usan las plantas como tratamiento y sanación. Las investigaciones indican que la medicina botánica es anterior a la civilización y más antigua que la propia humanidad, ya que muchos animales parecen automedicarse con plantas.

La investigación ya ha comenzado y la doctora Cassandra Quave, del Departamento de Biología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Emory,  es una pionera. Sus descubrimientos hasta la fecha incluyen nogal verde inmaduro —que puede aplicarse para tratar infecciones por hongos—, castaña dulce —que bloquea los efectos del SARM (Staphylococcus aureus resistente a meticilina)— y mucosa de bagre —que puede ayudar a tratar la neumonía.

Benjamin Chan, un investigador asociado de la Univesidad de Yale, en Connecticut, ha mostrado los súperpoderes potenciales de los bacteriófagos, virus que infectan y destruyen ciertos tipos de bacterias. Por otro lado, una proteína única con propiedades antibacterianas hallada en la leche de ornitorrinco se está anunciando como antídoto.

Científicos de IBM Research están recurriendo a microbios sintéticos para enfrentarse a los súpervirus. Las moléculas sintéticas, que son biodegradables y atacan a las bacterias sin dañar los órganos, se han diseñado para funcionar de la misma manera que nuestro propio sistema inmune y atacan las bacterias mediante la destrucción de sus membranas protectoras.

La autosanación del cuerpo

Ya se están realizando investigaciones sobre distintas formas de tratar a un paciente usando sus propias células. Bruce Levine del Centro de Inmunoterapias Celulares de la Universidad de Pensilvania, ha desarrollado una forma de atacar la leucemia con versiones modificadas de las células de los glóbulos blancos del paciente, conocidas como células T con receptores de antígeno quiméricos, usando una foTrma inhabilitada del virus del VIH. Las células pueden identificar y atacar las células cancerígenas, algo que normalmente no es posible en pacientes con cáncer, cuyos glóbulos blancos disminuyen drásticamente cuando se someten a tratamientos médicos. El método ha sido aprobado por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos, en inglés) y Levine está trabajando en combatir tipos concretos de cáncer.

Por otro lado, en Evelo Biosciences, en Massachusetts, el renovado interés en los microbios naturales del cuerpo ha demostrado que podría ayudarnos a combatir un sinnúmero de enfermedades. Bajo la dirección del CEO Simba Gill, la investigación propone que los microbios se conviertan en un polvo blanco de administración oral. Cuando se ingieren, interactúan con el sistema inmune a través del aparato digestivo y han demostrado que eliminan la inflamación. Gill ha logrado aislar diferentes microbios que tienen el potencial de tratar diversas enfermedades, como melanoma, artritis y síndrome del intestino irritable.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba