Loader
Consejos útiles

Las condiciones más comunes durante la temporada navideña y cómo manejarlas

Desde el exceso de consumo de comida hasta el ambiente pueden afectar nuestra salud

Photo
Hay varias condiciones que suelen afectar más a los puertorriqueños durante los meses de noviembre, diciembre y enero. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Se avecinan esos meses del año durante los cuales la palabra antojo comienza a aparecer con mayor frecuencia en las conversaciones. Queremos el ‘shot’ de coquito, el pedacito de cuerito de lechón, acompañado de arroz con gandules, pasteles y, para terminar, ¿por qué no? un tembleque o arroz con leche por el lado.

Al mismo tiempo, el calendario puede empezar a llenarse de invitaciones: cenas, fiestas, parrandas hasta tarde en la noche o incluso en la madrugada toman el lugar de las horas de sueño habituales haciendo difícil el descanso adecuado.

Si bien lo anterior es un escenario común para muchos, también hay quienes experimentan situaciones distintas durante la temporada porque la ansiedad o la tristeza parecen dominar el estado de ánimo.

En cualquier caso, desde finales de noviembre hasta que termina enero la rutina o las emociones pueden cambiar bastante. Es por eso que viene bien estar atento a lo que puedes hacer para sentirte lo mejor posible, evitar enfermedades que surgen por los descuidos o los excesos y lograr, en vez, mantener la salud en el mejor estado posible.

La doctora Elsie Cruz Cuevas, especialista en medicina interna, explica que hay varias condiciones que, según su experiencia, suelen afectar más a los puertorriqueños durante los meses de noviembre, diciembre y enero.

Divide las mismas en tres grupos: gastrointestinales, por el manejo equivocado de ciertos alimentos y la ingesta exagerada de comidas con alto contenido de grasa, sal, condimentos, azúcar y alcohol. También están las enfermedades virales, debido a los cambios en temperatura. Por último, están las condiciones emocionales, cuando alguna enfermedad mental o situaciones difíciles provocan cambios en el estado de ánimo.

Un problema que vemos mucho en los hospitales es el cambio en la dieta. La gente va a muchas actividades y hace cosas fuera de lo que es usual en su estilo de vida. Tenemos pacientes renales, diabéticos y con problemas del corazón que se empiezan a enfermar”, observó la doctora.

Sin embargo, no hay que padecer de una enfermedad para terminar pagando el precio por algunos desarreglos. Cualquiera puede estar propenso a una indigestión, una alergia o una intoxicación, entre otros males.

En el caso de pacientes que ya han sido diagnosticados con alguna enfermedad es fundamental no descuidar el régimen de cuidados y medicamentos ordenado por los médicos.

A continuación, algunas de las condiciones más comunes y lo que puedes hacer para prevenirlas o combatirlas.

Condiciones gastrointestinales (intoxicación por comida y acidez)

Ocurren cuando el organismo es invadido por parásitos, virus o bacterias que pueden provocar síntomas como la diarrea, las náuseas y el malestar estomacal.

El doctor Roberto Mera Lastra, gastroenterólogo y catedrático auxiliar de la Escuela de Medicina de la Universidad e Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, indicó que la intoxicación por comida es más común durante los meses de noviembre a enero.

De acuerdo con el especialista, el manejo inadecuado de los alimentos es una de las razones principales por las cuales las personas sufren de este problema. Aunque se asocian más con la ingesta de carnes, la realidad es que cuando no se siguen las normas de higiene o las precauciones adecuadas, cualquier ingrediente puede caer mal al estómago. Tal es el caso, por ejemplo, de la lechuga cuando no se lava.

En cuanto a las proteínas, Mera explicó que tanto el pavo como el pollo son aves que siempre tienen la bacteria E. Coli en su organismo.

“Es normal y no le hace daño a ellos, pero a nosotros sí”, sostuvo el médico. Un error común en el manejo del pavo y otras proteínas es cortarlarlas sobre una superficie de madera. Este tipo de material, aunque se lave, mantiene la bacteria y es fácil que se traslade a cualquier otro alimento que se coloque encima, incluso un pedazo de pan. Debido a esto, siempre tienen que colocarse sobre tablas para picar de plástico y lavarse bien después. Igualmente importante es cocinar completamente ambos animales.

En cuanto a los vegetales, no deben servirse sin antes lavarlos.

Otra situación por la cual comúnmente muchas personas es consumir alimentos como la ensalada de papa, que contiene mayonesa, cuando ha estado más tiempo del debido afuera de la nevera. El doctor recomendó servir la ensalada o cualquier otra ensalada o comida que contenga mayonesa al momento de consumirla y si esto no es posible, hay que colocar el envase sobre hielo para que se conserve. Lo ideal, insistió, es guardarla en la nevera cuando no se está sirviendo.

En cuanto al común “chinchorreo” que tanto les gusta a los boricuas para comer y beber, el médico recomendó tener cautela cuando se observa que las medidas de higiene no son las adecuadas. En los negocios debe haber agua potable, disponibilidad de baño para que los empleados puedan lavarse las manos y equipo para mantener los alimentos en buen estado. A los amantes del cuajito, Mera les aconsejó que no consuman si huele extraño o mal, porque es un alimento que puede caer mal.

Por otro lado, el doctor Mora indicó que el reflujo, caracterizado por la sensación de quemazón o presión en el estómago, puede surgir por la ingesta de comidas ricas en condimentos y salsas, especialmente de tomate. Por lo tanto, recomienda evitar comer estos alimentos a altas horas de la noche, sobre todo a personas que son propensas al malestar.

El consumo de alcohol es otro factor que puede provocar o incrementar el reflujo y otros males. Mera,  Cruz y el doctor Gregorio Cortés Maysonet, médico generalista, recomendaron moderación con las bebidas embriagantes porque además, conducir bajo los efectos de estas puede tener consecuencias fatales.

Alergias ambientales

En esta época también pueden aumentar las infecciones virales respiratorias, indicó la doctora Cruz. La causa principal es los cambios en temperatura que ocurren  durante la navidad.

“Aunque  no tenemos un invierno crudo como el de Estados Unidos, también se ven cambios”, dijo la internista. Como recomendación, mencionó la vacunación, que puede ayudar a mitigar o evitar el contagio de un virus como la influenza.

Quienes padecen enfermedades respiratorias como el asma o la enfermedad crónica obstructiva pulmonar, deben mantenerse fieles a su rutina de prevención. 

Otras medidas  para evitar condiciones como el catarro  o el rinovirus es simplemente mantener distancia con personas enfermas y lavarse mucho  las manos.

Por otro lado, la doctora Cruz recordó que mantener como parte del estilo de vida una dieta balanceada y hacer ejercicios es un factor protector porque ayuda a mantener el sistema inmunológico. También es importante, en el caso de personas vulnerables a los catarros y las alergias, mantener la higiene en el hogar para evitar la acumulación de polvo y la presencia de alérgenos como los ácaros,  uno de los principales causantes de alergias respiratoria,  como la rinitis y el asma.

Se recomienda lavar las sábanas con agua caliente, pasar la aspiradora frecuentemente y evitar tener demasiados textiles en la habitación, pues es donde los ácaros se alojan.

Los filtros HEPA (High-Efficiency Particulate Air) son una alternativa que, aunque costosa, puede ayudar a atrapar partículas en el aire que causan o empeoran las condiciones respiratorias, sostuvo Cruz.

Aunque no existe evidencia científica que respalde el uso de la vitamina C como un aliado para el catarro o las alergias, la doctora Cruz indicó que si a los pacientes les hace sentir mejor no hace daño tomarlo en dosis apropiadas.

Las emociones

La Navidad y otras festividades cercanas a esa fecha no necesariamente provocan entusiasmo en todo el mundo.

El doctor Cortés indicó que por motivos personales o debido a los cambios de la temporada en sí misma (porque oscurece más temprano) hay personas que experimentan tristeza profunda o depresión.

“Tiende a ocurrir que pacientes, por una u otra razón, tienden a deprimirse en la navidad. Sea por la pérdida de un ser querido, porque recuerdan ciertas cosas o por la soledad. En mi práctica, si sé que ya hay un historial de esto, tomo las medidas para evitar una recaida y eso puedo incluir subir la dosis de medicamentos", sostuvo el galeno.

Es importante tener en cuenta que el alcohol, abundante en las celebraciones, es un arma de doble filo porque puede parecer que inicialmente alivia las emociones cuando en realidad deprime.

El doctor hizo un llamado a la solidaridad para que las familias y los grupos de amistades estén más pendiente de los suyos. Si saben que algún allegado enfrenta una situación difícil, pérdida o alguna tristeza, pueden ser de gran ayuda si les ofrecen compañía o le hacen alguna invitación para que mantengan la mente ocupada.

Cruz precisó que los pacientes de enfermedades mentales deben continuar tomando sus medicamentos y consultar con un profesional de la salud (psicólogo, psiquiatra) acerca de medidas preventivas adicionales.

Entre las recomendaciones que ofrece la Clínica Mayo para que la época navideña no se convierta en una carga pesada se encuentran reconocer que este tiempo no tiene que ser perfecto. A veces hay que aceptar que las circunstancias y las familias se transforman. Por eso, en lugar de enfocar la atención en lo que no es igual que antes o no cumple con las expectativas, se puede pensar en rituales nuevos o buscar alternativas para pasarla lo mejor posible. Esto no quiere decir que hay que negar los sentimientos. Es importante reconocer la tristeza, pero pensando que ningún momento, ni bueno ni malo, es permanente.

Para evitar la ansiedad que puede surgir al tener limitaciones económicas y sentir la presión de hacer regalos o gastar mucho, la Clínica Mayo aconseja planificar. Hacer un presupuesto es importante, pues, de esta manera, tienes claro lo que puedes invertir en lugar de endeudarte por mucho tiempo. Asimismo, se creativo al obsequiar. No todos los regalos se compran. Puedes ofrecer a tus seres queridos alguna experiencia, darles tiempo o ayudarlos con alguna tarea que necesiten realizar. Por ejemplo, puedes ofrecerte a cuidar los hijos de una pareja que desee tiempo a solas.

Es importante, además,  tener a mano números de emergencia. La Línea PAS (1-800-981-0023) opera todos los días, 24 horas.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba