Loader
Nuevas vías

Las bacterias nadan juntas para alimentarse y ser más fuertes

Parte del hallazgo es que estos organismos se mueven en equipo y crean corrientes que atraen nutrientes y las fortalecen

  • Por El Mercurio / GDA
  • 17 ENE. 2019 - 1:30 PM
Photo
Para hacer el estudio, los científicos eligieron bacterias al azar y diseñaron un modelo físico que recrea su movimiento y la alteración de los fluidos que este produce. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Como un fenómeno parecido al que ocurre cuando se saca el tapón de una tina, toda el agua se mueve hacia el mismo lugar.

Así describe la física chilena Francisca Guzmán el mecanismo que junto a la Universidad de Stanford (EE.UU.), acaba de descubrir sobre cómo las bacterias pueden hacerse más fuertes.

Guzmán, académica de la Escuela de Ingeniería Industrial de la Universidad Mayor e investigadora del Núcleo Milenio de Física de la Materia Activa, halló que estos organismos nadan en equipo, sincronizadamente, y producen una corriente de fluidos que atrae alimento hacia ellos.

"Si observas desde arriba a una persona nadando en una piscina olímpica verás que al moverse perturba el fluido a su alrededor, el cual puede viajar largas distancias. Para las bacterias ocurre lo mismo", describe Guzmán.

Este proceso las activa y las fortalece, y puede influir directamente en la resistencia que han creado a los antibióticos, una de las mayores amenazas actuales, según la Organización Mundial de la Salud.

Nuevas vías

Según los investigadores, el nuevo trabajo es el primero en describir un mecanismo físico por el cual estos microorganismos se hacen más fuertes y da pistas para resolver el problema por nuevas vías.

Sus resultados se publicaron recientemente en la portada de Physical Review Letters, una de las revistas más prestigiosas en el campo de la física.

Para hacer el estudio, los científicos eligieron bacterias al azar y diseñaron un modelo físico que recrea su movimiento y la alteración de los fluidos que este produce. Así, encontraron que a medida que ellas nadan hacia adelante, se creaba una marea fuerte, consistente y capaz de atraer nutrientes, como oxígeno o agua dulce.

Esto es lo que les permitiría tener una fuente de alimentación constante y, por lo tanto, ser más fuertes, reproducirse y formar nuevas colonias.

A futuro

"Nuestra investigación podría ayudar a comprender cómo interrumpir el suministro de nutrientes cuando comienzan a formarse colonias de bacterias. Por lo tanto, no es una solución directa al problema de resistencia a los antibióticos, pero ciertamente es un paso en la dirección correcta", dice Arnold Mathijssen, becario posdoctoral en bioingeniería de Stanford y coautor del trabajo.

"Se podría intentar complementar los antibióticos para que disminuyan la actividad de las bacterias, los flujos que generen sean más débiles, y sin aliento, ellas morirían", agrega Guzmán.

Claudia Saavedra, presidenta de la Sociedad de Microbiología de Chile y académica de la Universidad Andrés Bello, opina que el trabajo es un aporte que abre una ventana a nuevos desafíos.

"Habría que descubrir ahora si se pueden interrumpir esos flujos y, de acuerdo a eso, ver si podemos aplicarlo como un sistema común para destruir bacterias".

Concuerda Jaime Labarca, médico infectólogo y jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas de la Universidad Católica. "Es un aporte importante, porque podría contribuir a desorganizar a las bacterias, de manera que, potencialmente, ayudaría a curar infecciones difíciles de tratar", dice el doctor, quien destaca la particularidad de que el estudio haya sido liderado por físicos.

"Esto habla de un nuevo concepto en la ciencia que es la interdisciplina, y demuestra cómo se traspasan fronteras para buscar nuevos conocimientos".

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba