Loader
Algunos pueden conllevar riesgos significativos para la salud

La FDA advierte sobre productos que reclaman “curar” el autismo

Entre otras consideraciones, debes sospechar si los productos afirman tratar una amplia gama de enfermedades

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 26 ABR. 2019 - 08:02 AM
Photo
Aproximadamente 1 de cada 68 niños han sido identificados con un trastorno del espectro del autismo. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, adscrita a los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés), define el trastorno del espectro autista (TEA) como una afección neurológica y de desarrollo que comienza en la niñez y dura toda la vida. Este trastorno afecta cómo una persona se comporta, interactúa con otros, se comunica y aprende, e incluye lo que se conocía como síndrome de Asperger y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), señalan que aproximadamente 1 de cada 68 niños han sido identificados con un trastorno del espectro del autismo (TEA) y que esta condición de salud se presenta en todos los grupos raciales, étnicos y socioeconómicos. Este trastorno es 4.5 veces más común entre los varones (1 de cada 42) que entre las niñas (1 de cada 189).

Se le conoce como "trastorno de espectro" porque diferentes personas pueden tener una gran variedad de síntomas. Los NIH explican que los niños con autismo tienen dificultades con la interacción social, presentan problemas con la comunicación tanto verbal como no verbal, exhiben comportamientos repetitivos y tienen intereses reducidos y obsesivos. Los efectos de estos comportamientos pueden ser desde leves hasta incapacitantes. Algunos niños tienen un funcionamiento muy alto, mientras que otros pueden tener retrasos significativos en la cognición y el desarrollo.

Debido a que pueden manifestarse síntomas del TEA y de otros trastornos a la vez, como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), los NIH establecen que es importante que el tratamiento se centre en las necesidades específicas de cada individuo. Las intervenciones conductuales existentes están diseñadas para tratar síntomas específicos, particularmente problemas de comunicación, y pueden mejorar. La intervención temprana es clave.

Existen medicamentos aprobados por la FDA que pueden ayudar a algunas personas a controlar los síntomas relacionados con el TEA, entre estos se encuentran los antipsicóticos, tales como la risperidona (para pacientes de entre 5 y 16 años) y el aripripazol (para pacientes de entre 6 y 17), para tratar la irritabilidad relacionada con los trastornos del espectro del autismo.

Sin embargo, la FDA recomienda que, antes de emprender cualquier intervención conductual o terapia con medicamentos que alegue ser un tratamiento o una cura para el autismo, consultes con un profesional de la salud. Advierte que el autismo no tiene cura, por lo que los productos o los tratamientos que afirman “curarlo” no funcionan. Lo mismo sucede para muchos productos que afirman “tratar” el autismo o los síntomas relacionados y, lo que es peor, algunos pueden conllevar riesgos significativos para la salud.

El comandante Jason Humbert, MHS, RN, agente de operaciones de control de la Oficina de Asuntos Regulatorios de la FDA, dijo que la dependencia ha advertido o actuado contra varias empresas que han hecho afirmaciones indebidas sobre el uso indicado de sus productos como un tratamiento o una cura para el autismo o para los síntomas relacionados. Algunas de estas supuestas terapias conllevan riesgos significativos para la salud, como:

Terapias de quelación: estos productos alegan eliminar las sustancias químicas y los metales pesados tóxicos del organismo enlazándose con ellos y “extrayéndolos” del sistema. Vienen en varias presentaciones, como aerosoles, supositorios, cápsulas, gotas y baños de arcilla. Los agentes quelantes aprobados por la FDA son para usos específicos que no incluyen el tratamiento o la cura del autismo, tales como el tratamiento para el envenenamiento por plomo y la acumulación excesiva de hierro, y solo están disponibles con receta médica. Las terapias de quelación con receta aprobadas por la FDA deben utilizarse con la supervisión de un profesional de la salud únicamente. La quelación de minerales importantes que son necesarios para el cuerpo puede tener consecuencias graves y potencialmente mortales.

Oxigenoterapia hiperbárica: esta consiste en respirar oxígeno en una cámara presurizada y ha sido autorizada por la FDA para ciertos usos médicos, como el tratamiento del síndrome de descompresión que sufren los buzos.

Baños de arcilla purificantes: añadidos al agua de la beñera, estos productos alegan extraer las toxinas químicas, los contaminantes y los metales pesados del cuerpo. Se anuncian indebidamente ofreciendo "mejoras dramáticas" para los síntomas del autismo. 

Otros productos, como la leche de camello cruda y los aceites esenciales: se han comercializado como tratamientos para el autismo o sus síntomas, pero no se ha demostrado que sean seguros ni eficaces para tales usos publicitados.

Consejos prácticos

Para ayudarte a identificar afirmaciones fraudulentas o engañosa, la FDA recomienda:

  • Desconfía de los productos que afirman tratar una amplia gama de enfermedades.
  • Los testimonios personales no pueden sustituir las pruebas científicas.
  • Pocas enfermedades o padecimientos pueden ser tratados con rapidez, así que desconfía de cualquier terapia que alegue ser una “cura rápida”.
  • Las supuestas “curas milagrosas” que alegan ser avances científicos o contener ingredientes secretos son probablemente un engaño.

Si tienes alguna pregunta sobre el tratamiento, habla con un proveedor de atención médica que se especialice en el cuidado de personas con TEA. También puedes acceder información sobre terapias e intervenciones para el TEA en la página del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano, al igual que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba