Loader
Prevención

Músculos fuertes y dormir bien reducen el riesgo de caídas

Alrededor del 35% de las personas mayores de 65 años sufrirá una caída al menos una vez al año; un porcentaje que supera el 50% pasados los 80 años

  • Por El Mercurio / GDA
  • 03 OCT. 2018 - 02:00 AM
Photo
Es importante poner atención a factores ambientales, sobre todo si se considera que la gran mayoría de las caídas se producen en el propio hogar. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

A sus 81 años, Elena Correa recuerda en detalle cada una de las caídas que ha sufrido en el último tiempo.

"Una vez, por caminar muy ligero, tropecé con una silla y caí al suelo. Entonces, me fracturé el hombro. En otra oportunidad me dieron lentes bifocales y al bajar por la escalera de mi casa, fallé en la pisada y me quebré la rodilla. Y hace dos años, bajé del auto para abrir la reja de entrada y me enredé con la correa de la cartera. Ahí me quebré la tibia y el peroné".

Aunque fueron lesiones dolorosas y que la tuvieron por harto tiempo en tratamiento, la señora Elena no ha dejado de llevar una vida activa, junto a su marido en el campo.

"Ahora soy más precavida y me muevo con más cuidado, pero no dejo de hacer las cosas que me gustan". Y a sus amigas les repite el mismo mensaje: "Uno tiene que aprender a cuidarse y prevenir".

Las estadísticas le dan la razón. Alrededor del 35% de las personas sobre 65 años sufrirá una caída al menos una vez al año; un porcentaje que supera el 50% pasados los 80 años, según datos del doctor Laurence Rubenstein, investigador de la Universidad de Oklahoma, Estados Unidos, y autor de más de 200 artículos científicos sobre el tema.

"Las caídas son una de las principales causas de lesiones, así como de incapacidad e incluso de muerte en este grupo de población", enfatiza.

Consulta frecuente

Las caídas a medida que aumenta la edad son un tema serio. Así lo reconoce el doctor Homero Gac, presidente de la Sociedad de Geriatría y Gerontología.

"Son un motivo de consulta frecuente; aunque la mayoría lo hace cuando ya ha tenido una consecuencia (una fractura, por ejemplo), ya están comenzando a consultar sobre cómo prevenir e identificar su riesgo de caer".

Las caídas, en ocasiones, deben considerarse una señal de alerta de algún trastorno o patología, y que debe investigarse. Pero, una gran proporción de casos se debe a múltiples factores de riesgo, muchos de los cuales pueden modificarse o eliminarse con intervenciones específicas, reconocen los especialistas.

"Promover una mayor conciencia sobre las caídas y cómo evitarlas reduce las fracturas y las lesiones. Y eso pasa generalmente por incentivar programas de ejercicios y mantenerse activos", dice Rubenstein, ex codirector del Centro de Excelencia de Prevención de Caídas de Estados Unidos, quien estuvo en Santiago como invitado en el Primer Congreso Internacional "Actualización y desafíos en la salud del adulto mayor", organizado por RedSalud.

Según el especialista, el mantenimiento de la fuerza muscular con el paso de los años es crucial para reducir los riesgos: la falta de fuerza muscular reduce las posibilidades de recuperarse si se resbala o tropieza con algo.

Después de una caída, "hay personas que quedan con miedo de volverse a caer -de hecho, dos terceras partes de las personas sufrirán una nueva caída-, y dejan de caminar o moverse con fluidez, perdiendo movilidad", precisa el doctor Gac.

Algunos comienzan a dar pasos más cortos, buscando estabilidad, pero eso contribuye a una pérdida de fuerza, ya que no caminan con igual vigor que antes, según Rubenstein. Para el experto, lo mejor es romper ese ciclo y entrar en un programa de ejercicio regular o realizar más movimientos en casa.

Rubenstein recomienda entrenamiento de equilibrio, de fuerza y acondicionamiento físico, idealmente tres a cinco días a la semana durante 45 minutos. Esto también contribuye al estado de ánimo, la depresión y la memoria, factores que a mayor edad pueden incidir en la pérdida de equilibrio y provocar caídas.

Los expertos también enfatizan la importancia de mantener un buen dormir, ya que no hacerlo o despertar varias veces en la noche (para orinar, por ejemplo), puede causar cansancio e irritabilidad durante el día y aumentar el riesgo de caídas y lesiones.

Asociado a lo anterior, es importante que un especialista analice los medicamentos que la persona ingiere.

"Muchos adultos toman más de dos fármacos, o medicamentos que no están recomendados para personas mayores porque favorecen el riesgo de caídas, como algunas benzodiazepinas", dice Gac.

Es igualmente importante poner atención a factores ambientales: muebles que obstaculizan el paso o alfombras que pueden deslizarse, por ejemplo. Sobre todo si se considera que la gran mayoría de las caídas se producen en el propio hogar, especialmente en el baño, el dormitorio, la cocina y en escaleras.

Uno de cada 3 adultos mayores sufre una o más caídas al año, riesgo que aumenta con la edad.

Treinta y cinco por ciento es la prevalencia de caídas entre los 60 y 70 años. Sobre los 80 supera el 50%, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba