Loader
Prevención

La seguridad y la salud van primero

Al asistir a un campamento de verano, se deben tomar ciertas consideraciones para asegurar la salud integral del niño

Photo
Antes de escoger un campamento, se deben tomar en cuenta varias consideraciones, entre ellas, la edad del niño, su estilo de vida y sus intereses. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Para muchos padres, los campamentos son una opción para mantener a sus hijos ocupados durante el verano. Pero, la realidad es que son mucho más, no solo por el elemento de interacción social que proveen, sino también desde el punto de vista del desarrollo de las destrezas necesarias para el bienestar integral del niño.

“Los campamentos son bien importantes porque les enseñan a los niños y adolescentes a compartir, a integrarse a la comunidad, a estar con otros grupos de niños y a aprender de otras experiencias”, sostiene el pediatra Maximino Linares Castro, quien resalta que la alternativa de quedarse en la casa,  viendo televisión, no es la ideal.

El pediatra comenta que, antes de escoger un campamento, se deben tomar en cuenta varias consideraciones, entre ellas, la edad del niño, su estilo de vida y sus intereses. Otras  consideraciones incluyen como prioridad la seguridad.

“Hay que fijarse si el campamento ofrece actividades en cuerpos de agua o en piscinas; si toman las precauciones necesarias, si tienen salvavidas y el personal suficiente para manejar a los niños”, subraya el médico.

También se deben tomar en cuenta la higiene y los protocolos de limpieza, dónde se ingieren los alimentos y si estos están certificados por un nutricionista dietista licenciado. Las excursiones y las actividades del día a día también deben ser evaluadas.

“Muchas veces, tienes un nene que está todo el tiempo en sus cuestiones académicas y, de momento, lo meten en un campamento de deportes, practicando por 4 o 5 horas diarias. Aunque son pocos los casos he tenido  que hospitalizar pacientes por deshidratación o por  situaciones más peligrosas, después de los campamentos”, enfatiza el doctor. 

En cuanto a campamentos fuera de la isla, obtener las referencias necesarias es esencial, así como conocer a qué van a estar expuestos tus hijos.

“En ciertas áreas, pueden estar expuestos a picadas de garrapatas de venados o serpientes, a  infecciones o virus”, dice Linares. 
Obtener un seguro de salud para el tiempo que el niño esté en el exterior es una inversión en tranquilidad.

La mochila de salud
Cada niño debe estar bien preparado y llevar diariamente al campamento: protector solar, gorra y repelente de mosquitos. También debe usar calzado cómodo. 

El doctor Linares explica que si bien cada campamento exige una hoja de evaluación médica que certifica el estado de salud del niño, si este tiene alguna condición crónica de salud, es importante que los padres o encargados hablen con la administración del campamento y se aseguren de repasar el certificado médico e investigar cuáles son los protocolos para atender alguna situación de salud. Esto incluye si tiene que tomar medicamentos durante el día o si necesita una dieta especial, por ejemplo.

Cuidados especiales 
Desde el punto de vista de niños con enfermedades preexistentes como la diabetes, se deben tener consideraciones con la insulina, cómo se le va a administrar, la dieta y si esta es certificada por un nutricionista dietista licenciado, entre otros puntos.
Si es un niño con impedimentos, se deben evaluar todos los aspectos de seguridad, la transportación y los accesos.
Los niños asmáticos deben tomar sus medicamentos de mantenimiento antes de salir de la casa.
Los niños con condiciones como la epilepsia pueden ir a cualquier campamento, siempre y cuando se les den sus medicamentos y estén controlados.

“En general, si los niños tienen alguna condición de salud, pueden ir a un campamento regular, pero los papás tienen que estar pendientes de que  estén estables y tomen sus medicamentos regularmente”, dice Linares, para mencionar que existen campamentos especiales para niños con ciertas condiciones de salud como el asma o la diabetes en los que se les enseña a conocer su condición y a manejarla.

Lo que siempre se debe hacer
Debido a que los niños van a estar al aire libre por mucho tiempo, se deben tomar todas las precauciones desde el punto de vista de no sobrexponerse al sol. Usar bloqueadores solares y, si van a comprar un bloqueador solar que no hayan usado anteriormente, deben probarlo antes para evitar que le dé una reacción inesperada. La hidratación es esencial, dice el pediatra.
Aparte, todos los días se le debe recalcar al niño las medidas de seguridad y recordarle que debe seguir las instrucciones del líder o de las personas a cargo de ellos, finaliza diciendo el doctor Linares.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba