Loader
Salud femenina

Las mujeres tienen factores de riesgo únicos de sufrir un infarto cerebral

Conoce cuál es el factor principal que influye en el riesgo de tener un infarto cerebral

  • Por El Mercurio / GDA
  • 14 NOV. 2019 - 08:00 AM
Photo
Aunque cualquier persona puede sufrir un infarto cerebral, su frecuencia aumenta pasados los 45 años. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Un estudio publicado en la revista Stroke muestra que tener la menarquia, o primera regla, antes de los 10 años o comenzar la menopausia antes de los 45 son antecedentes que elevan el peligro en las mujeres.

"En la medida que la población va envejeciendo, la frecuencia de ACV en las mujeres también aumenta. Es cierto que tienen más riesgo las mujeres mayores, ya que están teniendo una expectativa de vida más alta", dice el doctor Daniel Cárcamo, neurólogo vascular.

Aunque cualquier persona puede sufrir un infarto cerebral, su frecuencia aumenta pasados los 45 años. Factores como la hipertensión arterial, la glicemia alta y el colesterol alto favorecen aún más el riesgo. Y a ellos se suman el tabaquismo, la diabetes, la obesidad y el sedentarismo. Condiciones muy presentes en la población femenina.

"El principal factor es la hipertensión por lejos, que en mujeres es influida por factores de riesgo único, como la menopausia", precisa la doctora Mónica Acevedo, cardióloga.

La terapia de reemplazo hormonal también puede elevar la presión, y de la misma manera que los anticonceptivos orales en la etapa fértil. Además, ambas terapias tienen un efecto trombogénico, es decir, aumentan la posibilidad de formar coágulos. Por ello, es importante que su uso sea bajo un estricto control médico, sobre todo si se tienen factores de riesgo.

Antecedentes de ovario poliquístico y de diabetes gestacional también juegan en contra. Lo cierto es que varios de estos de factores "son absolutamente prevenibles", enfatiza la doctora Acevedo.

Asimismo, estar atento a los síntomas del ACV ayuda a recibir una atención precoz -antes de las tres horas de iniciado los síntomas-, lo que evita secuelas importantes.

Los signos más comunes son la pérdida de sensibilidad en la cara, falta de fuerza en un lado del cuerpo o alteración al hablar, reconocible porque se pone la "lengua traposa", explica Cárcamo. También puede observarse mareo y dolor de cabeza brusco, aunque lo más importante es que todos estos son de inicio repentino y sin causa aparente.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba