Loader
Una afección común en personas mayores

La osteoartritis no es exclusiva de las personas mayores

También puede provocar que crezcan espolones óseos, o crecimientos adicionales de hueso, en los bordes de la articulación

  • Por La Prensa Gráfica / GDA
  • 28 ABR. 2018 - 03:00 AM
Photo
No todas las lesiones se pueden prevenir y, a menos que la lesión inicial se trate adecuadamente, puede provocar lesiones adicionales. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Es una enfermedad que daña el tejido resbaladizo que cubre los extremos de los huesos de una articulación. Ese tejido se llama cartílago y cuando eso ocurre, los huesos comienzan a rozarse entre ellos. Esta fricción causa dolor, hinchazón y pérdida de movimiento. Con el tiempo, la articulación puede perder su aspecto normal.

La osteoartritis también puede provocar que crezcan espolones óseos, o crecimientos adicionales de hueso, en los bordes de la articulación. Algunos pedazos de hueso o de cartílago pueden desprenderse y quedar atrapados dentro del espacio que existe en la articulación, lo que causa más dolor y daño.

A diferencia de otras formas de artritis, la osteoartritis sólo afecta a las articulaciones y no a otros órganos internos.

La osteoartritis es más común en personas mayores. Usar las articulaciones para hacer la misma tarea una y otra vez puede derivar en la enfermedad, aunque las personas más jóvenes también pueden tener osteoartritis.

Los deportistas, por ejemplo, tienen riesgo de padecerla debido al uso extremo que hacen de sus articulaciones. Ese mismo peligro lo tienen las personas que tienen trabajos que requieren la repetición del mismo movimiento una y otra vez.

El problema radica en que las lesiones en una articulación pueden aumentar el riesgo de tener artritis en la articulación más adelante; y el exceso de peso también puede acelerar la artritis en las rodillas, la cadera y la columna vertebral.

Es decir, no hace falta ser una persona de la tercera edad para que los tejidos que ayudan a proteger la articulación no se regeneren.

Los estudios han mostrado que cuando un adolescente o un adulto joven sufren una lesión en la rodilla, por ejemplo, normalmente en los rayos X aparece evidencia de artritis dentro de la década posterior a la lesión.

Por eso es tan importante la rehabilitación luego de sufrir una lesión.

La terapia es fundamental porque permite reforzar estructuras que apoyan la articulación lesionada y es esencial para maximizar su estabilidad, reducir el riesgo de sufrir una lesión de nuevo y evitar un daño irreparable en la articulación.

Como lo explicó un equipo de ortopedistas y especialistas en rehabilitación de la Universidad de Iowa, "la investigación reciente sugiere que el daño agudo en las articulaciones que ocurre al momento de una lesión inicia una secuencia de sucesos que puede provocar daño articular progresivo en la superficie".

Eso implica el deterioro de la superficie del hueso y los tejidos adyacentes que amortiguan y estabilizan los huesos de una articulación como la rodilla, esa es la artritis.

La osteoartritis afecta a millones de personas en el mundo y esa cifra crecerá con el aumento de la obesidad, y el envejecimiento de la población.

El equipo de Iowa señaló que la artritis terminará por desarrollarse en más del 40 por ciento de las personas que se lesionan gravemente los ligamentos (las bandas estabilizadoras que sirven de conexión entre los huesos), los meniscos (los cartílagos en forma de media luna que amortiguan la rodilla y otras articulaciones) o la superficie de una articulación.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba