Loader
Vital la comunicación

Maneja con tus hijos las complicaciones relacionadas al “vaping”

Importante orientar sobre las consecuencias del uso de los cigarrillos electrónicos

Photo
(Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

En las fiestas, el colegio o incluso en sus casas hay jóvenes utilizando cigarrillos electrónicos.

“Vaping” es como se le conoce a la práctica de consumir a través de estos aparatos sustancias como nicotina, THC (el principal componente psicoactivo del cannabis) o una mezcla de las dos.

Los cigarrillos electrónicos calientan las sustancias en forma de líquido con sabores, convirtiéndolo en un vapor que el usuario inhala. La nicotina es el componente que hace que este vapor sea adictivo, aunque para algunos pueda parecer inofensivo.

A los cigarrillos electrónicos se les conoce popularmente como ‘juuls’. Están disponibles en locales como gasolineras, quioscos en centros comerciales y tiendas especializadas. Aunque hay muchas marcas de ellos, este nombre en específico se deriva de la empresa Juul Labs Inc., que los crea con apariencia a un bolígrafo o un USB, para usarse discretamente.

Aunque se supone que sea requisito mostrar una identificación para probar la mayoría de edad al comprarlos, esto no ocurre en todos los casos. Por eso muchos menores están obteniéndolos y en algunos casos incluso los padres, por desconocimiento, pueden llegar a adquirirlos para sus hijos. Hermanos mayores también pueden ser el medio a través del cual niños de 12 o 13 años llegan a tenerlo en las manos. Jóvenes con identificación también los compran y revenden entre sus amistades que todavía no alcanzan la edad para adquirirlos.

Males pulmonares
La moda del “vaping” representa una preocupación para las autoridades salubristas por el desconocimiento que existe entre los padres para detectar que sus hijos los están usando y también entre los jóvenes que no son conscientes de los riesgos que representa para ellos consumir nicotina y otras drogas.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos alertó la semana pasada sobre la presencia de una enfermedad pulmonar que parece estar relacionada con el uso de los cigarrillos electrónicos. La agencia también recomendó a los usuarios de los cigarillos electrónicos evitar su uso mientras se investiga más respecto a los efectos nocivos que pueden tener en la salud. El viernes, el CDC informó que está investigando 450 posibles casos de enfermedades pulmonares relacionadas al “vaping” en 33 estados.

Mientras, el Departamento de Salud Pública de Illinois (IDPH), en Estados Unidos, reportó la muerte de un paciente a causa de una “enfermedad respiratoria severa” aparentemente relacionada al uso de cigarrillos electrónicos. Ahora el CDC confirmó el hecho mencionado de que se trata de la primera muerte relacionada con esta enfermedad.

A consecuencia de los riesgos que puede ocasionar a la salud de los usuarios, especialmente a los jóvenes, la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, prohibió la venta de los cigarrillos electrónicos. Su decisión convirtió este estado en el primero en tomar esta medida.

Vital la comunicación
El psicólogo Carlos Rivera Lluveras, catedrático auxiliar de la Universidad de Puerto Rico en Carolina, indicó que en muchos hogares se desconoce lo que es el “vaping” y no hay orientación a los hijos para que entiendan porqué su uso es perjudicial a la salud.

“Tenemos que romper los miedos y tabúes para hablar con los hijos sobre las drogas desde la información debidamente comprobada a nivel científico y no desde el miedo. Si hablamos desde el miedo podemos caer en utilizar palabras inadecuadas o exageraciones”, indicó el médico.

Las exageraciones, como decir que por usar nicotina alguien puede volverse adicto a la heroína, deben quedar fuera del discurso de los padres porque al no sostenerse, los niños empiezan a cerrar las puertas a la comunicación. La recomendación de Rivera Lluveras es hablar desde la evidencia. En el caso de la nicotina, se puede compartir con los menores que es una sustancia que estimula al sistema nervioso central y provoca efectos en otros órganos como el corazón, los pulmones y el hígado.

“Hay que hablar con ellos acerca de los riesgos que puede tener el caer en un problema de uso de sustancias o de uso de nicotina. Tenemos que hablar de la probabilidad de que, en efecto, estos cigarrillos siguen conteniendo químicos y metales pesados dañinos para la salud, en especial irritan pulmones y con su uso prolongado la persona podría desarrollar cáncer pulmonar. Además, aumentan la estimulación y la energía en el cuerpo, sobre todo en el corazón, haciendo que aumenten los latidos”, detalló.

Mientras informan a sus hijos, los padres deben mantener la conversación abierta y no escandalizarse, pues esto puede traer como consecuencia que ellos dejen de compartir información. En su lugar, es importante estar pendiente a las amistades, hablar de los riesgos de las conductas, saber cuáles son las actividades de ocio que los menores disfrutan, conocer a sus amistades y los lugares que frecuentan.

Además deben enseñar estrategias de toma de decisiones y resolución de conflictos, invitándo a los menores a identificar posibles ventajas y desventajas de sus acciones. Una actividad que el psicólogo propone integrar al diálogo es proponer la premisa: “que tú harías si...” (establecer una posible situación). “Siempre la dinámica va a ser hacer una pregunta y ver qué estrategia ellos tienen para resolver”, explicó.

¿Y qué pasa si sospecho que mi hijo usa los cigarrillos?
“Hay que manejar las emociones y, en calma y control, dialogar con el propósito de buscar información. No debemos utilizar el enfoque acusatorio. Vamos a escuchar, hacer preguntas abiertas, para promover que hable sobre situación. Se evalúa la magnitud del problema y de ser algo se puede manejar en casa se maneja, pero muchas veces hay que buscar ayuda profesional”, sostuvo.

  • Compartir esta nota:

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba