Loader
Un riesgo el “síndrome del corazón en fiesta”

Mídete con el consumo de alcohol

Una buena alimentación y beber agua reduce el efecto nocivo de las bebidas alcohólica

  • Por El Universal / GDA
  • 17 ENE. 2019 - 1:00 PM
Photo
Si se bebe, la clave es hacerlo de manera moderada. (Bobby Rodriguezz / Unsplash)
  • Compartir esta nota:

El consumo excesivo y brusco del alcohol provoca alteraciones en la conducción eléctrica y descarga de hormonas: noradrenalina, adrenalina y dopamina en la sangre, además de alterar el sistema nervioso. Esaú González, cardiólogo, dice "el alcohol incrementa la frecuencia cardiaca y puede aumentar la presión arterial, llegar a ocasionar insuficiencia cardiaca y daño muscular del corazón".

Un golpe al corazón

Un riesgo es el Holiday Heart Syndrome (síndrome del corazón en fiesta), detectado en 1978 por el doctor Philip Ettinger, generado por el consumo excesivo de bebidas embriagantes entre personas sanas, ya que provoca arritmias temporales.

El síndrome del corazón en fiesta puede ocurrir los fines de semana en bares. El consumo moderado de alcohol es clave para reducir sus efectos. Para el cardiólogo es posible que tras una borrachera el sistema regrese a la normalidad en 48 horas, pero los riesgos de un infarto aumentan si se continúa bebiendo prolongadamente.

Voz médica

El doctor González da recomendaciones para reducir el impacto del alcohol en la salud: la actividad física mantendrá al corazón en mejor estado y condición para afrontar arritmias y mantener una adecuada oxigenación del sistema.

Una recomendación habitual es la dieta saludable, permitirá al cuerpo metabolizar mejor el alcohol y recuperarse con mayor facilidad de la resaca. Las bebidas alcohólicas deshidratan y a medida que haya mayor deshidratación el impacto de una resaca será mayor. Hay que beber abundantemente agua antes y después del consumo de alcohol.

Cuanto menos alimento hay en el cuerpo, más tiempo tardará el hígado en metabolizar el alcohol y aumentará su impacto cardiovascular. Es recomendable comer antes de beberlo.

"Desde el punto de vista médico, no existe el consumo saludable de alcohol. Si se bebe, la clave es hacerlo de manera moderada", finaliza diciendo el doctor González, cardiólogo.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba