Loader
Abogará por la inclusión de os hispanos

Llega la primera boricua a la Junta Asesora de la American Association for Cancer Research

La gastroenteróloga oncóloga Marcia Cruz Correa asume el reto para acortar la brecha de inclusión de los pacientes hispanos en la investigación sobre el cáncer

Photo
La doctora Marcia Cruz Correa ocupa un puesto en la Junta Asesora de la American Association for Cancer Research. (Suministrada)
  • Compartir esta nota:

Para la doctora Marcia Cruz Correa, gastroenteróloga oncóloga del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico, pertenecer a la Junta Asesora de la American Association for Cancer Research (AACR) es, más que una gran responsabilidad, una oportunidad única para avanzar la representación de las minorías (sobre todo de los puertorriqueños y los hispanos en general) en todas las iniciativas de investigación que fomenta la organización, que es la más prestigiosa de su ramo a nivel mundial. Y es que, para la también investigadora, esta es una entidad preciosa que representa el gremio de investigadores en cáncer del mundo, agrupando a alrededor de 50 mil especialistas de Estados Unidos y otros países.

“Aquí están las personas que trabajan tratando de entender por qué desarrollamos cáncer, cómo podemos prevenirlo, cuáles son las mejores terapias, quién está en riesgo y que también (trabajan con) la política pública”, sostiene, al recalcar que, además de ser una organización de gran relevancia a nivel mundial, la AACR trabaja mano a mano con los legisladores con el propósito de avanzar la práctica de la medicina para que sea cónsona con los descubrimientos científicos. Esta entidad profesional también auspicia y publica investigaciones en cáncer, auspicia diferentes becas para la investigación en cáncer, publica doce revistas científicas, entre las que se encuentra Cancer Prevention Research, de la cual funge como editora adjunta; y realiza simposios oncológicos.

Misión de la AACR 

  • Prevenir y curar el cáncer a través de la investigación, la educación, la comunicación, la colaboración, el financiamiento y la defensa de los pacientes con la enfermedad.
  • Realizar investigaciones en cáncer y las ciencias biomédicas asociadas.
  • Acelerar la diseminación de los nuevos hallazgos de investigación entre los científicos y otros entes dedicados a vencer el cáncer.
  • Promover la educación y el entrenamiento científico.
  • Avanzar el entendimiento de la etiología, la prevención, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer a través del mundo.

La doctora Cruz Correa, quien fue postulada por sus pares, ocupará una de las 18 sillas en la Junta Asesora del organismo por un período de tres años, hasta mayo de 2022, y cuenta que esta nominación le permitirá estar dentro del círculo decisional de la AACR, organización de la cual ha sido miembro por 20 años.

“He tenido la dicha de rodearme de personas que tienen esa misma pasión. Ese es el honor más grande, que los compañeros de uno lo reconozcan como un científico con credibilidad, pero, realmente, el motor de todo esto es la pasión de estar haciendo lo que me toca”, añade Cruz Correa, quien, como fiel creyente en la fe cristiana, está firmemente convencida de que “no importa lo que hagamos, mientras estemos haciendo la misión, somos exitosos, porque cuando uno está en la misión correcta -lo que se supone que uno haga- la pasión es lo que te lleva”.

Al hablar de su función en la Junta Asesora de la AACR, destaca que “lo principal es que estamos en la mesa de decisiones” y recalca que, cuando se habla de temas de prevención y tratamiento de cáncer, estar en dicha posición le permitirá abogar para mejorar la inclusión de los puertorriqueños e hispanos en las investigaciones de tratamientos clínicos para acortar la brecha de representación de estos grupos en los estudios.

“Hay un 99% de los estudios que existen que están disponibles para todos los pacientes que tienen la condición, pero no para los que viven en Puerto Rico y esa es una disparidad enorme, porque, si no incluimos a los pacientes hispanos y, obviamente a los hispanos de Puerto Rico, ¿cómo vamos a saber que esa droga va a funcionar bien con el genoma del puertorriqueño?”, enfatiza, convencida.

En esta posición “uno se asegura de que, cuando se escoge un programa o se establecen fondos para hacer una investigación, que los cánceres que afectan a nuestra población estén representados. Que los investigadores que estudian estos cánceres reciban fondos y que se incluyan programas educativos que se enfoquen en estudiar la ciencia de las disparidades en cáncer. Como dicen en inglés, 'si no estás en la mesa, estás en el menú'. De esta forma, puedo contribuir a mejorar la salud de un mayor número de personas y al desarrollo de los científicos hispanos del futuro. Es una bendición”, asegura la gastroenteróloga oncóloga.

Este nombramiento se convierte en un escalón más en la trayectoria profesional de la doctora Cruz Correa, quien, en el 2011,  fue nombrada por el presidente Barack Obama para formar parte de la National Cancer Advisory Board, la entidad encargada de aconsejar al Secretario de Salud Federal y al propio Presidente de los Estados Unidos en una amplia gama de temas relacionados con los programas nacionales de cáncer bajo el Instituto Nacional de Cáncer. En esta permaneció hasta el 2016 como la más joven de sus 18 miembros y la única puertorriqueña. También fue miembro de la Junta de Directores y presidenta del Comité de Mujeres de la Asociación Americana de Gastroenterología, que tiene una matrícula de más de 20,000 gastroenterólogos y es el mayor gremio a nivel internacional, colaborando en el desarrollo de un currículo que incluye oncología y cáncer hereditario en la preparación de los futuros gastroenterólogos.

“No hay un puertorriqueño que no tenga el talento para llegar a cumplir esa misión de contribuir con el país. Siempre le digo a todo el mundo que cada puertorriqueño tiene esa capacidad. Solo hay que buscar dentro de uno”, finaliza diciendo.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba