Loader
Un bebé muy esperado

La lucha de ser padres

La infertilidad debe discutirse abiertamente no solo para diagnosticarla temprana y certeramente, sino para que las técnicas de reproducción asistida y tratamientos disponibles tengan el resultado deseado

Photo
Cualquier pareja que no logre un embarazo luego de un año o seis meses de tener relaciones sin usar ningún tipo de contracepción, cae bajo la definición de lo que es infertilidad. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

¿Has deseado quedar embarazada y, a pesar de los intentos, no lo has logrado? ¿Es infertilidad o sencillamente estás preocupándote más de lo que debieras? ¿Cuándo debes buscar ayuda médica? ¿Cuáles son tus opciones?

El doctor Nabal José Bracero, especialista en endocrinología reproductiva e infertilidad, y director médico de GENES fertility institute, define la infertilidad como la incapacidad de concebir después de tener relaciones sexuales durante un año (o seis meses, si eres mayor de 35 años) sin utilizar ningún tipo de contracepción. Según señala el también catedrático auxiliar del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico y chairman de ACOG Puerto Rico Section, se estima que 1 de cada 7 parejas o cerca de un 15 % de las parejas en edad reproductiva van a sufrir de infertilidad.

“La infertilidad es causada en las mujeres por factores uterinos, factores de las trompas de Falopio, problemas de la ovulación y por problemas que tienen que ver con la anatomía pélvica”, indica el presidente de PROGyn, Inc., mientras añade que entre los problemas más comunes de la ovulación se encuentran el síndrome de ovarios poliquísticos y la disminución de la reserva ovárica o cambios ocasionados por la menopausia prematura. 

“Entre los hombres, los problemas más comunes que pudieran estar relacionados a infertilidad son los trastornos genéticos y los varicoceles (venas varicosas en el tracto reproductivo masculino). Sin embargo, no todos los varicoceles causan problemas de infertilidad masculina”, explica el galeno. 

Entre los factores de estilo de vida que pudieran influenciar la fertilidad tanto en mujeres como en hombre, el doctor Bracero menciona que, en las mujeres, fumar cigarrillos disminuye la cantidad de óvulos a lo largo de la vida, y la malnutrición y la obesidad también contribuyen al desarrollo de desórdenes ovulatorios como el síndrome de ovarios poliquísticos. Por su parte, en los varones, hay múltiples exposiciones a tóxicos en el ambiente y a circunstancias como el calor extremo, que pueden afectar la calidad de los espermatozoides. 

“Es importantísimo recalcar que, en un 30 %, o en 1 de cada 3 parejas, el problema principal por el cual no se están logrando embarazo puede encontrarse en el sistema reproductivo del varón. Por lo tanto, es muy importante que los varones se evalúen. No obstante, si el diagnóstico no es un factor masculino, es primordial que la pareja se mantenga como apoyo y compañero de lucha durante todo el tratamiento”, recalca el médico. 

¿Sospechas que sufres de infertilidad?
“Cualquier pareja que no logre un embarazo luego de un año o seis meses de tener relaciones sin usar ningún tipo de contracepción, cae bajo la definición de lo que es infertilidad”, destaca el doctor Bracero, en este punto el historial médico minucioso, así como el examen físico realizado por el especialista, pueden dar pistas importantes para obtener un diagnóstico inicial de la causa de la infertilidad. 

Por su parte, el Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia (ACOG, por sus siglas en inglés) reseña que durante la preparación del historial médico, se realizarán preguntas en torno a los períodos menstruales, si presenta sangrado o secreciones vaginales anormales y dolor pélvico, o si tiene alguna enfermedad que pudiera incidir en la reproducción, como una enfermedad de las tiroides. Otras preguntas indagarán sobre el uso de medicamentos por la pareja, enfermedades y cirugías previas, el uso de alcohol, tabaco y drogas y hasta a qué se dedican profesionalmente. También se indagará sobre el historial sexual de la pareja. 

Entre las pruebas que se realizan en este proceso se encuentran: el contaje de espermatozoides, una prueba de rayos X de las trompas de Falopio y el útero (histerosalpingograma) y pruebas de laboratorio para ver si la ovulación está ocurriendo. Según el ACOG, aun cuando no se pudiera identificar claramente una causa para la infertilidad, esta pudiera tratarse eficazmente.

Retos de la infertilidad
Si bien existen muchas parejas que, por elección, deciden no procrear, para aquellas que tienen este deseo, la infertilidad puede ser muy estresante. Por ello, una conversación abierta y sincera con el profesional de la salud ayudará a identificar factores importantes para el diagnóstico certero de la infertilidad y, lo más importante, aclarar dudas.

“El reto o la situación más difícil que enfrentan las parejas en la isla o cualquier parte del mundo es que la infertilidad es una enfermedad que no se reconoce y un tema que no se discute”, explica el doctor Bracero, mientras agrega que es una condición estigmatizada, donde las parejas sufren su enfermedad muchas veces en silencio y a solas. De no atenderse, la situación puede tener repercusiones que van más allá de los elementos médicos. El tratamiento integral de los pacientes de infertilidad incluye acceso a psicólogos entrenados en los aspectos emocionales de esta devastadora condición. 

“Eventualmente, esto socava y erosiona la relación de pareja, por lo que estos pacientes necesitan un apoyo emocional increíble por parte de los profesionales que estamos encargados del cuidado de su salud reproductiva”, reafirma el subespecialista, quien asegura que, en la isla, tenemos acceso a prácticamente todas las terapias de reproducción asistida que pueda haber en cualquier parte del mundo. Entre estas tenemos: procedimientos tan sencillos como la inseminación intrauterina hasta aquellos tan complicados como la congelación de óvulos y embriones, el uso de óvulos donados, la subrogacía gestacional y la biopsia embrionaria para diagnóstico genético de preimplantación.

Un plan a futuro
“Mientras más temprano una pareja busque ayuda, más fácil se le hará lograr la meta deseada. La infertilidad es una enfermedad que tiene que ver más que cualquier otra condición con la edad. Desórdenes como la endometriosis, los ovarios poliquísticos, e inclusive, los problemas de infertilidad masculina se pueden atacar mejor cuando la mujer es más joven y tiene una mejor calidad de óvulos. En PROGyn, organización sin fines de lucro dedicada a educar acerca de la salud femenina, promovemos que las parejas busquen expandir sus familias temprano y que establezcan lo que se conoce come el “Plan de Vida Reproductiva”.

“Junto a este plan, es importante delinear en qué momento queremos tener familia y reconocer las enfermedades o problemas potenciales que puedan hacer más difícil lograr el embarazo”, menciona el doctor Bracero, mientras pone de ejemplo que una paciente que en su adolescencia tuvo problemas de endometriosis, sabe que va a tener que enfrentar esta condición en su intento de búsqueda de embarazo, y que, posiblemente, le va a hacer falta el apoyo de un especialista. 

“Todos nuestros obstetras ginecólogos están preparados para identificar y tratar las etapas tempranas de la infertilidad, y también están muy bien educados en cómo y cuándo referir a un especialista en reproducción asistida para que pueda ofrecer los servicios adecuados al tiempo más certero”, finaliza diciendo, para contestar algunas de las preguntas más frecuentes sobre la infertilidad: 
Siempre se habla del reloj biológico de la mujer, ¿sucede lo mismo en los hombres? 

¿Decae la calidad de su esperma con el paso del tiempo?
La fertilidad en la mujer depende de la reserva ovárica, y esta reserva empieza a disminuir después de los 25 años. Después de los 35 años, la capacidad reproductiva se reduce aún más dramáticamente, y alrededor de los 50 años cuando ocurre la última ovulación, se pierde toda capacidad de generar óvulos que puedan ser fertilizados. A diferencia del ovario, el testículo preserva células madres (stem cells) reproductivas que pueden regenerar espermatozoides a través de prácticamente toda la vida. Aunque las hormonas masculinas reproductivas también empiezan a disminuir después de los 25 años, no es hasta cerca de los 80 años que hay una disminución significativa en la producción de espermatozoides. 

¿Qué problemas de salud y/o tratamientos médicos pueden causar la infertilidad en ambos sexos?
Algunos tratamientos contra el cáncer son capaces de afectar las células reproductoras tanto de la mujer como del hombre. En el hombre, la quimioterapia y la radioterapia pueden causar una disminución o la ausencia completa de producción de espermatozoides. En la mujer, dependiendo de la edad donde se exponga el ovario a la quimioterapia o radioterapia, puede haber un impacto adverso a la reserva ovárica.

En estos casos, mientras más joven sea la paciente, más alta es la probabilidad de preservar la fertilidad. En la mujer, cirugías para quistes en los ovarios o cirugías dentro de la cavidad uterina, pueden reducir la cantidad de óvulos disponibles o dañar la capacidad del útero para poder llevar un embarazo. Definitivamente, la mujer que pase por una cirugía donde pierda los ovarios o el útero, va a tener un impacto dramático en su fertilidad. Estas pacientes tienen como única alternativa reproductiva la donación de óvulos o la subrogacía gestacional.

¿Cómo se trata la infertilidad?
La infertilidad se va a tratar según el factor que esté afectado. Cuando tenemos situaciones como la endometriosis, a veces, cabe la posibilidad de operar al paciente si la condición es severa para corregir la anatomía pélvica. Pero, si la endometriosis es leve o moderada, muchas veces vamos a preferir tratar al paciente con técnicas de reproducción asistida.

Si hay una masa (por ejemplo, un fibroma) ocupando el espacio dentro del útero y esa masa está bloqueando el que haya implantación de un embrión, pues vamos a querer remover esa masa. Cuando los varones tienen estructuras que están interrumpiendo la formación o el flujo de los espermatozoides, podemos considerar operar a estos varones. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos, vamos a tratar la mujer con medicamentos para que ovule varios huevitos y combinar esta superovulación con la inseminación intrauterina o con la fertilización in-vitro. La inseminación intrauterina es cuando lavamos y reconcentramos los espermatozoides, y los colocamos dentro del útero en el momento en que la mujer está ovulando. 

¿Cómo se puede optimizar la fertilidad?
La mejor forma de optimizar el potencial de fecundidad de cualquier pareja en edad reproductiva es buscar el embarazo en edad temprana. Recalcamos que después de los 25 años, la reserva ovárica va cuesta abajo, con disminuciones dramáticas en la fertilidad después de los 35 años. 

¿Qué riesgos tienen estas tecnologías/tratamientos?
Los riesgos más comunes de las terapias de reproducción asistida van a ser los embarazos múltiples. Otro riesgo es un desorden que se conoce como el síndrome de hiperestimulacion ovárica severa, el cual ocurre solamente en un 3 a 5% de los casos. En este desorden, los ovarios crecen de forma desmedida y hay que posponer el tratamiento para dejar que los ovarios descansen y vuelvan a su tamaño normal.

Más adelante, una vez el ovario regrese a su tamaño normal, podemos continuar con el tratamiento de superovulación, utilizando dosis más bajas de medicamentos. Pero, definitivamente el riesgo que enfrentamos con más frecuencia tiene que ver con los embarazos múltiples. La última década ha visto un esfuerzo dramático en intentar generar embarazos sencillos durante los tratamientos de infertilidad. Esperamos que, en esta próxima década, tengamos la capacidad y la eficiencia necesaria para poder transferir un solo embrión la mayoría de las veces. 

¿Pueden la dieta y el uso de ciertos suplementos aumentar la fertilidad?
No hay estudios clínicos robustos que apoyen ningún tipo específico de dieta ni de suplementos para aumentar la fertilidad. En realidad, lo que queremos es tener un peso saludable y una frecuencia adecuada de relaciones sexuales para evitar exponernos a los problemas de infertilidad. Es muy importante señalar que mientras más temprano nuestras parejas busquen tener familia, más fácil se les va a hacer ya que, con el paso del tiempo, la tendencia natural del ovario es a generar menos óvulos y de menor calidad. 

¿Qué estudios prometedores se realizan en este momento? 
Los estudios más prometedores que estamos llevando a cabo en la isla tienen que ver con la utilización de terapias más costoefectivas y económicas para los tratamientos de superovulación. También, el núcleo de investigación de la Escuela de Medicina de Ponce ha tenido resultados extraordinarios en la búsqueda de métodos no invasivos para sospechar y describir la endometriosis. 

Alrededor del mundo hay grandes esfuerzos investigativos dirigidos a la creación de óvulos y espermatozoides a partir de células madre, la preservación de tejido ovárico, la trasplantación uterina y la detección y corrección de condiciones genéticas a nivel embrionario y preimplantación. Muchos de estos estudios y protocolos aún están en etapas iniciales, pero prometen ampliar las alternativas terapéuticas de nuestros pacientes.  

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba