Loader
Sin la energía sexual no existiríamos

La falta de educación sobre el sexo es la que provoca la vergüenza o la risa

La sexualidad es un elemento de vida imprescindible para las personas, porque es un elemento de calidad, de vivir mucho mejor

  • Por Agencia EFE
  • 13 FEB. 2019 - 1:00 PM
Photo
La educación sexual se empieza desde el apego que los padres y las madres les dan a los hijos. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La falta de educación sobre la sexualidad humana a temprana edad es el factor principal para que a algunas personas les parezca bochornoso o gracioso hablar sobre dicho tema. Así lo explicaron a Efe varios sexólogos que participaron recientemente del II Congreso Internacional de Sexología de Puerto Rico.

Para el español Manuel Lucas Matheu, conversar sobre el tema de la sexualidad en algunas culturas es un "tabú", mientras que, para la costarricense Margarita Murillo, existe "el desconocimiento de que somos seres sexuados". Para la puertorriqueña Gloria Mock, el asunto se debe conversar y discutir de manera "natural".

"En esta cultura, la sexualidad humana es considerada un tabú, cuando es absolutamente pecaminoso; cuando realmente la sexualidad humana es un valor, una capacidad de desarrollar", sostuvo Matheu, cirujano médico y profesor de la Universidad de Almería, en España, en el acto, celebrado en la Universidad del Este, en Carolina, del 31 de enero al 2 de febrero de 2019.

El catedrático enfatizó que "la sexualidad es un elemento de vida imprescindible para las personas, porque es un elemento de calidad, de vivir mucho mejor", y cree que, por ello, los seres humanos "le hemos prestado poca atención y debemos presentarle más de la que se le presta".

Matheu, quien presentó su más reciente libro, "Manual de sexología comunitaria", detalló que hablar de la sexualidad humana desde temprana edad, evitará que las personas se conviertan en personas violentas.

"La educación sexual se empieza desde que el niño nace. Se empieza desde el apego que los padres y las madres les dan a los hijos. Hay que darles vinculación afectiva, abrazarlos, acariciarlos, darles cariño. Y no solo la madre, sino el padre, los hermanos, los tíos y los abuelos", enfatizó.

Matheu reconoció, además, que "vivimos en una sociedad bastante enferma referente a la sexualidad", y que por ello "debemos empezar a construir más", desde la sexología, "una sociedad con mucho más bienestar, relajada y más sana desde el punto de vista sexual", lo que provocará "una trascendencia a otros niveles más importantes".

El investigador también recomendó que el tema de la sexualidad humana se incluya en los currículos de educación, al igual que otras disciplinas elementales, como Matemática, Historia, Literatura y Geografía.

La sociedad debe acoger, rechazar y excluir la marginación hacia las personas que desean enamorarse y obtener placer por otras del mismo sexo, añadió Matheu.

"La sexualidad, por tanto, es diversa, los deseos son diversos, los amores son diversos y la forma de vivir es diversa. Y cada uno lo vive de manera diversa. Es un hecho científico absolutamente demostrable", puntualizó.

Murillo, por su parte, dijo a Efe que la actitud de burla, chiste o rechazo de hablar sobre la sexualidad "es porque desconocemos muchísimo que, por evolución, somos seres sexuados".

"Si fuéramos muy educados sexualmente, la mayoría levantaría la mano y diría 'yo soy sexo', porque, sin la energía sexual no existiríamos ni podríamos sobrevivir", sostuvo la también directora ejecutiva de la Fundación para la promoción de la salud y el bienestar sexual laboral y recreativo.

Murillo sostuvo, igualmente, que el tema de la sexualidad humana se ha limitado a los genitales "porque es un área del cuerpo que es muy sensible a la energía, al deseo y a la excitación sexual", y también a que a los niños se les arranca educando sobre el abuso sexual, pues les provocaría una actitud negativa sobre el sexo.

"Ahí está la equivocación y por eso se convierte en un tabú. Si todos tenemos deseo, ganas de besar, que nos deseen, con ganas de amar, de sentirnos amado", afirmó Murillo, al tiempo en que destacó que culturalmente en los países les cambian los nombres de los órganos por frutas o verduras.

"Si te das cuenta, en todas las culturas el morbo gira en torno del placer y de los órganos genitales. Esto dice que culturalmente hemos mutilado un poco el acceso a una forma de nombrar todas las partes del cuerpo y no sentir vergüenza", resaltó.

Mock, finalmente, indicó a Efe que esa falta de discusión sobre la sexualidad "es porque al tener una base donde la sexualidad no se ha presentado como algo natural y normal en las personas" y porque reciben toda la teoría fuera de su entorno familiar.

"Y cuando no se sabe manejar un tema, pues uno se pone nervioso o hace chistes para evitarlo", sostuvo.

"Desde pequeño, en nuestro hogar, cuando el nene ve que papi y mami son así y yo soy así, es momento de educar sobre las diferencias de los cuerpos. Y yo creo que desde pequeño se enseña no solo lo biológico, sino la actitud del respeto hacia el cuerpo y del cuido del cuerpo para así evitar esa idea de que esto es algo malo", agregó.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba