Loader
Tendencias

Médicos ya están recetando a sus pacientes descargar aplicaciones de salud

Apps que recuerdan tomar un medicamento, miden signos vitales y envían alertas al hospital, previenen complicaciones y reducen las urgencias y rehospitalizaciones

  • Por El Mercurio / GDA
  • 20 MAR. 2018 - 5:38 PM
Photo
(Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Apps que recuerdan tomar un medicamento, miden signos vitales y envían alertas al hospital, previenen complicaciones y reducen las urgencias y rehospitalizaciones.

Médicos indican también aplicaciones que ayudan a niños a manejar el dolor crónico, que guían a personas con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica para identificar y manejar sus crisis respiratorias, o que mantienen a pacientes con cáncer de próstata en contacto con su equipo médico y reciben directamente los resultados de sus antígenos prostáticos.

Mejor control
"Recetar aplicaciones a pacientes crónicos, tal como se hace con los fármacos, es algo que vamos a empezar a ver cada vez con más frecuencia en el futuro", vislumbra James Agnew, gerente técnico del Centre for Global eHealth Innovation del Hospital General de Toronto, donde se han diseñado y desarrollado estas y otras tecnologías de salud electrónica.

Agnew destaca que con estos sistemas, el paciente "aumenta su adherencia a los tratamientos y mejora el control de su enfermedad, mientras que el sistema de salud abarata costos al descongestionar los servicios de Urgencia".

El Hospital Johns Hopkins, en Baltimore, EE.UU., lo comprobó con su aplicación Corrie, que se receta a pacientes que son dados de alta tras un infarto cardíaco.

Esta les recuerda cuándo tomar sus remedios y monitorea sus signos vitales, actividad física y estado de ánimo. Mientras que en ese hospital el 19 % de los sobrevivientes de un infarto vuelven a hospitalizarse durante el mes posterior al alta, de los 60 pacientes que usaron Corrie, solo dos (3 %) tuvieron un reingreso.

Cuando los dispositivos están interconectados con aparatos que miden parámetros vitales en la casa, reciben y envían datos al centro de salud del paciente y actualizan su ficha clínica, independiente de dónde se atienda, los beneficios se multiplican.

Un mismo idioma
"La interoperabilidad -o posibilidad de que los sistemas puedan comunicarse entre sí- es fundamental para que el paciente tenga acceso a su propia historia clínica, que haya trazabilidad de su historia médica entre cualquier institución donde se atiende, para monitorear a distancia a adultos mayores que viven solos y para liberar tiempo de atención de especialistas, reduciendo así las listas de espera", enumera Steffen Härtel, director del CENS.

Actualmente, el estándar de punta para intercambiar información electrónica en salud es FHIR (Fast Healthcare Interoperability Resources), cuyas particularidades y ejemplos de uso se abordaron en la CENS Tech Talk.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba