Loader
Mucho ojo a la grasa visceral

La grasa corporal influye en la gravedad del cáncer de próstata

Un nuevo estudio de la Universidad de Harvard da pistas sobre quiénes podrían estar en mayor riesgo de sufrir esta patología en su forma más agresiva

  • Por El Mercurio / GDA
  • 24 JUN. 2019 - 06:30 AM
Photo
Intervenciones de estilo de vida, como la dieta y el ejercicio, serían un medio para prevenir el cáncer de la próstata. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La detección del cáncer de próstata a través de los síntomas es prácticamente imposible, porque estos casi siempre se presentan de forma tardía. De ahí la importancia de prevenir.

Para avanzar en este sentido, un nuevo estudio dado a conocer ayer por la Universidad de Harvard da pistas sobre quiénes podrían estar en mayor riesgo de sufrir esta patología en su forma más agresiva, es decir, cuando esta tiene más posibilidad de causar la muerte.

Se trata de los casos que se diagnostican en forma metastásica o diseminada, o los que siendo localizados tienen riesgo de reaparecer. También son pacientes quienes, sin importar el grado de avance de la enfermedad, evolucionan peor.

Para el nuevo trabajo, los científicos de Harvard siguieron los indicadores de salud de 1,832 hombres, quienes fueron monitoreados durante 13 años para medir su riesgo de desarrollar cáncer de próstata y de fallecer por esa causa.

Al estudiar cada caso, los investigadores vieron que mayores niveles de grasa visceral -la que se encuentra en el abdomen y que rodea los órganos-, así como la grasa subcutánea del muslo -ubicada justo debajo de la piel-, se asoció con un mayor riesgo de sufrir cáncer de próstata agresivo. Los resultados fueron publicados ayer en la revista Cancer.

"Es un estudio muy relevante, porque es algo que los médicos intuíamos, que la grasa aumentaba el cáncer de alto riesgo, y ahora tenemos esa confirmación", dice el doctor Camilo Sandoval, jefe de urología de la FALP.

Esto sugiere que intervenciones de estilo de vida, como la dieta y el ejercicio, serían un medio para prevenir, dice el doctor.

Si bien el nuevo estudio no responde cuáles son los mecanismos por los cuales la grasa corporal podría influir en la gravedad de la enfermedad, se cree que el tejido adiposo acumulado en las vísceras es más tóxico y desencadena la multiplicación de células malignas, según explica Christian Huidobro, urólogo.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba