Loader
Prevención

Las mochilas con ruedas también pueden afectar la postura de los niños

Inclinar el tronco y la cadera para lograr arrastrar lass libras de más provoca dolores musculares, e incluso podría acarrear problemas en la adultez

  • Por El Mercurio / GDA
  • 04 JUN. 2019 - 10:29 AM
Photo
  • Compartir esta nota:

Parecen inofensivas, capaces de soportar cualquier peso sin que el niño tenga que hacer un esfuerzo, pero una nueva investigación determinó que las mochilas con ruedas también pueden perjudicar la postura corporal de los escolares.

A esta conclusión llegaron investigadores de la Universidad de Granada (España), en conjunto con la Universidad John Moores de Liverpool (Inglaterra), después de analizar durante cuatro años el comportamiento postural y biomecánico de 49 niños (26 mujeres y 23 hombres) de cerca de 10 años. Para el estudio se les pedía a los niños que caminaran con mochilas tradicionales y mochilas con ruedas, mientras llevaban 48 sensores en distintas partes del cuerpo.

Así se dieron cuenta de que aunque las mochilas con ruedas permiten llevar mayor peso que las mochilas clásicas, las primeras tienen un límite para ser saludables: no deben superar el 20% del peso corporal del niño.

En el caso de las mochilas tradicionales, aunque investigaciones previas establecían que no debían superar el 15% del peso corporal, los investigadores fijaron en 10% el peso máximo. Así, si un niño pesa 65 libras, en sus hombros no debería cargar más de 6.5 libras, y en la mochila con ruedas no debería arrastrar más de 13 libras.

El estudio, publicado en Applied Ergonomics, concluyó que cuando las mochilas con ruedas pesan más de lo recomendado, el niño cambia la forma de caminar, flexionando el tronco y la cadera, una medida que le permite arrastrar el peso de más.

Lesiones a futuro
Para el doctor José Fleiderman, traumatólogo experto en columna de la Clínica Universidad de los Andes, este estudio biomecánico confirma una realidad: "Cuando se arrastra mucho peso, se tiende a inclinar el tronco y la cabeza hacia adelante. Y eso puede traer problemas: dolor por fatiga muscular y, eventualmente a futuro, como se altera toda la biomecánica de la columna, podría desgastar los discos intervertebrales y causar la famosa discopatía".

El dolor muscular puede aparecer después de algunos meses de uso, debido al acarreo diario de una mochila demasiado pesada. Pero otras consecuencias pueden presentarse incluso años después: "Los problemas al dañar el disco intervertebral lo van a sentir cuando adultos", explica el médico.

Rodrigo Pinto, especialista en ergonomía de la ACHS, agrega: "El tema del peso, en general, se asocia a cambios en la postura que adopta el niño y si eso se hace un hábito, podría generar problemas en la edad adulta, fundamentalmente asociados a dolencias musculoesqueléticas, como problemas del manguito rotador y a nivel lumbar. En general, todos del tronco hacia arriba, no tanto en las rodillas".

El problema del exceso de peso en las mochilas es mayor en los niños que en otros grupos etarios. "Estos trastornos se ven más en ellos, con una inmadurez esquelética y aún en crecimiento, más que en un adulto, porque se pueden dañar las placas de crecimiento", advierte el doctor Fliederman. Otro problema del modelo con ruedas es que se empuja con una sola mano, por lo que la carga asimétrica puede terminar afectando el hombro.

"En general, en el ámbito laboral, se recomienda empujar más que arrastrar. Llevar el carrito adelante", dice Pinto. Como el diseño de mochilas con estas características aún no existe, él recomienda alternar la mano con la que se tira la mochila.

Pinto también recuerda que hay medidas que ayudan a evitar lesiones. "Es fundamental hacer actividad física que potencie la musculatura del tronco y que incluya las extremidades superiores. Eso es un factor protector al adoptar una postura más incómoda".

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba