Loader
La enfermedad no tiene cura

Lo que debes saber sobre la hidradenitis supurativa

De no ser tratada a tiempo, pueden causar lesiones físicas y psicológicas que afectarán la vida diaria de los pacientes por el resto de sus vidas

Photo
La hidradenitis supurativa afecta las áreas donde la piel se tocan o frota, como las axilas
  • Compartir esta nota:

La mayoría de las condiciones serias de salud deben diagnosticarse lo más rápido posible para el beneficio de los pacientes. Sin embargo, hay algunas enfermedades que, de no ser tratadas a tiempo, pueden causar lesiones físicas y psicológicas que afectarán la vida diaria de los pacientes por el resto de sus vidas. Una de estas se conoce como hidradenitis supurativa, la cual afecta la piel y es muy dolorosa.

Esta condición es crónica, por lo que no tiene cura y es progresiva, por lo que se va poniendo peor con el tiempo.

Según la doctora Alma Cruz Santana, dermatóloga, se caracteriza por ser un proceso inflamatorio donde hay una alteración o una desregulación de la parte inflamatoria del sistema inmunológico, donde hay altas concentraciones de unas proteínas que se llaman citocinas inflamatorias.

En el caso de los afectados, tienen altas concentraciones y no paran de producirlas. Esto va a causar que la citocina inflamatoria en la piel se manifiesta con la presencia de lo que se conoce como golondrinos, unas bolitas rojas, calientes y dolorosas que nacen en la piel. Médicamente son abscesos que, cuando se revientan, botan pus o sangre. De la misma forma, puede haber tractos drenosos o túneles debajo de la piel que, cuando se aprietan, botan sangre o pus.

La hidradenitis supurativa afecta las áreas intertriginosas (donde dos áreas de la piel se tocan o frotan entre sí) como las axilas, debajo de los senos, la zona entre los muslos, las nalgas, el ano o el área genital, entre otros. Esta condición puede dar a partir de la adolescencia, pero su pico de incidencia es entre los 20 y 30 años. Se sabe que la condición afecta más a mujeres que a hombres, en una proporción de tres a uno.

Importancia de la detección temprana

Lo ideal es identificar la condición temprano, comenzar un tratamiento efectivo, de manera que se pueda detener el progreso de la enfermedad y mantener la calidad de vida y productividad de los pacientes.

“Mientras más severa la condición, el tratamiento médico solamente no es suficiente y hay que recurrir a tratamientos quirúrgicos”, indica la doctora Cruz Santana.

“El tratamiento quirúrgico es grande. Te pudieran sacar toda una axila o te sacan piel del glúteo. Esos pacientes pueden estar meses hospitalizados. La idea del tratamiento temprano es poder controlar el progreso, bajar las complicaciones asociadas, mantener la productividad del ser humano, mantener un paciente libre de dolor, mejorarle la calidad de vida y, también, tener el menor impacto posible en la parte económica de nuestro país y de esos familiares”.

Uno de los problemas más grandes que tienen los pacientes es que mientras más tiempo tienen la condición, más se afecta la piel, formándose cicatrices de abscesos y supuraciones. Además, mientras más tiempo pase, menos responde al tratamiento. Por su parte, la hidradenitis supurativa está asociada a otras comorbilidades, como pueden ser problemas de hipertensión, enfermedades del intestino, eventos cardiovasculares, obesidad, diabetes, ansiedad, depresión y abuso de medicamentos opioides para el dolor, entre otros.

En la isla no existe data sobre esta condición para saber  cómo afecta a la población, por lo que la doctora Cruz Santana trabaja en un estudio epidemiológico junto con el Departamento de Salud Pública de la Escuela de Medicina San Juan Bautista.

“Hay desconocimiento  de lo que es la enfermedad, tanto de la clase médica como de  la población. No es una condición nueva. En los últimos años, con los adelantos en la ciencia y la tecnología, hemos empezado a entender qué es lo que está ocurriendo con la enfermedad y se está rescatando esta población de pacientes del anonimato”, argumenta la dermatóloga.

Tratamiento

La hidradenitis supurativa no tiene cura. Sin embargo, el tratamiento a tiempo y a largo plazo podría ayudar a controlar el dolor, promover la cicatrización de las heridas, evitar formación de nuevos bultos y prevenir complicaciones. Según la dermatóloga, el tratamiento depende de las áreas afectadas, de la edad del paciente y de la severidad de la condición. Entre los tratamientos disponibles están los medicamentos tópicos y orales, como los antibióticos; los medicamentos para aliviar la inflamación, como una inyección esteroide; los que inhiben el sistema inmunitario; y los analgésicos. 

“Solo existe un medicamento aprobado por la FDA para su tratamiento. Se trata de Humira, un tratamiento inyectable”, añade la doctora Cruz Santana. “Aunque no cura la condición, sí detiene su progreso. El problema que están confrontando los pacientes es que el medicamento no está cubierto por el plan de salud de Puerto Rico, a pesar de ser el único de su tipo”, plantea.

Las personas deben estar bien pendientes a los cambios en su cuerpo y, de notar algo raro en su piel, visitar un especialista inmediatamente.

“Mi recomendación es que, si tienen lesiones recurrentes en áreas húmedas como debajo de los brazos, los senos, en la genitalia, que sean dolorosas, rojas y con pus, visites a tu dermatólogo”, concluye la doctora Cruz Santana.

Para información, llame a la doctora Cruz Santana al 787-769-1954 o visite la oficina en el Carolina Shopping Court, Piso 6, oficina 303, en Carolina.  

  • Compartir esta nota:

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba