Loader
¿Es posible?

La ciencia avanza en la prevención y la detección precoz de la artritis

La artritis es un trastorno autoinmune crónico y frente al cual la medicina busca mejorar su diagnóstico precoz y, en especial, su prevención

  • Por El Mercurio / GDA
  • 18 JUN. 2019 - 10:06 AM
Photo
Se estima que la artritis afecta a unos 60 millones de personas en el planeta. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Dolor, rigidez e inflamación en las articulaciones, sobre todo en las mañanas, son síntomas habituales de la artritis reumatoide. Un trastorno autoinmune crónico que se estima afecta a unos 60 millones de personas en el planeta y frente al cual la medicina busca mejorar su diagnóstico precoz y, en especial, su prevención.

¿Es posible? A juicio de los expertos, sí. Aunque la prevención de enfermedades autoinmunes es un territorio poco conocido, muchos estudios ya están en marcha para entender cómo lograrlo.

"La mayoría de estas enfermedades solo se identifican una vez que la persona se “enferma”. Pero, las pruebas basadas en muestras de sangre ahora pueden identificar a quienes están en riesgo antes de que aparezcan síntomas, abriendo un mundo completamente nuevo de detección y posible prevención", dice el doctor Tommy Cheung, de la Universidad de Hong Kong.

Cheung y una decena de expertos de otros países acaban de publicar en la revista Clinical Therapeutics un análisis de todas las investigaciones disponibles al respecto. Y la conclusión es esperanzadora: "El tratamiento de la artritis en forma precoz puede permitir que funcionen terapias más baratas y seguras; porque una vez que se ha desarrollado, se necesitan medicamentos muy potentes para controlarla".

A cualquier edad

Durante mucho tiempo esta patología se asoció al envejecimiento, pero hoy se sabe que puede presentarse a cualquier edad. Además, en su evolución no solo daña las articulaciones, sino también otros órganos como la piel, los ojos, los pulmones, el corazón y los vasos sanguíneos.

"La mayoría de las personas están familiarizadas con la prevención de enfermedades como la diabetes, las enfermedades cardíacas o el cáncer", dice el doctor Kevin Deane, otro de los investigadores de la Universidad de Colorado, Estados Unidos.

"Por ejemplo, es muy común que alguien se haga un análisis de sangre de rutina, lo que podría revelar un colesterol alto, un factor potencial de riesgo cardíaco. Esa persona puede implementar cambios en el estilo de vida, como comer de forma más saludable, dejar de fumar y hacer más ejercicio. Algo similar hay que hacer con la artritis".

Investigaciones han demostrado que el desarrollo de la artritis puede retrasarse -o incluso prevenirse- con una dosis única de medicamento que se usa normalmente en personas que ya tienen la enfermedad declarada. El punto es determinar en el momento adecuado a las personas susceptibles de enfermar a futuro, y eso ya se está logrando. También hay varios ensayos clínicos en curso que deberían ayudar a establecer qué medicamentos tienen el potencial de prevenir la artritis.

"La artritis se encuentra en una situación afortunada en comparación con otras enfermedades inflamatorias, donde rara vez se conoce cuándo y dónde se puede activar la inmunidad específica de la enfermedad -agrega Cheung-. Esperamos que la inversión en el desarrollo de estrategias preventivas conduzca eventualmente a un cambio definitivo".

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba