Loader
Un problema creciente

La lucha contra la resistencia bacteriana se mantiene firme

A casi un siglo del descubrimiento de los antibióticos, su utilidad y eficacia están en peligro debido a la resistencia bacteriana

  • Por El Mercurio / GDA
  • 02 ENE. 2020 - 08:59 AM
Photo
Se estima que para 2050 habrá más muertes por superbacterias resistentes a antibióticos que por cáncer. (Gerd Altmann / Pixabay)
  • Compartir esta nota:

Desde su aparición en el primer cuarto del siglo pasado, los antibióticos se convirtieron en uno de los medicamentos más importantes en la historia de las enfermedades infecciosas. Sin embargo, a casi un siglo de su descubrimiento, su utilidad y eficacia están en peligro debido a la resistencia bacteriana.

Un problema que se identificó por primera vez en la década de 1960, pero que en los últimos años ha crecido a una velocidad que preocupa a médicos y científicos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que para 2050 habrá más muertes -unos diez millones- por superbacterias resistentes a antibióticos que por cáncer.

El abuso y mal uso de estos fármacos es una de sus principales causas. Por ejemplo, se estima que en la mitad de los casos los antibióticos se utilizan para afecciones de origen viral, para las que no tienen eficacia.

Por ello, los especialistas demandan nuevas estrategias globales. "Desde el año 2000 se han elaborado planes, pero ahora está pasando de ser un problema técnico para convertirse en un problema político del más alto nivel", dijo el doctor Marc Sprenger, director de la Secretaría para la Lucha contra la Resistencia a los Antimicrobianos de la OMS, durante una reunión sobre el tema en Naciones Unidas.

Para dificultar aún más el panorama, las grandes compañías farmacéuticas dedicadas a la investigación y desarrollo de nuevos antibióticos están desapareciendo. Si en los 80 había una veintena solo en Estados Unidos, hoy, debido a su baja rentabilidad, quedan tres. Una de ellas, Melinta Therapeutics, ya anunció que la quiebra es inminente.

"Aunque son imprescindibles, los especialistas queremos que los nuevos antibióticos se usen poco, solo cuando sea necesario, para no agravar el problema de la resistencia. Pero eso juega en contra de las farmacéuticas", explica el doctor José Munita, infectólogo y director del Núcleo Milenio para la Investigación Colaborativa en Resistencia Antimicrobiana (MICROB-R).

"No hay evidencia de ningún antibiótico al que las bacterias no se hayan adaptado tarde o temprano. Por eso es importante su buen uso", precisa el especialista, quien agrega que, de todas formas, hay muchos centros en el mundo trabajando en el desarrollo de alternativas seguras y eficaces.

Entre ellas, investigaciones sobre nuevas moléculas y el lanzamiento de antibióticos de última generación. Otro es el cefiderocol, que actúa sobre casi todas las bacterias resistentes y funciona como un "caballo de Troya": se une al fierro, necesario para la supervivencia bacteriana, de manera que las engaña y altera sus defensas.

Alto costo

"Uno de los problemas en resistencia es el acceso; las nuevas moléculas son más caras y generan diferencias de acceso a nivel de países y también dentro de cada población", lamenta Munita.

La llamada fagoterapia también ha mostrado buenos avances: pacientes con infecciones resistentes se han curado con cocteles de fagos o virus enemigos naturales de las bacterias. "En laboratorio se aíslan aquellos que tengan mayor actividad específica sobre bacterias resistentes y luego se aplican al paciente", explica Munita.

Otra línea de investigación, pero aún a nivel experimental, es la utilización de la técnica CRISPR para modificar el ADN bacteriano, infectando a las bacterias para romper el gen de la enzima que ataca al antibiótico, por ejemplo.

Quienes también juegan un rol esperanzador son las vacunas, que han podido superar la evolución de cepas resistentes. "Las vacunas pueden prevenir múltiples infecciones y, por lo tanto, reducir la circulación de bacterias que pueden crear resistencia", dice la doctora Jeanette Dabanch, de la Sociedad Chilena de Infectología.

La especialista agrega que es necesario recurrir a medidas multifactoriales: trabajar en conjunto en los ámbitos humano, animal y de agricultura, áreas en las que el abuso de antibióticos ha contribuido a la resistencia bacteriana.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba