Loader
Avances médicos

Los diagnósticos tempranos acorralan el cáncer

Mejoría en los tratamientos hace que los pacientes logren vivir más y mejor

  • Por GDA/ El Mercurio / Chile
  • 10 JUL. 2017 - 12:52 PM
Photo
En América Latina, el cáncer de pulmón cobra 74,600 vidas anuales. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El ejemplo más claro sobre cómo ha mejorado el tratamiento del cáncer -permitiendo a los pacientes vivir más y mejor- es el tumor de pulmón.

A fines de los años 80, solo había una quimioterapia común para todos estos pacientes, los que sobrevivían nueve meses, en promedio. Ahora existe casi una decena de medicamentos que se indican según el perfil genético de cada persona afectada por este cáncer.

En América Latina, este cáncer cobra 74,600 vidas anuales. Algo que podría cambiar radicalmente con los nuevos tratamientos.

"Ahora con las nuevas drogas se logra mantener controlado el cáncer de pulmón 50 meses o más. Y si a esto se le suman las inmunoterapias, que potencian las defensas del propio paciente para combatir la enfermedad, creo que estamos acercándonos a la cura definitiva", explica el doctor Jorge Alatorre, jefe del Servicio de Oncología del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) de México.

Este especialista expuso sobre la revolución terapéutica que vive esta enfermedad, durante la sexta versión del foro anual de periodistas de salud de América Latina, Roche Press Day, al que asistió casi un centenar de profesionales.

Más aprobaciones

"Los mismos logros obtenidos en el caso del tumor de pulmón se están teniendo también en los de riñón, vejiga, melanoma, y de cabeza y cuello. Debido al éxito de los nuevos tratamientos, hoy, la mayoría de los laboratorios de internacionales están produciendo algún tipo de inmunoterapia que cuenta con varias aprobaciones", agrega Alatorre.

En tanto, el pasado 10 de mayo, la FDA de EE.UU. aprobó el uso de quimioterapia convencional, más una droga de inmunoterapia, para aplicar cuando recién se está iniciando el tumor. De esta manera, habría más posibilidades de lograr una cura.

Complementando estos avances, hoy se está usando la llamada "biopsia líquida", que con una muestra de sangre permite monitorear cómo evoluciona el tratamiento. Con ella se estudian los trozos de ADN que libera el tumor, donde se pueden encontrar mutaciones genéticas que orientan sobre cuál es el mejor tratamiento para usar.

En todo caso, la primera biopsia que se hace, siempre debe ser la convencional, donde se saca una muestra del tejido enfermo. "Luego la líquida sirve para hacerle un seguimiento al paciente sin tener que sacarle nuevamente tejido, que es más traumático", explica la doctora Isabela Werneck, jefa del departamento de Patología Molecular Aplicada y de Diagnóstico Oncológico de la Fundación Antonio Prudente del Hospital A.C. Camargo, en Sao Paulo, Brasil. Ella habló sobre el papel de esta biopsia en la era de la medicina personalizada.

Este examen demora entre siete y 10 días para ser informado. Esto, porque después de sacar una muestra de sangre, hay que extraer de ella el ADN, luego amplificarlo y después "leerlo", para ver las mutaciones que tiene el paciente. Esta información es organizada por un software, pero después la interpreta el médico.

"Hay que saber lo que este examen nos está diciendo, porque hay mutaciones que no significan nada, hay otras que pueden ser importantes, pero no existen los medicamentos para tratar al paciente", dice la doctora Werneck. Pero también el examen puede mostrar que la mutación que causa el tumor va disminuyendo, lo que refleja una buena respuesta al tratamiento. Y en otro momento puede aparecer una nueva mutación que comienza a aumentar, y hay que hacer un cambio de medicamento.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba