Loader
La sangre contribuye a hidratarlos

La sed lleva a los mosquitos a picar con más furia

La deshidratación provoca que estos insectos tengan necesidad de sangre, lo cual puede explicar por qué ciertas epidemias se disparan en época de sequía

  • Por
  • 05 MAY. 2018 - 07:00 AM
Photo
Si lo pensamos bien, muchas epidemias de enfermedades transmitidas por mosquitos, como la malaria o el Virus del Nilo Occidental, se han dado durante sequías. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Las picaduras de mosquitos son de las situaciones más molestas, especialmente cuando no solo generan la comezón característica sino también porque transmiten algunas enfermedades.

La ciencia siempre había creído que con la sangre obtenida de los humanos y otros animales, los mosquitos se nutrían, conseguían sus proteínas y las sustancias necesarias para reproducirse y poner sus huevecillos.

Sin embargo, una reciente investigación de la Universidad de Cincinnati, en Estados Unidos, descubrió algo más: aun cuando ya estos insectos tengan las proteínas y nutrientes necesarios, estos pueden picar cuando tienen sed, pues la sangre contribuye a hidratarlos.

"Tiene sentido. Si lo pensamos bien, muchas epidemias de enfermedades transmitidas por mosquitos, como la malaria o el Virus del Nilo Occidental, se han dado durante sequías. Los mosquitos utilizan la sangre para reponer el agua que han perdido cuando se deshidratan", indicó en un comunicado de prensa Elise Didion, coordinadora del estudio.

Didion y sus colaboradores publicaron estas conclusiones el jueves pasado en la revista Scientific Reports.

Descubrimiento por casualidad

Como muchas cosas suceden en ciencia, los investigadores que dieron con este hallazgo no estaban ni siquiera indagando las características de las picaduras de los mosquitos.

El profesor universitario de Biología Joshua Bento estaba con sus estudiantes en el laboratorio estudiando algunos de estos insectos que ya llevaban días sin acceso a agua, cuando varios de ellos se escaparon de un tubo de ensayo.

Allí, notaron que los mosquitos se comportaban de forma inusualmente agresiva y todos trataban de picarlos.

Entonces, comenzaron a estudiar el tema, con diferentes especies de moscos y zancudos y vieron que, cuando los niveles de hidratación bajan un 30%, los insectos se volvían más agresivos y picaban más. En cambio, cuando estaban bien hidratados picaban menos.

Esta característica se observó principalmente en el Culex pipiens, el mosquito o "zancudo" más común en las viviendas del continente americano, pero que no es portador de enfermedades.

¿A qué se debe que busquen la sangre para hidratarse? Los investigadores infieren que la deshidratación los lleva a tener un metabolismo suprimido, sufren de reducción de actividad y esto hace que traten de alimentarse de cualquier fuente líquida.

Recordemos, además, que el cuerpo de estos insectos está diseñado para buscar líquido debajo de la piel de otros seres vivos.

Comprenderlos es una ventaja

¿Qué aporta este nuevo descubrimiento? Conocer esta característica fisiológica permite entender mejor el funcionamiento y actividad de diferentes tipos de mosquitos.

"Si sabemos que los mosquitos reaccionan ante una sequía, podríamos predecir mejor cuándo podría darse una epidemia e ir un paso adelante", indicó a la prensa Christopher Holmes, coautor del estudio.

"Es un paso en la dirección correcta de entender cómo el medio ambiente afecta a los mosquitos", añadió.

De acuerdo con los investigadores esto es particularmente importante, porque con el cambio climático las sequías pueden ser más frecuentes y tener mayor duración.

Entender estas características también podría llevar al estudio de nuevos fármacos. No obstante, aún no han comenzado a estudiar posibles moléculas que sean beneficiosas para ello.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba